lunes, 22 de julio de 2013

Ismael Serrano

No soy yo una persona muy dada al fenómeno fan. Soy de esas que rinden más culto al arte que al artista. Tanto es así que he seguido mucho a algunos grupos musicales, he ido a varios conciertos suyos -bastantes- y aún así no me he aprendido los nombres de sus integrantes. Mucho menos otros datos de su vida. Con todo y con eso hay, evidentemente, cantantes y grupos que me llaman más la atención, con cuya música conecto más, cuyo nombre suele ir asociado a muchas canciones que me emocionan.

Uno de esos artistas es Ismael Serrano. No sé nada de él. Si está casado o no. Dónde nació. Supongo que vive en Madrid cuando no está de acá para allá, por las canciones. No sé qué estudió. Sé que, como todos los buenos cantautores, es músico y poeta a partes iguales. Y sé que su música me hace cosas: sentir cosas, querer cosas, bailar cosas, llorar y reír por cosas. Y me hace creer. ¿En qué? Ni yo misma lo tengo claro.

Por ejemplo, cada vez que escucho "La huida" me da pena no ser profesora de Lengua, para analizar con mis alumnos su letra. Para ver si consiguen emocionarse con una historia de amor de la que ellos mismos podrían ser protagonistas. Y para, me temo, alegrarme por ellos porque hay cosas que yo entiendo y probablemente ellos, por suerte, no entenderían. Porque, a pesar de lo hermosa que es, ¡es tan triste!


Y cada vez que escucho "Tu susurro" algo me sube por la espalda, una especie de escalofrío, que me obliga a moverme a su ritmo, a sonreír y a tararear.  De hecho, el otro día saltó en mi reproductor de música -no estaba escuchando Ismael Serrano concretamente, sino un mogollón de música mezclada-  y desde entonces no puedo parar de escuchar su música, y, en concreto, repito esa canción cada pocos minutos. Y cada vez que la pongo, ese "algo" parece poseerme sin que yo pueda hacer nada por evitarlo. Ni ganas. 


Y, como buena fan atípica, siempre hay una canción que, por mucho que me guste la música de un artista, me ha pasado desapercibida sin saber por qué. Durante estos días que estoy escuchando Ismael Serrano non stop he descubierto otra canción. "No reconozco", se llama. Y sé que la he oído otras veces, pero no la había escuchado. Me he quedado sin palabras cuando, casi obligada, he apartado la atención de lo que estaba leyendo -suelo estudiar con música, es una costumbre que no me ha ido mal- y la he puesto en la canción. Y en su letra. Y me he sentido identificada. Y me he emocionado. Pero también me ha hecho creer. ¿En qué? Ni yo misma lo tengo claro. Quizá en mañana. Quizá en la esperanza. Quizá en la magia. 



"Pero, aunque la vida tenga el mal gusto
de seguir su curso sin contar conmigo,
yo sé que un día será soleado y tranquilo
porque estarás tú.
Aunque el planeta no tenga la delicadeza
de pedir perdón por echarnos a un lado
de malas maneras para seguir su camino,
yo sé que un día todo será diferente,
feliz simplemente,
porque estarás tú."




He tenido que contenerme para no llenar el post de canciones, que hay muchas que me piden que las ponga. Como "Habrá que someter a referéndum". (¿Véis? Mejor dejo esto ya :P)

7 comentarios :

  1. Estás como yo, puede que un grupo me encanta y aún así no siempre me sé el nombre de sus integrantes...bonita canción ^^
    gracias por compartir :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada :) Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  2. La verdad siempre tuve curiosidad por Ismael Serrano pero nunca me he parado a escucharlo xDDD
    Puse solo un poco de cada una, pero me lo apunto para escucharlo tranquilamente otro rato :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás, cuando tengas tiempo ;) muá!

      Eliminar
  3. A mí me emociona mucho, ya lo sabes.

    Tengo un recuerdo agridulce del primer concierto suyo al que fui, estando allí me di cuenta que no podría ser feliz nunca con la persona que me acompañaba en aquel momento. Unos meses después mi intuición me dio la razón y aquello falló estrepitosamente.

    El segundo concierto tuvo un sabor mucho mejor, fui con esposo y no dejábamos de apretarnos las manos en las canciones que más nos emocionaban.

    Yo puedo categorizar que gracias a Ismael Serrano estoy con mi marido, su música nos unió mucho.

    De mis favoritas:

    - Canción de amor propio (me salvó en muchos momentos de la tristeza infinita)

    - Caperucita, me sentí muy caperucita en su tiempo, muy, muy.

    - Pequeña criatura, un clásico.

    - Vine del norte, 'culpable' de mi enamoramiento parejil ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buenas. Pequeña criatura es una maravilla. Me recuerda a cuando Jack y yo encontramos minipiso. Ains, jo. No puedo dejar de escucharlo, pero tampoco puedo dejar de llorar, ché... XD

      Eliminar
    2. Ah! Y por desgracia yo no he podido ir todavía a ninguno de sus conciertos. Pero llegará. Todo llega.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...