miércoles, 6 de agosto de 2014

Ojalá...

Créeme si te digo que soy la primera interesada en quitarme este sabor a fracaso de los labios. Me duele la boca de dar explicaciones y la cabeza de buscar excusas. Total, ¿para qué? La realidad es la que es y el que quiere entender entiende, aún sin hablar. No hace falta más que una mirada atenta, aunque eso escasea tanto...

Pero no, no me creerás. Porque evidentemente, a tus ojos, mi vida es idílica y perfecta y mis problemas...¿qué problemas? No existen. Joder, ¿quién no querría vivir mi vida? Temo que cualquier día alguien me asesine para suplantar mi identidad.

Me estoy planteando pedirte perdón, pero no me ibas a entender. Y aunque lo hicieses, tampoco me creerías. Pensarías que es una especie de broma, que intento reírme de ti, que oculto malas intenciones, como has pensado siempre. Quizá es por eso que no lo hago. 

Pero lo pienso, lo pienso muchas veces. Quizá debería arrodillarme y pedirte perdón por ser una vergüenza. Por no ser como tú querías que fuese, en definitiva. Y no sería una broma. De veras siento mucho que cada vez que alguien pregunta te adelantes a mí e intentes excusarte. El único momento en el que te oigo decir cosas amables sobre mí y es para disculparme por ser una inútil. Bueno, para disculparte, para que nadie sepa que soy una inútil en realidad. 

Lo siento, lo siento de veras. De nuevo soy la primera interesada en que las cosas no sean así. Lo he sido siempre. Llevo mucho tiempo intentándolo sin éxito. No podía ser de otra manera. Pero ya casi no me importa eso. Ya casi me da igual que me mires con el mismo reproche de siempre cada vez que se habla de alguien que tú consideras digno de tu orgullo. Me bastaría con quitarme el sabor a fracaso de los labios, pensases lo que pensases.  Ojalá pudiera.






Hoy estoy... enfadada
Y estoy escuchando... Take a bow - MUSE

17 comentarios :

  1. Ay, mi niña, cómo te entiendo.... :(((( No lo sabes bien. Ánimo y no te dejes hundir. No lo consientas.

    Lya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se intenta, Lya. Y la mayor parte del tiempo, casi se consigue, así que no te preocupes. Gracias :)*

      Eliminar
  2. Bettie también te comprendo perfectamente…la mirada de reproche, el adelantarse a ti para excusarte. Pero piensa ¿qué aburrido ser doña perfecta, no? Haber estudiado la carrera ideal para los demás y haber encontrado ese súper trabajo que Mari la del 5º o la prima de Barcelona tiene, por poner un ejemplo. Eso hubiera sido lo fácil, hacer lo que los demás querían que hicieses y no pensar en tu vocación. Igual me he desviado del tema.
    Tienes talento y al final todo llega. ¡¡Ánimo, un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y el... "si te preguntan, no tienes por qué decir que no tienes trabajo"? ¿Hola? ¿Encima hay que esconder la cabeza y avergonzarnos?

      Eliminar
    2. ¿Doña Perfecta? Madre mía... Lo malo es creérselo. Ver en las virtudes de otros crímenes porque hasta tus defectos te parecen ley.

      Y no, no te desvías. Para nada.

      Ojalá todo llegue. Ojalá.

      Eliminar
  3. Siempre les va a parecer poco, no hemos llegado donde soñaban, seguirán comparándonos... ¿No te parece que tiene cierto paralelismo con lo que decías el otro día de los pobres de aquí y allá?
    No lo podemos cambiar, pero nos queda intentar no repetirlo cuando nos toque a nosotros.
    No sé si me he explicado.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te explicas. Pues no sé qué tendrán que decir de ti, una señora médica. ¿Qué quiere a veces la gente? No lo entiendo.

      No escondas la cabeza nunca, Carlota. No te lo mereces.

      Espero hacerlo bien cuando me toque. O medio bien.

      Besos y gracias.

      Eliminar
  4. Esta entrada me ha puesto muy triste :/
    Hace años me pasaba lo mismo, siempre avergonzándome por no haber conseguido alguna meta académica, y más tarde, en el mundo laboral. Escondiendo la cabeza cada vez que me preguntaban algo y esa persona estaba cerca, e incluso escuchar mentiras de su boca para hacerme parecer una persona perfecta, pero que en el fondo había una decepción muy grande y que se avergonzaba tanto de mi que las mentiras le salían disparadas de la boca. No sé cómo lo he logrado, pero creo que puedo decir que es cosa del pasado. Ojalá supiera decirte la receta, supongo que hay gente que cambia su mente en algún punto y hay gente que no... Hasta le he hablado a esa misma persona sobre tí, como una persona a la que admiro, pero eso ya lo leerás en otro momento :)

    Ánimo Bettie, te mando un achuchón de los que espachurran. Muá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joé, pareciera que hablaras de mi caso. Esa persona tiene la necesidad de exagerar mis logros y de inventarse otros si es preciso. Y no sé... porque eso me hace sentir -todavía más- que lo que voy consiguiendo no es suficiente. Que hay que adornarlo.

      Yo pensé que tabmién estaba superado. Pero veo que no.

      Anda que... ¿no tienes a quién admirar? :P

      Gracias por el achuchón, sienta fenomenal.

      Eliminar
    2. Ya ves, no conozco a más gente en este mundo y te vengo a admirar a tí... si es que... jajaja

      A mí me pasaba igual, presumía de cosas inventadas o exageradas de mi de cara a la gente, y ahora lo sigue haciendo realmente... pero de forma sincera, a pesar de mi situación, de llevar más de un año en paro,cuando habla de mi lo hace con verdadero orgullo. Cosas de la vida xD

      Los achuchones siempre vienen bien :)

      Eliminar
  5. Yo suelo estar en el otro lado, llevando la mirada del reproche, pero para mi y para el resto el tiempo pasa y se superan las cosas. Espero que pase todo pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé si pasa o no. Lo que sí se es que esas miradas dejan huella.

      En fin... Ojalá pase.

      Un beso.

      Eliminar
  6. Solo te diré una cosa: Piensa como es la persona que te hace el reproche (con o sin palabras). Como vive, como se comporta...

    Mas allá de los lazos que os unen por sangre, esta persona no es la mas indicada para reprochar nada a nadie. Así que no te diré que a palabras necias oídos sordos, porque eso es muy fácil de decir, pero increíblemente difícil de hacer...

    Pero de vez en cuando, párate un momento y piensa que tipo de persona es la que se atreve a juzgarte...


    Si la juzgaran a ella, de seguro que hace tiempo habría perdido la cabeza.



    No sabes cuantísimo te quiero y lamento que tengas que aguantar lo que aguantas. Si me das tiempo (espero que poco) pasaré el resto de nuestras vidas haciéndote olvidar todos y cada una de sus maldades.

    Te adoro, Vida mía <3

    ResponderEliminar
  7. Te leo, te entiendo y me enojo. Llegará un momento que podrás vivir sin tener en cuenta (o no tanto), la opinión o los comentarios de esas personas que te hacen daño. Es difícil llegar a ese momento, pero todo llega.

    Un abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La distancia ayuda. Pero de momento...

      En fin, ¡gracias Geralt!

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...