viernes, 18 de mayo de 2012

Yo estudié en la pública.


Últimamente he leído algunos artículos por ahí que dicen "en la privada/concertada los profesores trabajan más horas y va mejor", "en la privada las aulas tienen más alumnos y funciona mejor", etc. Y yo no sé qué decir, porque yo estudié en la pública. Y lo digo con orgullo, porque la existencia de la enseñanza pública es la que ha hecho posible que yo haya estudiado lo que he estudiado, que sea quien soy.  Y sí, ahora os voy a contar mi vida. 

Yo nací en un pueblo pequeño, de unos 2500 habitantes, de esos que dicen que ya no existen. Mis padres son pobres, vengo de una familia humilde. Ninguno de ellos tiene el Graduado Escolar. Mi madre fue algunos años al colegio, aprendió a leer y a escribir, y durante su juventud, sirvió como criada en diversas casas. Mi padre desde niño trabajó en el campo, siendo adolescente quiso ir a la escuela nocturna (de pago) que abandonó porque el maestro se dedicaba a hablar con ellos de fútbol, y él no pagaba para hablar de fútbol. Quería aprender. Finalmente, aprendió a leer y a escribir gracias a una de sus hermanas, para poder sacarse el carnet de conducir.  Tengo, eso sí, una prima, que siendo yo pequeña estaba estudiando Magisterio. Probablemente ella me hubiese enseñado lo que sabía.... Aunque claro, si la escuela no hubiese sido obligatoria y gratuita, probablemente ella tampoco habría llegado a la Universidad.

En el colegio encontré mi lugar.  Desde pequeña supe que aquel era mi sitio. Allí, las cosas que a mí me gustaban, tenían premio: leer, contar, inventar cuentos, hacer dibujos, aprender cosas nuevas. También necesité una logopeda, en 1º de primaria. Y pude tenerla sin que mis padres pagasen un duro: iba dos días a la semana a verme al colegio. Hacíamos unas actividades, y hasta la semana siguiente. En mes y medio se solucionó mi problema. 

A veces digo que la escuela fue mi salvación. Me apoyé en la escuela s a lo largo de mi infancia y adolescencia cuando tenía problemas. Y aún hoy lo hago. Al acabar la primaria pude empezar la ESO, y en mi Comunidad Autónoma, esos años, empezaron a ser gratuitos los libros. ¡Menudo alivio para mis padres! Simplemente el hecho de comprar los libros suponía un enorme sacrificio económico.  

En 3º de ESO tuve que salir de mi colegio y empezar a coger todos los días un autobús que me llevaba al instituto en una localidad cercana.  Bueno, cercana para mí. Otros compañeros tenían casi 1 hora de trayecto. Allí acabé la ESO y el Bachillerato con Mención de Honor. Conservo grandes recuerdos de mis maestros y profesores, y tengo mucho que agradecerles. 

Y me marché a la Universidad, bastante lejos de mi pueblo. Contra todo pronóstico (monetario, no de capacidad) llegué a la enseñanza superior. Y pude cursar mi carrera gracias a las becas, con las que he costeado íntegramente mis estudios superiores. Si no hubiese sido así, habría sido muy difícil que yo hubiese podido acabar la carrera, quizá incluso empezarla. 

¿Y ahora? Ahora estoy acabando un máster, gracias también a una beca. El máster de secundaria. ¿Por qué? Porque quiero devolver, si me dejan, un poco de tanto que he recibido. Quiero ser profesora, a poder ser, en la enseñanza pública. Todos los estudiantes y ex-estudiantes de la pública tenemos la obligación moral de devolver parte de lo que hemos recibido defendiéndola de los ataques que está sufriendo. Todos los ciudadanos hayamos estudiado o no en la pública, tenemos que salvaguardarla. A lo mejor ese es el problema, que muchos de nuestros representantes estudiaron en colegios privados y no creen que la enseñanza pública sea un patrimonio de todos.  Tenemos que intentar que, de nuevo, la educación pública sea algo de lo que enorgullecerse. Y, desde luego, que siga en pie como un elemento de justicia, no de beneficencia. Por eso, yo, con la pública.

Os dejo el video de la plataforma de Ciudadan@s por la Educación Pública:






4 comentarios :

  1. Bien dicho :)
    Yo no puedo decir lo mismo, ya que mi colegio era concertado xD
    Luego el ciclo si que fue en instituto público.
    Pero vamos, que no podemos dejar que privaticen ni la sanidad ni la educación y todo por hacer negocio, para que sigan enriqueciéndose a costa de los demás.
    Aquí el lunes se va a crear una plataforma en contra de la privatización de la sanidad, porque van a hacer el primer hospital privado de todo Aragón (y eso que es un pueblo). El hospital que ya hay hacerlo privado y el que iban a hacer nuevo igual, alegría >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, cada uno estudia donde quiere, puede o donde le llevan, pero tenemos que reconocer que la E. pública, como la sanidad pública son patrimonio de todos, y un elemento de justicia e igualdad. En el momento en que estas instituciones se convierten en empresas con ánimo de lucro, la cosa se pone dudosa... Deseo mucha suerte a esa plataforma :)

      Eliminar
  2. Hola te he conocido hoy gracias a Ysugamo. La verdad que me encanta tu blog llevo por aquí prácticamente dos horas leyendo post sin parar. (Si lo se soy una exagerada)Me gustan mucho todos los apartados de tu blog: tanto el de libros como el de educación, como los más personales.Sigue así y aquí tienes una nueva seguidora.

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...