domingo, 26 de enero de 2014

Reflejos

Se miró en el espejo. Perfecta. O casi. A decir verdad, se sentía muy extraña dentro de aquel traje de chaqueta y encaramada a unos zapatos de tacón. Pero le sentaba fenomenal. La caída del pantalón y los tacones estilizaban su figura y la chaqueta, que parecía hecha a medida, marcaba su cintura y dibujaba perfectamente sus hombros y su silueta. 

Por supuesto, se había arreglado para la ocasión. Un maquillaje suave había obrado milagros, escondiendo las cicatrices de acné y resaltando su mirada. La hacía parecer más segura de sí misma, llena de determinación. Se había recogido el pelo en un moño elegante y sencillo. Recordó cómo su madre detestaba los cabellos rebeldes que se empeñaban en salirse de sus colas de caballo, quedando tiesos, como rayos de sol, alrededor de su cabeza. Así que usó fijador. Un peinado impecable, como sacado de una revista. 

- Estás maravillosa- dijo la imagen del espejo, sonriente. 

Pero ella no sonreía. Ella estaba tremendamente asustada porque no se reconocía en aquel reflejo. 

- Si tú lo dices... 
- Claro que sí -respondió el reflejo, como restando importancia a las dudas de su causa-, pareces una mujer de éxito, segura de sí misma, profesional, determinada a comerse el mundo. Ya era hora de que dejaras atrás las camisetas y los pantalones vaqueros. Y esas horrorosas y enormes deportivas. 
- Tengo miedo -confesó la chica, sin levantar la mirada hacia el espejo.
- ¿Miedo? ¿De qué, miedo?
- De que con mis vaqueros horribles, mis camisetas gastadas y mis enormes deportivas haya dejado atrás algo importante. 
-¿Como qué?
- No sé, mis ideales, mis principios. Y algo de sabiduría. No quiero convertirme en una de esas personas humildes que, tan pronto como conocen el éxito, olvidan de dónde vienen y cómo fue el camino. Y sobre todo, se olvidan de la gente que sigue luchando. Y de repente, sin darse cuenta apenas, pasan de comer bocadillos, sentados en un parque, con amigos, a mirar de reojo a quienes lo hacen. O dejan de bailar para no deshacerse el peinado o no arrugarse el vestido. O de esas personas que ponen un precio mínimo a todo para que sea digno de su uso y disfrute. Como si un vaso barato no sirviese para beber. No sé,... Probablemente estoy paranoica. Pero creo que estoy dando un paso hacia esa dirección y tengo miedo de que no haya vuelta atrás...

El reflejo disimuló perfectamente su turbación y su angustia, y replicó, sonriente:

- No digas bobadas, querida. La gente no cambia, no en el fondo. Me parece un poco superficial por tu parte pensar que esa gente, que ha llegado al éxito, se ha olvidado de lo que pasó, solamente porque visten con ropa cara o comen en restaurantes distinguidos. 
- Es lo que parece. No eres lo que piensas, sino cómo obras. Y esa gente parece olvidarse de las miserias y no recurre a su pasado más que para justificarse y limpiar su conciencia. 
- Puede, puede que haya casos, sí. Pero, ¿crees que tú serás uno de ellos? Mírate, aquí pensando en todas estas cosas. Hagamos un trato. Esta imagen será un medio. La utilizarás para trabajar, para hacer negocios, para reunirte con los clientes,... Pero cuando eso no ocurra, yo no seré tu reflejo. Volverá esa simpática andrajosa a la que tanto apego le tienes. Tú decides. 
- ¿Y si le cojo el gusto? ¿Y si me acomodo a ti? ¿Si comienzas a convertirte en mi único reflejo?
- Concedes demasiado poder a al imagen, querida. Como si un reflejo pudiese... No sé, secuestrarte o algo.

La mujer quedó pensativa unos instantes, y después rió. 

- Tienes razón. Depende de mí, y yo no estoy dispuesta a dejar que ocurra. 
- ¿Ves? ¡Perfecto! Y ahora ven aquí a comprobar que todo está en su sitio antes de marcharte a trabajar.

Un paso, dos. Acercó el rostro al espejo y abrió la boca para repasar el contorno de su lápiz de labios. Y entonces, cayó dentro.

Una mujer más seria, más cómoda con aquella imagen, dibujó una media sonrisa mientras miraba cómo la que había sido su causa se debatía dentro del espejo. 

***

La reunión fue un éxito. "No tardaré mucho en conseguir un ascenso", se dijo, mientras acababa de teclear en su teléfono móvil un mensaje de despedida bastante desagradable que envió al novio de aquella que la había causado. "No más distracciones de ahora en adelante", pensó. 

Mientras tanto, en su apartamento, uno de los gritos ahogados de la mujer hizo temblar el espejo con tanta violencia que lo quebró, quedando ella, que no era ya más que una imagen, rota para siempre.  



Hoy estoy... con ganas de meterme en la cama y leer hasta el siglo que viene
Y estoy escuchando... Hand in my pocket - Alanis Morissette

24 comentarios :

  1. Buen cuento... creo ke me ha hecho cakita XS


    Un beso, Vida mía! Te amo! :)




    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El año que viene pediremos a los Reyes un saquito de pañales XD

      Eliminar
  2. ¡¡¡Wooooooow!!! Bettie, me ha encantado :D:D:D:D

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado!! No me cansaré de decirlo, me encanta como escribes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste...¡y muchas gracias por el cumplido! :D

      Eliminar
  4. Me ha gustado. Mucho.
    Gracias por estos momentos.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, de nada. Gracias a vosotrxs por sufrirlos XD :)

      Eliminar
  5. A sus pies bella dama. Me gusta la forma de plantear el tema, a través de ese reflejo en el espejo,me gusta el personaje femenino, la redacción y lo vivos que son los diálogos... me gusta el final, cruel y vanidoso. Puro realismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda anda, anda... No me saques los colores. Si es una chorradilla XDDD :) Gracias, Perri :D

      Eliminar
  6. A sus pies bella dama. Me gusta la forma de plantear el tema, a través de ese reflejo en el espejo,me gusta el personaje femenino, la redacción y lo vivos que son los diálogos... me gusta el final, cruel y vanidoso. Puro realismo.

    ResponderEliminar
  7. *Plas, plas, plas*
    Precioso y estremecedor al mismo tiempo. Tan lejos y tan cerca a la vez, tan ficticio y tan real... Ains, Bettie de mi corazón, qué bien escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ¡pero bueno! :$ jajaja Me alegro de que te guste :)

      Eliminar
  8. Muy bueno, ¡me ha encantado! Francamente, ¡escribes muy bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín :$ ¡qué me sonrojo! Gracias Geralt :)

      Eliminar
  9. ¡Me gusta, me gusta! Me gusta mucho como escribes :)

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. No tenía intención de copiar a Angie :-S

      Eliminar
    2. JAJAJAJAJAJA, ay, que me parto.

      Si es que he gastado tantas palabras que os he dejado muy poquitas, así que es normal que os repitáis XDDDD

      Eliminar
  11. Y a mí que se me pasó esto, si es que xDD
    Me encanta el relato *__* tienes mucha arte con las palabras. Como ya te dicen por arriba, es genial esa mezcla de ficción y realidad. Da que pensar y a la vez pum susto jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, me extrañó que no hubieses comentado, creía que te gustaría :D

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...