lunes, 5 de agosto de 2013

Pero, ¿en qué mundo vivimos?

El otro día hablaba con una amiga. Ella es una mujer diez: comunicativa, agradable, simpática, dos carreras, habla dos idiomas aparte del castellano, curiosa, capaz de aprender en muy poco tiempo cualquier cosa que se proponga, activa,... Asume un puesto de responsabilidad en una start-up en el que hace DE TODO, directamente. Y anda muy quemada de tanto en tanto por cómo las mujeres siempre tienen que demostrarlo todo el doble. A veces decimos que somos mujeres en un mundo de hombres, pero creo que eso no es decir suficiente: somos mujeres en un mundo machista.

Últimamente me preocupo bastante de los comportamientos sexistas normalizados, esos a los que no damos importancia. ¿No sabes a qué me refiero? Me refiero a esas cosas que te molestan, que te ocurren por ser mujer y que si denunciases en voz alta levantarían un coro de voces llamándote histérica, exagerada, tiquismiquis, feminazi y, en última instancia, malfollada. ¿Ahora sí? Sigamos. 

El otro día estuve leyendo sobre el tema y una cosa llevó a la otra. Empecé releyendo este artículo de Proyecto Kahlo sobre la cultura de la violación. No me impactó tanto el tema del uso de la violación publicitariamente y demás, sino lo mal conceptualizada que tenemos esa práctica.  Violación en nuestra mente es igual a señor pervertido/ perturbado + chica solitaria al azar + circunstancia propicia (noche, callejón solitario, etc.) + agresión sexual empleando gran cantidad de violencia para conseguirlo. Pero no todas las violaciones son así. Hay maridos que violan a sus esposas. Hombres que violan a su pareja. Amigos que violan a amigas. Porque SI NO QUIERES, ES VIOLACIÓN. En el vídeo se habla de un caso bastante sangrante, en el que en una fiesta dos chavales violaron repetidamente a una chica inconsciente y lo grabaron en vídeo. La chica lo explica muy bien. En ese caso se dieron toda clase de barbaridades. Primera, culpar a la víctima: que no hubiese bebido. Vale gracias. Por esa regla de tres, si me violan en la calle, mejor que no hubiese salido. Siempre hay una excusa para violar a la víctima cuando, lo cierto, es que si ese par de individuos no la hubiesen violado, al día siguiente lo máximo que habría tenido es una resaca. Después, compasión por los agresores: cómo es posible que dos buenos chicos, con un futuro tan prometedor, ahora vean ese futuro roto... ¿Hola? Si no querían estropear su futuro, que no hubiesen violado a una chica.  Tercero, no intervención de nadie: había gente viendo aquello y nadie lo impidió. Alguien dijo que parasen, pero nadie le respaldó, y esta persona reculó. ¿Bonito, verdad? Le da tranquilidad a una saber que si se pasa de rosca y algún "amigo" intenta propasarse, los demás le pararán los pies. Oh, wait... 

En el vídeo, al final, la chica explica qué significa el consentimiento en el contexto de una relación sexual. Y esto es básicamente consentimiento verbal. Si la chica no te dice que sigas, que le gusta, NO LO HAGAS. Pero hay otros signos: si tiene miedo, si llora, si tiembla...PREGÚNTALE, y escúchala.  Todo lo que no sea un SÍ es un no. Y desde luego, alguien que no está en plenas facultades no puede dar consentimiento: eso es aprovecharse. Pero también habla a las chicas, pues tenemos que aprender a decir NO, sin excusas. Podemos decir NO siempre. A nuestro novio, incluso. A nuestro marido. A alguien con el que nos hemos acostado antes pero con el que no queremos volverlo a hacer. Incluso cuando hemos accedido, si en un momento queremos parar, podemos decirlo. La relación sexual tiene que ser placentera, agradable y voluntaria para ambos.  

Entonces me puse a pensar en amigas que me contaban cómo algún baboso -conocido o no- había intentado aprovecharse de ellas después de unas copas. Y me di cuenta de que no es algo aislado, de que puede pasarle a cualquiera.

