jueves, 10 de diciembre de 2015

Contra natura.

Me fascinan las cosas que no son como tienen que ser y que nos sorprenden para bien. Un ejemplo de esto son las relaciones entre animales que no resultan como esperamos, que son un poco "contra natura": gatos y perros que son amigos, perritas que adoptan a gatitos huérfanos,... Hay más ejemplos, pero yo es que hoy tengo el seso cocido xD

Pues voy a contaros una de estas historias. A lo mejor no os parece contra natura, o rara, o sorprendente, pero a mí cada vez me fascina más.

Tengo un gato negro. Nos lo trajeron siendo pequeñito, junto a su hermana, una gatita blanca que mi hermano se llevó para convertir su casa en un hogar. Ya entonces la hermana le doblaba el tamaño y estaba mucho más espabilada. El gato negro, al que Jack y yo llamamos Django, estaba más perdido que un pulpo en un garaje, muy poco espabilado -no sabía ni comer y estuvimos alimentándolo con trocitos de fiambre un par de semanas- y tenía los ojitos malos. Estuvimos cuidándolo con mucho mimo, pero la verdad es que no empezó a echar pasos a derechas hasta que no llegó un gatito blanco: este le enseñó a comer, a lavarse, a jugar... Y Django salió adelante.

Por aquel entonces Micha estaba preñada y, no sabemos si por eso o porque era muy celosa, bufaba constantemente a los gatitos, e incluso les pegaba si ignoraban los bufidos y se adentraban en su espacio vital. Nos daba mucha penica :( Pensamos que cuando diese a luz y sus gatitos empezasen a andar se mezclarían todos y se le pasaría, pero no fue así. 

Cuando los gatitos de Micha apenas empezaban a comer solos, Micha desapareció. Tenía el vicio de salir a cazar conejos (y era una gran cazadora), y creemos que alguien la mató. Los gatitos se quedaron huérfanos. Como ya he dicho, habían empezado a comer solos, pero no todos estaban igual de desarrollados. Por ejemplo, Coscobil, un gato rubio y blanco, era el más pequeñito y el que más echaba de menos a su madre. Apenas comía y, aunque lo alimentábamos con comida húmeda, no parecía tener interés. 

Un día mi padre llegó y me contó una historia de lo más curiosa.

-¿A que no sabes lo que ha hecho el negro? -me dijo-. ¡Ha adoptado a los pequeños! 
-¿Cómorrrl? -pregunté yo.
-Que sí. Que hoy he abierto y no los he visto por allí, y cuando he subido, me he encontrado al negro tumbado y a los cinco gatos mamándole de la tripa.
-Pero si es un macho...
-Ya. 

Pues sí, los gatitos mamaban del gato negro para dormirse, para tranquilizarse,... Y Django los cuidaba, los limpiaba, jugaba con ellos... Poco a poco todos fueron creciendo y salieron adelante. Todos. Y creo que buena parte del mérito es de Django. Jack y yo decimos que es un "señor mamá". 

Han pasado varios meses, los gatos ya son grandotes: no solo comen solitos, sino que, si tienen la oportunidad, se agencian su propia comida (por suerte estos no se escapan a cazar). Pero aún hoy, cuando voy a coger a Django (que es un mimosón) suelo encontrarle la tripa llena de babas. ¡Hasta se le ha ido el color del pelaje! Es un gato negro con el pelo de la tripa marrón.  En fin, supongo que son sacrificios que uno hace por sus hijos gatunos adoptivos... :P

Lo pillé in fraganti, pero reaccionó pronto y se "replegó". Ahí vemos a Coscobil esforzándose por encontrar hueco para seguir mamando xD



27 comentarios :

  1. Y ojo a los ojos tan rebonicos que se le han quedao XD

    Anda que no me gusta a mi mi gato :) :) :)

    https://www.youtube.com/watch?v=IAooXLAPoBQ

    Te amo, Peque <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí no se le ven bien, pero tiene unps ojazos...Y hoy tenía el guapo de un subido...

      Eliminar
  2. Me encantan las historias en las que los protagonistas son animales, y debo añadir que la historia de Django me ha emocionado mucho. De todas formas, vosotros sois afortunados de que acabara en vuestra casa y él, mucho más por teneros a vosotros.
    Besos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Además yo creo que da buena suerte y todo. :P jaja

      Eliminar
  3. Me encantas esos vídeos donde salen animales salvajes que no se llevan entre sí, y no tienen nada que ver, juntos amistosamente. Es rarísimo y muy impresionante.

    ResponderEliminar
  4. ¡Acabo de hacerme fan de Django!...
    En realidad, soy fan de todos los gatos. Me encantan. Y siempre ha sido mi sueño tener un gato negro.

    Cuando vivía con mis padres tenía una gata, y luego su hija. Era una pasada. Pero desde que vivo con mi pareja, tengo perros. Me gustan mucho también, pero les falta ese algo especial de los gatos. Y lo malo es que mis perros ¡odian a los gatos!. Cada vez que se cuela uno despistado en la finca, se lo cargan... :(

    En casa de mi tía, en mi aldea, había perros y gatos que convivían juntos y se llevaban de maravilla. Dormían juntos, jugaban juntos... Eso mola mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos son muy guays. Y cuando juegan con perretes, lo más :D

      Eliminar
  5. Los animales, siempre dándonos lecciones. Y nosotros, generalmente, ignorándolas. :P ¡Mola mucho vuestra manada!

    ResponderEliminar
  6. A mí también me resultan muy interesante las relaciones entre animales. Y cómo los animales, al igual que las personas, tienen su propia personalidad... da igual que por ejemplo, en el caso de los perros, sean de la misma raza. Yo he tenido muchos bretones y no eran iguales de carácter.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con los gatos lo veo también, cada gato tiene su personalidad. Nada que ver Django con mi blanquito, con Gato, con las gatitas... Nada que ver.

      Eliminar
  7. Ay qué bonico el Django <3 y qué buen padre/madre :D

    ResponderEliminar
  8. Me flipa la historia aunque me da pena por Micha.
    Y Django tiene la misma cara que Arya!
    ¿El atigrado gris cómo se llama? *.*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. La echamos mucho de menos :(

      Django se parece a Arya, pero cuando pone cara de gato-Yoda, no, que lo comprobé.

      Todavía no tienen nombres los siete, jajaja. Yo lo llamo Pardo o Pardete xD Pero ya se sabe, los gatos no necesitan nombre, porque saben quiénes son, no como las personas.... jaja :P

      Eliminar
  9. Ay, ay, ay, ay.... Que me lo como!! Qué ternura, qué genial!! In love gatuno me quedo.

    ResponderEliminar
  10. Ay, ay, ay, ay.... Que me lo como!! Qué ternura, qué genial!! In love gatuno me quedo.

    ResponderEliminar
  11. Como mola Django :)

    Buena historia para aprender alguna que otra lección.

    ResponderEliminar
  12. ¡Oh! Que historia tan bonita ♥♥♥
    Lo había oído de otras veces de perros o gatos machos que se ocupen de pequeños que no sean suyos, pero aún así, emociona ^_^
    Me sabe mal por Micha por eso :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que es mono?

      Pues sí... la echamos mucho de menos :(

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...