jueves, 23 de enero de 2014

Bienvenidos a la España feudal.

Esta mañana, mientras acababa de desayunar, he tenido conocimiento de una nueva remesa de los correos de Blesa. Deberían dejar de ponerlos a esas horas, que puede haber más de una muerte por atragantamiento de galletas y/o magdalenas. Hoy la telenovela iba de que el hijo de Almunia se quejaba a Spottorno, entonces director de la Fundación Caja Madrid, de que no le renovaban una beca para seguir estudiando en Harvard. (Noticia aquí)

En la situación en la que estamos es fácil acabar cagándose en la madre que parió a paneque y pensar si el hijísimo necesitaba esa beca, y sobre todo, si la merecía. No tengo el gusto de conocerle, así que no puedo juzgar, pero, aún a riesgo de acabar pagando justos por pecadores, creo que puede decirse que la cosa ya huele, y bastante. 

En este contexto de estupefacción y alucine general, uno de los tertulianos ha dicho algo con lo que no solo estoy de acuerdo, sino a lo que llevo unos días dándole vueltas: en España nos seguimos guiando por un sistema feudal. Espero que esto -lo de estar de acuerdo con los tertulianos- no siente un precedente, o voy a tener que asustarme.

El sábado pasado hablaba de este mismo tema Luis Garicano en un programa de televisión. En España las cosas funcionan por el método del chanchullo y el colegueo: quien tiene padrinos se casa y el que no, se queda compuesto y sin puesto. Nuestras élites lo son por la gracia de Dios, al estilo medieval, y no por méritos propios o preparación. En algunas ocasiones es más que fácil ver cómo los cargos políticos son, de hecho, hereditarios, y como determinadas familias hacen de ciertas zonas o cargos su cortijo, erigiéndose en caciques por encima del bien y del mal. Lo que importa, en cualquier caso, es ser lo suficientemente amigo del señor feudal de turno para poder pedir favores, y que nos los concedan, claro. Sin olvidar, por supuesto, que los favores siempre son de vuelta.

Esto manda un mensaje nefasto a los jóvenes y a la sociedad en general: la manera de triunfar no es trabajando, sino lamiendo culos y estando cerca de un buen árbol que nos garantice la sombra. Y si no has tenido la suerte de nacer en el barrio correcto o la posibilidad de colarte entre los elegidos, vas de culo, no matter what.

Estaba yo repasando Ortega y Gasset esta mañana y su división de la sociedad en minorías selectas (capacitadas, preparadas, que apuntan a lo mejor) y masas, (mediocres, indolentes con todo lo que no les afecta directamente y preocupadas por su propio beneficio). Ortega se quejaba, ya a principios del s. XX, de que en esta España nuestra no había minorías selectas. Y yo me pregunto si las ha habido en algún momento, si las habrá algún día. Porque lo que tengo claro es que los que ocupan los puestos de élite tienen todas las características de la masa y su máxima preocupación es procurarse el mayor beneficio posible y rascar las espaldas necesarias para aliviar sus propios picores. 

Y siendo ese su modelo, ¿cómo se atreven a pedir esfuerzo? ¿Cómo exigen excelencia? Y lo que es más importante, ¿creéis que volverá el derecho de pernada?




Hoy estoy...cabreada
Y estoy escuchando... Love's been good to me - Frank Sinatra

16 comentarios :

  1. No hay "elite", solo hay cerdos arribistas, chupopteros y mentecatos profesionales.

    Llamadme extremista, pero lo que hace falta es una buena purga.


    Y miedo, mucho miedo.




    "El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo".



    Te amo, Cachito <3

    ResponderEliminar
  2. Resumiendo (que estoy comentando desde el móvil y la pantalla es pequeña): aquí o tienes padre o padrino o enchufe o eres un p*** lameculos. Te lo dice una que no tiene padre, ni padrino, ni da calambre y a la que le asquea lamer culos, en caso necesario soy de meter el dedo (eso sí, bien untadito en vaselina) :-P
    Resumiendo.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso me pasa a mí. Y así nos pinta el pelo, reina... :S

      Eliminar
  3. Con respecto al derecho de pernada (que me lo dejaba) a quien quiera le puedo recomendar un lubricante con anestésico local muy bueno :-P

    (Me he cab****o, con lo desestresada que estaba hace una hora, jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jó, lo siento. Aunque a lo mejor te pregunto lo del lubricante. Nos va a hacer falta... xD

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo con el primer comentario, hasta que no se haga una buena purga y tengan miedo - el otro día le dije mi madre que hasta que no se carguen a un político por la calle estos van a seguir igual - esto no cambia. Por aquí me quedo, acompañandote en tus cabreos, que también son los míos. Buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esto pasa ya de castaño oscuro, y cada vez parecen dejar menos esperanza y menos salidas. Lo peor es que no es nuevo... :S

      ¡¡Bienvenida!! :D

      Eliminar
  5. Por desgracia podríamos extender el problema a media Europa. Por lo que yo he vivido, en Inglaterra y Alemania pasa exactamente lo mismo pero cada uno con su tonillo particular. Una kaka, vaya.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ah sí? Pues se me cae otro mito :S Y me dejas sin esperanza en el género humano :S

      Eliminar
  6. En todos lados es igual, incluso en aquellos en que se maquilla el "amiguismo" con concursos públicos que buscan a los más calificados. Ojo que esto no me conforma, solo que a veces no sabes cómo reaccionar, además duele hablar con personas que creen que está bien. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo peor... Es alucinante cuantísima gente te dice "es que toda la vida ha sido así, es que es lo normal". Y tú...¿eso es una justificación o qué? :S

      Y sí,a veces intentan disimular con concursos o puestos a medida. Y como se sienten impunes, pues...

      Eliminar
  7. Y ¿yo me pregunto? teniendo en cuenta que la minoría selecta no existe y si existe, hoy por hoy, está tan hasta los huevos que su exquisited la transforma en rabia y la rabia es violencia, si la minoría selecta está rabiosa y la mayoría embrutecida también está hasta los cojones...¿volverá la guillotina? y mi respuesta, es OJALA.
    en cuanto al derecho de pernada, yo diría que conozco a algunas personas que lo practican, eso sí...también diría que hoy por hoy, la parte contratante del derecho lo hace con gusto. También veo a gente a la que le encanta que le den por culo...en 13 tv todos los días.
    En fin...que estoy con Ortega...y me cabreo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, pues no te cojas ningún libro suyo que hable de actualidad política, porque te deprimirás. Yo cuando lo leo y veo que en un siglo casi no hemos adelantado nada se me cae el alma a los pies.

      Eliminar
  8. Es una situación vergonzosa, y coincido en lo que dijo mi madre un día: esto es como una casa podrida, hay que tirarla abajo y empezar de nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que a eso vamos, la carcoma ya llega a todasd partes....

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...