No lo quiero.



He estado estudiando los entresijos del vacío,
acostumbrándome a sus aristas, a sus huecos,
tal y como me ordenaste, por mi bien, decías.
He estado practicando el silencio, callando
y haciendo callar, ignorando y siendo ignorada.
Me he hecho translúcida de ausencia,
de necesidad, de hambre, de ganas.
Dices que todo puede aprenderse,
que el látigo de la costumbre puede
domesticar las desbocadas pasiones,
los deseos, mis cabellos.
Pero yo sé más, y sé mejor.

Me lo he aprendido de memoria
y no lo quiero.

Comentarios

  1. Me encanta. ¿Ves? Al final vas a hacer que lea más poesía...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que leas solo la mía XDDD Gracias, Rosa de mis entretelas :D

      Eliminar
  2. Mira que no soy de poesía, sin embargo tus poemas tienen algo. Me gustan mucho!
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Economía vital.