miércoles, 8 de enero de 2014

Me alegro de que tengan trabajo.

No me alegro de que alguien pierda su empleo, nunca. Pero hay ocasiones en las que me alegro de verdad de que una persona tenga empleo, porque son más que profesionales. En mi empeño por no convertir mi vida -y por tanto, mi cuaderno de retales- en una colección de improperios y seguir señalando lo bueno, hoy, va por dos de estas personas.

Primero, por mi cartera. No sé de dónde ha salido, ni por qué, en esta época de recortes y demás. Antes entregaba el correo en mi zona otra cartera, que, por cierto, dejaba bastante que desear en mi opinión, y a varios niveles. Pues bien, en diciembre apareció esta nueva cartera. La vi en Correos, cuando fui a comprar sellos. Y poco después la encontré en la puerta de casa esperando, mientras volvía de hacer recados con mi madre. Tenía entre las manos un paquete de iHerb, que, por si no lo sabéis, vienen sin certificar. Lo que ocurrió a continuación fue, más o menos así:

Bettie: ¡Anda! ¡Mira que suerte!
Cartera: ¡Hola! He dicho, "voy a esperar un momento, que a estas horas (las 2 del mediodía) seguro que hay alguien al caer"

No dije nada más que gracias muchas veces porque me quedé sin palabras. Desde ese día me ha entregado varios paquetes. Cuando abro la puerta siempre tiene una sonrisa o un saludo agradable, incluso algún comentario o broma. Yo también bromeo, le digo que es mi Mamá Noel, o mi Reina Maga, porque estas navidades me ha traído tarjetas y algún que otro regalo de gente que, por desgracia, está lejos. Vamos, que buena parte de mi felicidad navideña ha pasado por sus manos. Y ha sido un placer. ¡Por favor, que no se vaya nunca! *____*

¡Mía, mía, mía!

Segundo, por una de las trabajadoras de la Universitat de València. Ya escribí un post sobre la Universitat de València en la que no aplaudía, precisamente. Y es que, por un error suyo tuve que remover cielo y tierra hasta que me permitieron pagar un recibo que tenían que haber cobrado por domiciliación. Pero en fin.  En esta ocasión la experiencia ha sido muy distinta. He tenido que solicitar un papelito, y la verdad es que estando a tantos kilómetros la cosa se complica. Por suerte, Jack está allí y me puede echar una mano.  

Pues bien, pregunté por email, y me tocó en suerte una profesional como la copa de un pino que me ha puesto las cosas facilísimas. Incluso ha habido algún problema por el camino -expidieron mal el papelito de marras- y me avisó, me dijo que en cuanto lo solucionara me lo decía, etc. Ese caso, entre otros, porque hasta ayer que recogió el papelito Jack ha pasado un mes y medio, pero la relación con esta trabajadora ha sido estupenda, me ha evitado muchísimas complicaciones y además siempre que he tenido alguna duda o he pedido alguna información me la ha dado con muchísima amabilidad y diligencia. ¡Vamos! Que me dan ganas de ponerle un piso  y todo. 

De hecho, ayer mismo le mandé un email dándole las gracias por su ayuda. ¡Y me contestó! Ains. *____*



Lo dicho: en un país, por desgracia, lleno de parados, me alegro de que estas profesionales tengan su empleo, y espero que lo conserven mucho, muchísimo tiempo.



Hoy estoy... agotada
Y estoy escuchando... Cry me a river - Julie London

19 comentarios :

  1. Ai por favor! el gif del panda! *_____*
    Eso lo hice yo de pequeña, cuando en mi cumpleaños (5º) me querían mirar el bocadillo de que era.... y me puse tal cual el panda JAJAJAJA

    La verdad es que es una alegría tremenda encontrarte con gente que se desvive por su trabajo y te ayuda a ti en lo que haga falta.
    Me pasó en el Lidl, al que voy siempre no, a otro que es la segunda opción cuando no hay lo que compro normalmente. Hay una cajera que es tan maja, que es que comprarías 3 veces seguidas solo para que te atienda.
    Incluso un día le preguntó al cliente, que si podía dejar pasar a un chico que solo llevaba un par de cosas. Me quedé a cuadros xD era la primera vez que veía un trabajador haciendo eso.

    Esperemos que sigan mucho tiempo en su puesto sí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría encontrarte con esa gente, ¿verdad? :D

      Eliminar
  2. Yo, en septiembre, cuando fui por segunda vez a pedir la prestación por desempleo casi salgo llorando... ¡de la emoción! Resulta que para cuando me dieron la cita, a pesar de haberlo pedido con muuuuucho tiempo de antelación, aún no habían mandado el certificado de empresa. Eso, en condiciones "normales" significa... "Vuelva usted mañana" (ay, Larra... cuánto me acuerdo de ti) y un familiar muy cercano "mañana" pasaba por quirófano en otra provincia. Pero... ¡no! La maravillosa empleada pública que me atendió me dijo: "No te preocupes, me quedo con tu número de teléfono... y en 2-3 días miro si ha llegado. Si no está, te llamo para que metas prisa para que manden el certificado y, si está, para decirte que te termino de gestionar los papeles y no tienes que volver". ¡Y me llamó!

