Libro: Dioses menores, de Terry Pratchett.




Hace un tiempo estuve en una pequeña crisis lectora. Empecé y dejé tres libros, entre ellos alguno de esos clásicos que está en todas las listas de libros que debes leer antes de morir. Pero bueno, no todos los libros son para todos los lectores o quizás el momento no era el suyo. Ni idea.

La cosa es que pensé que, para salir de la crisis lectora (en momentos difíciles, y los inicios de curso lo son, necesito leer), tenía que ir a lo seguro: algo de humor, con fondo y bien escrito. La respuesta estaba clara: Terry Pratchett. La duda era QUÉ DE TODO.

Y yo qué sé por qué, me decanté por Dioses menores. Me habían hablado de él como una crítica a la religión y me habían contado que contiene una idea que otros autores han utilizado después, como Neil Gaiman: las creencias moldean el mundo. En este caso, los creyentes dan poder a los dioses. La verdad es que es una teoría muy chula.

Pero no es eso lo que me ha enamorado del libro. Resulta que me he encontrado, sin esperarlo yo ni nada, una maravillosa defensa de la filosofía, un genial retrato de filósofos clásicos y helenísticos, una metáfora estupenda del paso de la filosofía antigua a la medieval y del cambio cosmológico que supuso el giro copernicano (pero al revés). Vamos, una puñetera maravilla con la que, ADEMÁS DE TODO, te ríes.

Yo ya suponía que Terry Pratchett sabía filosofía. Cuando me regalaron Mort, el primer libro de Mundodisco que leí, ya dije que Mort era, en las primeras páginas, Tales de Mileto. La presentación que se hace de él, unida a la mención de una caída por ir pensando en las musarañas no podía ser casual. Ese fondo filosófico lo he visto también en otras novelas, aunque en menor medida. Pero Dioses menores me confirma que Terry Pratchett era una persona FETÉN porque le gustaban -entre otras cosas, supongo- la filosofía y los gatos.

He disfrutado muchísimo del libro, aunque supongo que en parte ha sido por mi deformación profesional. Pero, de verdad, me ha encantado. ¡Hasta he cambiado la bio de Twitter con una frase del libro!

Os dejo una pequeña cita:

-Tuve que hacerlo -dijo-. Era la única manera de atraer su atención. Ahora lo tengo cogido por la curiosidad. Cuando los tienes cogidos por la curiosidad, sus corazones y sus mentes la seguirán. 

Me ha gustado mucho, mucho, mucho y por eso, aunque no me da la vida, quería dejar constancia de ello en el blog. Este inicio de curso va a acabar conmigo. Y si no lo hace, el curso entero también tiene papeletas. ¡Ains!

¡Besos!



Comentarios

  1. Este verano he visto una serie en Amazon, "Good Omens" para practicar inglés aunque no soy muy de series y está basada en un libro de Pratchett. También toca el tema de la religión y la naturaleza del bien y el mal. Me encanta empaparme de entusiasmo lector, es un autor al que tengo curiosidad así que anoto tu recomendación.
    Buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Good Omens también es un gran libro y la serie ME ENCANTÓ. Pero me gustan más los libros de Terry Pratchett en solitario.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. ¡Pues bienvenido sea Pratchett que te ha sacado de la modorra lectora! :D Me alegro mucho de que lo hayas disfrutado.
    Y por supuesto que este curso no acabará contigo. ¿Cuántas cosas que te han pasado no han acabado contigo? Pues eso :) :*
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Economía vital.