Acabé en la página EverydaySexism, en español. Había llegado a ella por un artículo en el que los comentarios eran claros: histéricas, tiquismiquis, a ver si ya no vamos a poder decir un piropo, bla, bla, bla. Cuando me puse a leer se me cayó el alma a los pies, más todavía. Una cantidad de situaciones grotescas que no os podéis imaginar: desde obscenidades al pasar por la calle (que se tornan insultos cuando una no responde o planta cara), hasta tocamientos en el trabajo, en el transporte público, etc.  En algunas de ellas me reconocí. Y si algo deja claro una página como esta es que no son enfermos, todos esos hombres no pueden estar enfermos. Es machismo.

Hoy, las impulsoras de ese proyecto en inglés preguntaban en Twitter qué situaciones discriminatorias relacionadas con el sexismo habíamos vivido en el trabajo. Daba pena leer todo aquello. En el trabajo la mujer sigue siendo discriminada sistemáticamente. Hasta en las ofertas de trabajo "solo para mujeres" subyace generalmente cierto machismo. En muchas de ellas no se intenta superar una discriminación dando oportunidades a las mujeres, sino que lo que se quiere es instrumentalizar a la mujer para agradar y atraer a los clientes masculinos. Una chica contaba que para trabajar en un bar le pedían quitarse su alianza de matrimonio, porque las chicas tenían que parecer disponibles. Pues eso. 

Me descubro cada día reconociendo conductas que consideraba "normales" como algo perverso, viciado. Pero al menos me voy dando cuenta. No solo hay que educar a los hombres para la igualdad. También hay que educar a las mujeres. Hay que hablar de ello, hacerlo visible. Es el primer paso para que estas cosas dejen de ser normales.

Mientras no se erradiquen estos micromachismos no será posible hablar de igualdad. Mientras que por denunciar estas cosas nos sigan llamando histéricas el feminismo será necesario. Nos queda mucho camino por andar.

23 comentarios :

  1. Lamentablemente de estas situaciones muchas veces son las mujeres las culpables. Por falta de información o educación, por costumbre, por lo que sea, pero hay muchas que aplauden y potencian determinados comportamientos claramente rebozados de tufo machista. Mientras eso no cambie, poco se podrá hacer. :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, de cambiarlo. De hablar de ello. En cualquier caso, si una persona ha sido condicionada a actuar de cierta manera, no creo que sea posible atribuirle "culpa", no sé. Yo misma he considerado que ciertas cosas eran normales cuando no, no lo eran, y lo he aprendido más tarde. Pero que hay que cambiarlo, desde luego.

      Eliminar
  2. El cambio de pensamiento está muy difícil, hay situaciones demasiados arraigadas en la normalidad.

    Siento vergüenza y asco de la mayoría de esas situaciones; todavía hay gente que no entiende el NO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la normalización de ciertas conductas es nuestro peor enemigo. Hace no demasiado tiempo era normal que el marido le diese un guantazo de vez en cuando a su mujer... "Algo habría hecho". Y no por eso estaba bien.

      Eliminar
  3. Yo no veo que la cosa mejore, el machismo no se erradica nunca. Yo misma alguna vez (pocas) me he sorprendido a mi misma con algún comportamiento machista, se ve q lo llevamos tan inculcado que nos sale solo, pero hay otras mujeres q es tanto el machismo que no tienen ni dignidad.
    Bsos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, algo mejora. Antes matar a tu mujer por celos o lo que fuera era un "crimen pasional" y eso era un atenuante. Hoy es todo lo contrario. Queda mucho por hacer, eso desde luego, pero también hay que plantar los pies bien firme para no retroceder.

