Privado.



Se mueve entre lejía, quitacal, estropajos y otros productos y utensilios de limpieza. Lleva un chándal viejo, el moño mal hecho y la cara lavada (lo justo para librarse de las legañas). Entra y sale del baño, trayendo y llevando botellas. Parece avanzar y retroceder al ritmo de la música que siempre la acompaña mientras limpia. Entonces, un cambio brusco de ritmo en sus pasos. A toda prisa, suelta el limpiacristales y el trapo y se prepara para ejecutar la coreografía completa de esa canción, esa que siempre la pone de tan buen humor.

Es todo un espectáculo...

Y todo el mundo se lo está perdiendo.




Comentarios

  1. Respuestas
    1. Totalmente. Como no me lo escribe nadie, me lo escribo yo. Porque a veces creo que soy maravillosa, casi un milagro. Me pasa pocas veces, pero oye...

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Economía vital.