sábado, 19 de diciembre de 2015

Tal que así (II)

Estos días en clase son raros. Empiezan a faltar alumnos, ya se han hecho los exámenes, las notas están puestas,... Así que hay que buscar actividades para llenar las horas lectivas que, como dice uno de mis pequeños, "entretengan y eduquen". Sí, sí. Eso le dijo el chaval a su profe de inglés:

-Es que las clases de Doña Bettie -sí, doña- entretienen y educan. 

Casi me derrito cuando me lo contó mi compañera. 

Pues bien, en esas he estado. Los mayores me lo van a poner fácil, creo, porque al parecer ya no van a volver hasta después de las vacaciones. Pero los más pequeños... Bueno, aguantan un poco más. No todos, pero buena parte de ellos. Y como nunca sabes cuántos vas a tener en clase, es difícil organizarse.

La semana pensé en hacer con los de 2º de ESO el famoso ejercicio de los papelitos y los cucuruchos. El que hice por primera vez en el curso chan-chan, vaya. Me pareció una buena idea, porque ya sugirieron hacer una especie de Gran Hermano y nominar a la gente que se portase mal, o que fuese antipática. Pretendía mostrarles que es más agradable -y útil, creo- señalar las cosas positivas. 

Hubo suerte, porque cuando llegué a clase, aunque faltaba gente, podía hacerse la actividad. Les expliqué que lo que tenían que hacer era escribir algo bueno de cada compañero y dejárselo en un cucurucho que cada quien prepararía en su mesa. Me costó, la verdad. Era como que no podían creerse que la profe les estuviese pidiendo que se dijesen piropos. 

Yo, por supuesto, me senté también a escribirles cosas positivas. Uno de ellos preguntó:

-¡Maestra! ¿A ti también te escribimos?

-No es obligatorio -dije-, pero si alguien quiere puede hacerlo. ¡Pero solo cosas buenas!

Al final todos me escribieron algo bonito. Así que voy a hacer una segunda entrega del "Tal que así", para regodearme un poco en lo maravillosamente bien que me hicieron sentir. Mis alumnos (estos, en concreto, claro xD) me ven tal que así:

  • Con ideas y maja.
  • Muy buena maestra y muy maja y amable.
  • Generosa, buena. Amable. (Tiene mucha paciencia)  - Yo es que me troncho xD 
  • Muy buena persona.
  • Gracias por tu ayuda. Muy simpática y buena - Cualquiera dice que le hice yo qué sé. Me limité a darle una excusa para que saliese de clase un día que estaba llorosa y le di un consejo, nada más.
  • Amable.
  • Muy buena maestra. Graciosa, amable y me encantan tus clases.
  • Simpática.
  • Gracias.
  • Eres una persona que te haces de querer por el día a día en nuestras clases. - Toma ya. 
  • Simpática. Amable.
  • Buena maestra y comprende lo que necesitamos. - Esto me llegó a la patata. 
  • Graciosa.
  • La mejor profe - Es la primera vez que me llaman profe. Casi lloro. xD
  • The best teacher.
  • Es alta, guapa, amable, con el pelo rizado y muy cariñosa. - Toma retrato xD
  • Buena maestra. 
  • Una maestra muy buena, amable.


Ya no soy, sobre todo, inteligente. Ahora soy, sobre todo, amable. Oye, no me disgusta el cambio. :P

Pero lo que más me gustó no fue lo que me dijeron, sino lo que pasó cuando comenzaron a abrir sus papelitos. Unos y otras, emocionados, se levantaban de sus mesas para abrazar a compañeros y compañeras. Me encantó. Incluso yo me llevé algún abrazo de regalo.

Al final de la clase pregunté.

-¿Qué hemos aprendido hoy?

Y uno de ellos contestó:

-Que hay que abrazarse más.

Pues hombre, no era esa la intención, pero tampoco me parece una mala lección. ¿No?


25 comentarios :

  1. Me parece un ejercicio genial y que sepas que lo voy a hacer cuando tenga pequeños.

    Y me encanta porque, tú no te has fijado, pero te ven graciosa y simpática, y eso no se prodiga entre los profesores...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a veces les echo unos broncones... Pero supongo que sí, que soy un poco payasa, qué le voy a hacer XD

      ¡Besotes, Ro! :D

      Eliminar
  2. Ro tiene toda la razón, es un ejercicio estupendo, muy positivo.

