Casus belli.


La rendición tuvo lugar
tras los incontables intentos
de conquista de mis pasiones,
no sé si para ejecutarlas
o para encerrarlas en un palacio.

Los últimos versos concluyeron
en una ruptura unilateral
de las negociaciones con mis deseos.
Han quedado libres, pero desterradas.
Sea otro cuerpo quien las colme de caprichos.


                           

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Economía vital.