jueves, 29 de agosto de 2013

Un problema menos.

Estoy haciendo un curso en Coursera. Bueno, haciéndolo no, porque ya he hecho todo lo que tenía que hacer, ahora solo queda esperar la evaluación y ver si me he ganado un certificado de aprovechamiento de esos que dan. Es el primer curso de Coursera que termino, todo un logro :P


Ya os contaré más cosas sobre el curso cuando esté acabado oficialmente. De momento puedo deciros que estoy muy contenta con él. El curso está dirigido a profes novatos, y pretende dar estrategias para empezar el curso con buen pie, para que la clase no se nos desmande a los que pisamos un aula por primera vez. En ese sentido, me ha resultado bastante interesante y hasta útil. 

Pero una de las partes que más he disfrutado del curso ha sido la participación en los foros. Una parte de la evaluación dependía de ello, así que por eso me animé más. Quizá, si no hubiese sido un requisito, habría pasado del tema, porque esos foros, tan saturados, me agobian mucho. Bueno, están saturados al principio, porque luego la gente va abandonando. La cuestión es que, al obligarme a participar, me metí en la dinámica, y he disfrutado mucho. En estos cursos virtuales entra gente de todas partes. De hecho, se hizo un mapa en el que nos etiquetamos, y era realmente alucinante. Así, siendo cada uno de su padre y de su madre, de su sistema educativo y de su concepción de la enseñanza, había contribuciones de lo más interesantes. Y bastante avanzadas. Sentí muchas veces que en España vamos con muchos años de retraso en la enseñanza, y que eso no se remedia cambiando la ley.

En fin, tanto he disfrutado de los foros que todavía sigo participando, y seguiré haciéndolo hasta que se cierre el curso. Así que anoche, cotilleándolos, llegué a un tema interesante: "Racial issues". Lo escribía una profesora de Tenessee, y planteaba un problema que en realidad no viene muy al caso. Lo que viene al caso es el comentario que una profesora polaca escribió en ese hilo, y que puede traducirse como algo así:

"Suerte que nosotros aquí no tenemos negros, un problema menos para el profesor"

¡¿Pero qué...?!

Mi primera reacción fue: ¿ P-E-R-D-O-N-A ? Luego pensé que oye, quizá el inglés le había jugado una mala pasada, es un problema que tenemos los que no somos angloparlantes. Pero en realidad la frase se prestaba a pocos equívocos. Así que, después de intentar entenderlo, me invadió una pena tremenda. Más que nada, porque esa profesora no había entendido nada.

Los problemas raciales no los traen los negros. Los llevan los blancos. Y eso vale para cualquier clase de discriminación: no es el discriminado el que trae el problema, lo lleva el que discrimina. Además, el racismo no es el único problema de discriminación que puede surgir en un aula. Si no hay negros, se discriminará a los inmigrantes, a los extranjeros, a los homosexuales, a las chicas, a los gordos, a los empollones, a los pobres,... El problema sigue ahí. Y entonces, ¿qué hacemos para evitarlo? ¿Sacar a todos los discriminados de las aulas? 



Lo que hay en el fondo de esa frase es la idea de que los profesores tienen que enseñar matemáticas, lengua, sociales, lo que sea. Pero enseñar contenidos, su materia y poco más. Y que sus alumnos sean capaces de recitar los ríos de Europa de corrido, como el protagonista de Rojo y negro recitaba la Biblia en latín.  Enseñar lo que es el respeto es un problema. Y no un problema-reto, de esos que hay que abordar. Sino un problema a evitar.

Es evidente que es más fácil hacer que los chavales se aprendan la lista de los reyes godos que conseguir que se respeten los unos a los otros. Pero a mí me queda claro cuál de los dos aprendizajes es más valioso y más irrenunciable. Sí, será complicado, pero no por ello tenemos que intentar eludirlo por todos los medios. Sobre todo, porque el que no respeta en una clase, no lo hará fuera de ella.  Y, aunque a algunos les tiente la idea, de la sociedad no podemos echar a los negros, a los homosexuales, a las mujeres, a los pobres, a los inmigrantes...

A este respecto, y en un tono mucho más serio y académico, podéis leer este artículo del blog Filosofía para principiantes del que rescato una cita del final:

"Y, OJO, QUE LA EDAD NO CURA LA ESTUPIDEZ QUE PERMITIMOS A LOS ADOLESCENTES DESARROLLAR LIBREMENTE..."

10 comentarios :

  1. Y tiene guasa que encima fuera una polaca... despues de como les dieron por todos lados en la Segunda Guerra mundial...

    En fin, que hay mucha gente que en lugar de estar optando a o dando clase, deberia estar sentada en un pupitre... pero aprendiendo a ser PERSONA (neng, ya me lo pongo yo, para que no me hagas la coña, gamberra ;P)

    TQMBB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJA, no iba a hacerte la coña, jo.

      Bueno, en MAUS -que no es una fuente así ultra fiable pero que algo de verdad tendrá-, los polacos aparecían como bastante antisemitas y demás. Osea que... Pero vamos, que parece ser que de esas cosas tampoco se aprende...

      Eliminar
  2. Que fuerte todo... :S

    Y yo debería acabar alguna vez algún curso de Coursera, pero siempre me dan perezón... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasaba a mí. Este es cortito, y además muy interesante y lo veo útil, así que... Pero ha sido casi un milagro xD

      Eliminar
  3. Yo empecé uno de creatividad y ahí lo he dejado... xDDDDD me dio una pereza tremenda hacer el ejercicio que planteaban e___e
    Veo que no soy la única jajajaj
    Pues vaya tela que dijera eso. Sí que es cierto todo lo que dices. La cita final es grande :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos unas perezosas, sip xDDDD Pero yo ya he acabado uno, ya me salgo del club XD

      Eliminar
  4. Qué gran frase la última, estoy totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su autora es una mujer inteligente. Dió en el clavo con ella.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...