      Eliminar
  4. Mira, casualmente hoy salió a colación esa palabra (micromachismo) en una conversación con mis amigos. Vino a cuento de que yo me quedé mirando un cartel publicitario de AXE, sí, ese desodorante que afirma atraer a las mujeres allá a donde vayas. Y mi comentario fue: ¿dónde coño se ve un anuncio de desodorante de mujer en el que se utilice a un tío bueno como excusa? Estos temas me ponen de mala hosita, de verdad, porque como tú, día a día veo injusticias en las que siempre somos las mujeres las víctimas, y por mucho que haya cambiado el mundo, todavía queda mucho por mejorar. Y las cada vez que alguien justifica una violación por razones como "Es que iba provocando" o "Es que iba vestida como una puta..." Me hierve la sangre, por decirlo suave.
    En cuanto a lo relacionado con el machismo en el trabajo, pues es una cuestión que en cierto modo me preocupa, porque nunca he trabajado, pero vamos si el día que me toque me encuentro en una situación así...
    En conclusión, no importa que nos tachen de feministas, tiquismiquis o histéricas, tenemos que aprender a respetarnos y a defender nuestros derechos, nosotras y los que nos rodean. Y como el camino aún es largo, es mejor empezar cuanto antes...
    Saludos Bettie!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encontrarás de todo. Ya en la universidad vi cosas raras. Pero es típico que te pregunten si tienes hijos o piensas tenerlos en las entrevistas de trabajo. Veremos de todo.

      Y en cuanto a lo de las violaciones, alucino. Esas justificaciones es que son tan patéticas...

      Eliminar
  5. Me he visto reconocida en alguna de esas situaciones en mi vida cotidiana, y es terrible. Despertarte a las 4 de la mañana con tu pareja intentando follarte dormida, y decirle "cariño, para, ahora no, tengo sueño" y que él no pare, siga, aunque le digas que no, hasta que te rindes porque estás demasiado dormida y cansada como para protestar con mayor vehemencia y acabas rindiéndote y pensando "por favor, que acabe rápido". Intentar hablarlo a la mañana siguiente y que te haga la cobra, que se escurra como un pez y no le de más importancia, y que tiempo después al intentar volver a sacar el tema de lo ocurrido, te diga "¿cómo va a ser violación si estamos casados? Anda, no digas tonterías..." Y ¿cómo le explicas que si tú dijiste NO y él quiso seguir, ES violación? No le entra en la cabeza. Y yo es algo que aún llevo grabado a fuego, han pasado años de aquello y aún me quema por dentro y lloro al recordarlo. No fue en un callejón oscuro, nadie me puso una navaja en el cuello,,y contarlo no serviría de nada, pero ahí sigue, clavado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso. Resulta que casarse implica ceder a todo lo que tu marido quiera hacer de ti. ¿Pero en qué siglo estamos? ¿Cómo que cómo va a ser violación si estamos casados?

      No, no sirve de nada contarlo, el daño ya esta hecho en casos como el tuyo. Pero si al menos ayuda a que otras mujeres y hombres piensen y vean que las cosas no son o no deberían ser así...

      Eliminar
    2. Joder...la semana pasada, recordaba yo a mis amigos una experiencia de una relación sentimental que yo tuve durante muchos años y que me dejó echa polvo la autoestima. Y la respuesta de uno de los chicos fue que si yo iba obligada a aquello? Me sentó tan mal...pero tan mal...que me callé la boca porque no quería contestar alguna barbaridad. Desde luego que yo mantuve aquella relación con consentimiento, pero eso no significa que ahora a mis 40 años, ¡¡por fin!!! sea capaz de decir que aquello fue una verdadera mierda y que ese novio que tuve fue un gilipollas integral. Pero para ellos,algunos, está claro, que la histérica durante casi 10 años fui yo. Y lo peor es que estoy convencida de que yo misma he contribuido a crear esa imagen errónea de mí misma.




      Eliminar
    3. A veces no es tan fácil salir de esas situaciones ocmo parece. Pero claro, eso hay quien no lo entiende.

      Eliminar
  6. :*

    Vaya, vaya, qué curioso Bettie...venía hoy camino del trabajo pensando en varias cosas que me pasaron en la carrera por "culpa" de ser mujer. Estaba pensando en escribir a uno de mis antiguos profesores para contárselo...

    Cuando estaba en la carrera mi obsesión era terminar cuanto antes y dejar la universidad atrás. Cuando me pasaron estas cosas por "culpa" de ser mujer hice la vista gorda porque quería terminar los estudios.