    Y claro, ¿que querías que dijeran de ti, alma de cántaro? ¡Pero si eres AMOR! (Así, con mayúsculas ;D)

    Una pena no haberlo visto por un agujerito :)



    Te amo, profe <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. No soy para tanto, pero la verdad es que no está nada mal :D

      Eliminar
  3. Muy buena lección esa de abrazarse más. Buen ejercicio, siempre mejor centrarse en lo positivo; depende de cómo seamos muchas veces podemos no ver cosas buenas en nosotros mismos. Y siempre agrada que alguien diga lo bueno que piensa de uno, que a saber por qué nunca decimos las cosas necesarias, dándolas por sabidas… Y lamentablemente me incluyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso era lo que yo quería que viesen -y supongo que en el fondo se dieron cuenta-: Que cuando nos decimos cosas buenas la actitud, el ambiente y nuestra manera de estar es mejor.

      De hecho varios se quejaban de lo que les estaba costando y yo dije: cuesta, ¿verdad? No estamos acostumbrados... Y una alumna añadió: si nos hubieses pedido criticarnos, ya habríamos acabado todos.

      Creo que fueron conscientes de lo que quería enseñarles. Y fue una experiencia muy chula.

      Eliminar
  4. ¡¡Ainssssss!! Me derrito :D

    Pues opino como Ro, que eso de que vean a su profe "amable" debe ser muy, pero que muy raro. Y eso de que sabe qué necesitan, también.

    Ha sido un ejercicio precioso. Deberían hacerlo en todos los coles :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre saldrá igual de bien, me imagino. Pero yo quedé muy contenta :D

      Eliminar
  5. Me ha encantado la idea, Bettie... Y el resultado también... ;)

    Pero lo que más me ha gustado es la conclusión de ese alumno: "hay que abrazarse más"

    Y, ya ves, te consideran una buena maestra. Así que ¡genial!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hoy estoy muy sensible; además he leído esta entrada y casi muero de adorabilidad. Aish.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué grandísima profe eres! :D
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Este ejercicio lo hicimos en una clase y de verdad que es algo que te sube el ánimo y que se recuerda con mucho cariño. Y no hay límite de edad, yo lo hice en la facultad! Esto debería hacerse más veces ^_^
    Me encanta y te tienen super bien valorada, para que luego tú no termines de creértelo ;)

    ResponderEliminar
  9. Jolín, que me he emocionado al leerlo. Enhorabuena, guapa.

    ResponderEliminar
  10. COMO MOLA. Pero mucho. Pero mucho, mucho :)

    En serio, es un ejercicio que todos deberíamos hacer de vez en cuando. Tanto para subir la propia autoestima como para darnos cuenta que es más fácil cuando intentamos sumar que restar.

    Y, por lo que escriben tus alumnos de ti, me hubiera encantado tener una profe como tú. Y además "alta, guapa, amable, con el pelo rizado y muy cariñosa." Hubiera sido el primero de la clase XD

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito habría sido tenerte de profe :) Miss Bettie Amable Jander <3

    ResponderEliminar
  12. Estoy con los ojos llorosos yo leyendo esto, no me quiero imaginar lo que fue para ti.
    Se me hace raro decirle esto a alguien, porque normalmente parece que solo sea posible hacerlo con una persona muy cercana, pero de verdad te digo que estoy muy orgullosa de ti.
    Sabía que cuando te dejasen ser profe así como ahora, porque para mí ya lo eras, te iban a adorar tus alumnos y además iban a aprender un montón. Así ha sido y ♥♥♥
    Ains *_____*
    Yo debería practicar más lo de decir cosas positivas de la gente y sobretodo decirlas de mí misma. Que aunque quizás se piensen, es bueno transmitirlas. Sigue costándome transmitir mis sentimientos aunque ya puedes ver que no tanto como hace 3 años xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lansy :) <3

      Pues sí. Esto sirve porque a veces te das cuenta de que los demás ven en ti cualidades que tú misma nunca diría que tienes, y te epuja a ser un poco menos crítica contigo misma...

      :)

      Eres un solete :*

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...