lunes, 11 de agosto de 2014

De currículos y maletas.


Hoy me he puesto a completar mis diversos currículos para añadir los cursos varios que he hecho y demás. Uno, el que utilizo para mandar a puestos de trabajos relacionados con la enseñanza, tiene un diseño más tradicional y limpio, así que puedes añadirle lo que quieras, que no se te descuadra. Otro, el que utilizo para puestos de trabajo de lo más variopintos estaba hecho a partir de una plantilla que encontré por Internet. Que sí, que era muy mona,  pero incómoda...¡uf! Cada vez que querías añadir algo nuevo te las veías y te las deseabas. 

De todos modos ni siquiera me he molestado en añadir nada: no me cabía. En ese currículum estaba toda la información concentradita en una página, pero ahora, lo mirase por donde lo mirase, si añadía los cursos necesitaba otra página. Demasiado esfuerzo reproducir toda la plantilla en una página nueva. Así que he preferido empezar de cero y darle un lavado de cara completo. En medio de la pelea he tenido que irme a Twitter a desahogarme.


A lo que Lia, que es muy sabia, ha respondido lo siguiente:


Es verdad. Odio rehacer currículos y odio hacer (y deshacer) maletas. He estado pensando qué tienen en común estas dos acciones. Y he llegado a la conclusión  de que ambas nos obligan a comprimir(nos): en ambos casos queremos meter demasiadas cosas en un espacio reducido y en ambos casos nos suele quedar la sensación de que lo más importante se queda fuera, en otra parte. 

Y ya está. Este es mi pensamiento insustancial de hoy.


Hoy estoy... perdida
Y estoy escuchando...Todavía una canción de amor - Joaquín Sabina

22 comentarios :

  1. Pues será insustancial (que va a ser que no) pero la similitud entre el curriculum y la maleta es acojonante O__O (picuelini me he quedao)

    Te amo, Preciosidad

    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pa que veas lo que da de sí mi cabecica loca.

      Eliminar
  2. Pues a mí me parece que de insustancial no tiene nada. Desde luego un curriculum no define a un trabajador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada. Quien lea mi CV, y mira que me ha quedado mono, no va a saber más de mí como trabajadora que si le mandase otro tipo de documento. Ea.

      Eliminar
  3. Pfffff... son un peñaaaaaaaaazooooooo. Total, en el 90% de los casos pasan a formar parte de una montaña...
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip xDDdEs un pensamiento altamente esperanzador XDDDD

      Eliminar
  4. A mí sentarme frente a mi CV me genera altas dosis de ansiedad. No lo puedo evitar. Es LO PEOR. Y sí, tiene mucho que ver con comprimirnos y vendernos, y a mí eso se me da fataaaal. UF.

    Lía

    (Gracias por lo de sabia. Y tú más)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves. Venderse. Una vez intenté redactar un "extract" para LinkedIn, en el que "venderme". Aún está sin hacer... xD

      Eliminar
  5. Se ve que agosto nos inspira para rehacer el CV, jajaja. Si me das a elegir prefiero hacer la maleta. La semana pasada estuve actualizando el CV y ahora me acabas de recordar que algún día deberé adentrarme en las profundidades de LinkedIn. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé. Yo tengo LinkedIn porque mira... pero tampoco le hago mucho caso xD

      Eliminar
  6. Yo también prefiero hacer la maleta... estoy igual que tú, tengo que poner en el nuevo curso que he hecho. Y además, rehacerlo también en las webs de empleo. Bufff
    Lo que más rabia da es pensar que uno va a seguir corriendo la misma suerte... pero bueno, hay que hacerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese pensamiento también me acompaña amí. Pero bueno, como dices, hay que hacerlo.

      Muá :)

      Eliminar
  7. Joder...¡¡¡que gran verdad!!! me parece sublime esta relación. Odio ambas cosas. Y es verdad, comprimir...y pensar que lo más importante no está dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve fina, ¿eh? Jajajaja.

      Besotes enormes, Perri.

      Eliminar
  8. Pues sí que estuviste fin, mucho. Deberíamos estar actualizando los cvs siempre, es más, aconsejan adaptarlo a cada una puesto. Y evidentemente no dicen nada más que si ccumples x requisitos. Para todo lo demás, entrevista. Pero claro, con tanto paro, como que me cansé de que todos mis datos y casi la historia de mi vida estuvieran circulando por ahí, en una empresa y otra...
    Prefiero hacer y deshacer las maletas :s
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo también.creo que prefiero las maletas.

      Y lo de adaptar CV... PUf...Para qué hablar...

      Eliminar
  9. Juas, calla, que este mes me tocan maletas y más maletas y a partir del 25 también curriculos, SAE, SPEE y demás historias. Y me acaba de dar la bajona horas antes de coger vacaciones jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón! XDDD

      Cuantas siglas y cuantas cosas. Bueno, que merezca la pena :)

      Eliminar
  10. Amén, yo creo que si no quiero alimentar de más algunas papeleras debería aligerar mi CV de 3 páginas xD

    Recuerdo una entrevista (creo que lo he contado alguna vez) en que me dijeron: veo que has trabajado en muchos sitios. Y como aquel día estaba inspirada le dije a aquel buen hombre: pues de ninguno me han echao (no echado, echao xD)

    Las maletas... calla, calla, que soy la reina de los porsiacasos -.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, la reina de los porsiacasos XDDD Veo que lo has captado xD

      Chica, no es tu culpa tener un CV tan extenso :P

      Eliminar
  11. Pues la verdad es que sí que hay mucha semejanza entre las dos cosas xDDD
    Como Mandarinalia, y esto por si .... y aquello por si...total que luego no usas ni la mitad, pero más vale prevenir jajaja
    Yo con el currículum nunca tuve mucho problema, tengo muy poca cosa que poner XDDD y tampoco di demasiados la verdad. Ni con enchufe directo me querían T_T

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...