    Pero ahora miro atrás y....mierda. Debería haber hecho algo. ¿Habrá chicas ahora en esas carreras de ciencias pasándolo mal? ¿Existe alguien en la facultad con el que puedan hablar?

    Por eso estaba pensando escribir a mi profesor para decirle "Ey, me pasó esto durante la carrera pero fui demasiado tonta como para hablar con nadie. No quiero que le pase a las chicas de hoy. ¿Cómo podríamos ayudarles?".

    Me pregunto cuál sería la mejor manera de llegar a todas las chicas ingenieras. Cachis, si yo estuviera ahora en la universidad montaría una asociación para que fueran escuchadas y respetadas como se merecen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en la carrera también pasé lo mío. No específicamente yo, porque supongo que daba el perfil de mujer inteligente según Kant: no era femenina. Pero he oído comentarios como: "Esto de la filosofía no es como cuidar niños, así que..." Así como diciendo que cuidar niños es cosa de mujeres y es fácil. Pensar es difícil y no podemos hacerlo. No es algo generalizado, por suerte, porque en fin, la mujer en la filosofía ya ha recorrido algo de camino -en las ingenierías supongo que falta aún por andar- pero se nota la vieja escuela...

      Eliminar
    2. Si tienes confianza con ese profesor, escribe. No te cortes. A lo mejor ayudas.

      Eliminar
    3. "A Annalogik no le preguntes por los transistores, pregúntale por las fregonas!"

      "Lo siento, no puedo creer que una mujer sea capaz de entender este temario" (después de ponerme un 5 en un examen que estaba per-fect-to)

      "Si quieres sacar matrícula tienes que presentarte al examen otra vez en Septiembre y demostrarme que de verdad te lo sabes" (me tocaba la matrícula de honor por número de alumnos, al chico que sacó 2 décimas más que yo de nota final - que se llevaba la otra matrícula - no le pidieron que se volviera a presentar. Me puso un sobresaliente porque me negué a repetir el examen.)

      Eliminar
    4. A una compañera de clase le dijeron que tenía que volver a presentarse a Lógica en septiembre, pese a tener un 5 con algo de media, porque "a las mujeres les cuesta un poquet més esto de la lógica, y queremos que lo aprendas bien, ¿verdad?" -tono condescendiente incluido. Qué alucinante todo u.u.

      Eliminar
  7. A mi me ha pasado también algo de esas cosas que comentas... :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo difícil es encontrar una mujer a la que no le haya pasado.

      Eliminar
  8. A mí quizás no me han pasado tantas porque siempre he sido la fea, la friki, la rara xDD
    Pero en mi anterior relación me pasaba eso. Yo realmente no quería tener relaciones, pero para contentarlo terminaba cediendo. Total que acabó en discusión y aún encima tenía yo la culpa.
    Me he guardado la página de sexismo cotidiano para leer tranquilamente más otro día. La verdad es que es bastante fuerte y preocupante.
    Lo de los insultos ya lo veo en el twitter de Miss ahora Sibyl. Menudos elementos tanto hombres como mujeres aparecen por ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es bastante fuerte y preocupante. :(

      Eliminar
  9. Este proyecto va más allá de las agresiones cotidianas, pero cuando lo vi me parecio que merecía la pena darle toda la difusión posible: http://projectunbreakable.tumblr.com/ Está en inglés.

    Por otro lado, recommiendo el libro "How to be a woman" / "Cómo ser mujer" de Caitlin Moran. Es verdad que es una aproximación muy humorística al feminismo, pero creo que el debate sobre la igualdad y todo lo demás, a veces se ha revestido de una seriedad excesiva. No es el mejor libro sobre el tema, pero ahora que está de actualidad puede servirle a mucha gente que nunca se lo ha planteado, para pensar en ello.

    ResponderEliminar
  10. Sí que merece difusión. Me parece fundamental ese tipo de proyectos. Gracias por tus recomendaciones, Nieves :)

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...