Oposiciones Secundaria 2018

Hoy hay un montón de gente de oposiciones. Muchos de ellos ya han acabado su examen escrito, salvo los andaluces. En Andalucía hoy ha sido el acto de presentación y mañana es el examen escrito. Estas están siendo unas oposiciones especiales para mí porque son las primeras que veo desde fuera de la barrera, las primeras que vivo teniendo ya mi plaza.

Está siendo otra época en la que doy gracias por todo el esfuerzo, el trabajo y el sacrificio, porque me he quitado de encima un problemón. Cuando veo a mis compañeros muertos de nervios, pasándolo mal, habiendo vivido la incertidumbre a la que los someten las administraciones educativas (facilidades cero, como siempre) y con la presión de estar jugándose mucho siento un alivio brutal porque no tengo que volver a pasar por eso. 

Las oposiciones son un calvario. Hay quien lo lleva peor y quien lo lleva mejor, pero es un proceso duro, siempre. Y habérselo quitado de encima es maravilloso, la verdad. Yo fui afortunada, solo pasé por ese trago dos veces, pero vamos, que tuve suficiente, gracias. 

Este fin de semana mis pensamientos están con todos esos conocidos y amigos que se enfrentan a las Oposiciones de Secundaria. Os deseo la mejor de las suertes. Un día también lo viviréis desde la barrera. Algunos, dentro de solo dos años. Ya veréis :)


Comentarios

  1. Estos días me he acordado mucho de ti, porque conozco a varias personas que se presentaban estos días también a las oposiciones. Recuerdo tus nervios hace un par de años y lo que pedí por ti en la hoguera de San Juan... jeje.
    Sí, has tenido suerte (en comparación con otros), pero fue muy currado, así que tu plaza era bien merecida.
    Un beso, profe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Fue muy bonito el apoyo que recibí de gente como tú. Madre mía, ¡lo que aguantásteis! :D Pero ya pasó :D

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Economía vital.