    ¡Viva la gente que hace su trabajo bien y con una sonrisa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Viva, viva! :D

      Me alegro mucho de que te tocase, porque en situaciones así además....

      Eliminar
  3. A mi me pasa igual con mi cartero y con una de las chicas que atienden en la oficina. La chica es super simpática, con una paciencia enorme (que la he visto aguantar a cada pelmazo en la oficina) y siempre tiene una sonrisa y un ¿qué tal? en la boca. Cuando voy a la oficina cruzo los dedos para que me atienda ella porque es un encanto.
    Y con el cartero igual, a veces no he estado en casa y para no dejarme un aviso y hacerme ir a la oficina, me trae el paquete al día siguiente y yo tan tranquila. Y es un encanto de persona, siempre deseando los buenos días y sonriendo, pero claro, a él no puedo hacerle muchas demostraciones de cariño y agradecimiento que los hombres a veces entienden las cosas al revés jajaja

    Y me pasa también con una dependienta de la tienda Pimkie donde suelo ir, es una chica super agradable y ya cuando me ve me saluda como si me conociera, porque voy tanto a mirar (que no a comprar). Y es mucho decir, porque no se si será mala suerte mía, o que las tipas de las tiendas de ropa no son muy agradables, sensación mía :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, no sé qué decirte, no voy mucho de compras, ni a mirar.

      ¡Qué alegría da cuando te encuentrsa este tipo de gente! :D

      Eliminar
  4. Pues a mí hoy me han ladrado en Zara al preguntar por un artículo. Sé que son las rebajas y están estresadas, pero leñe, un poquito de educación....

    Anyway, qué bueno es saber que te puedes encontrar a gente responsable. Todavía.

    Besos mil!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: te robo YA el gif del panda. TIENE QUE SER MÍO. XDDD

      Eliminar
    2. Todo tuyo xDDD jajaja

      Pobre Lía... :( Pues haber ladrado tú más fuerte! XD

      Eliminar
  5. La verdad es que lo pienso muchísimas veces "porqué tiene trabajo esta persona tan estúpida y tan ineficaz cuando hay otra gente taaan válida que no encuentra empleo?" (por ejemplo yo, que, modestia aparte, trabajo muchísimo y a destajo cuando me dan la oportunidad)... Estar ocupando un puesto de trabajo y no hacerlo bien, no debería permitirse.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tal y como están cosas da mucha rabia encontrate con gente que no parece estar hecha para determinados puestos de trabajo, o ... a saber. :(

      Eliminar
  6. Cuando doy con alguna persona que veo que es amable, que se molesta, que me ayuda más allá de lo que yo he podido pedir, tengo la costumbre de agradecerle su amabilidad. Porque sí, y porque creo que el que de vez en cuando alguien te de una palmadita en la espalda, solo sirve para hacer bien. Y eso mola.
    Pero.....¿hacemos lo mismo cuando es al revés? ¿Somos capaces de decirle a alguien, que nos ha parecido un incompetente? Tal vez deberíamos hacerlo. Porque hay personas que no saben que hacen mal las cosas, sencillamente porque nadie se lo ha dicho...ahí lo dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, la verdad, supongo que hay de todo. Y también depende del tipo de incompetencia. Y que a veces la incompetencia no viene del trabajador, sino de otras partes. Eso sí, felicitar es siempre más grato, jaja.

      Eliminar
  7. ¡Bettieeeee! Pues que sepas que me alegro MUCHÍSIMO de que tengas esas experiencias tan buenas. Ojalá no se vaya la cartera :D

    Yo digo lo mismo de la mía, que hasta me lleva algunos paquetes al trabajo "por si no hay nadie en casa" O_o

    Y lo de la trabajadora de la Universidad... Me ha tocado hondo... :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que por ahí por esos mundos también hay alguien que piensa lo mismo de ti :) jeje.

      Eliminar
    2. *__* qué bonica tu cartera.

      En cuanto a lo de la chica de la Universidad... Seguro que por esos mundos hay gente que piensa lo mismo de ti :D

      Eliminar
  8. Da gusto encontrarse con gente así de amable y competente, lo malo es que son personas tan escasas que nos sorprende algo que debería ser lo normal :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a lo mejor no son tan escasas...Lo que pasa es que los que no hacen tan bien su trabajo llaman más la atención... :P No sé.

      Eliminar
    2. Mira, te doy la razón, suelen destacar menos.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...