Libro: Gente normal, de Sally Rooney



¡Hola!

Hoy vengo con la reseña de otro libro, que parece ser el único motivo que encuentro para pasarme por aquí. En esta ocasión, se trata de Gente normal, de Sally Rooney. Sé que alguien me lo recomendó, o que leí que alguien lo recomendaba, pero ahora mismo soy incapaz de recordar quién fue. Puede que lo leyese en el blog de Ro, que de ahí saco muchas lecturas cada vez que entro. Fuese quien fuese, agradezco mucho que pusiese a esta autora en mi camino y, en concreto, este libro (tiene otro que no tardaré en leer, eso lo tengo clarísimo)

¿De qué va el libro?

La novela nos muestra la relación de Connell y Marianne, dos compañeros de instituto cuyos contextos son muy distintos: mientras que Marianne es la hija de una familia adinerada, Connell es el hijo de la mujer que limpia en casa de Marianne; Connell, en cambio, es bastante popular, mientras que Marianne es el blanco de las burlas de todo el instituto. Mientras leemos, acompañamos a Connell y Marianne desde su último año de instituto hasta sus años de universidad, los vemos crecer, cambiar y equivocarse. 


Hablando del libro...


El libro me ha entusiasmado. Entiendo que no es así para todo el mundo. Me parece que para que el libro te encuentre hay que salir a medio camino, entrar en la historia y en la dinámica de los personajes y sus relaciones. Hoy Virginia me decía en Twitter que a ella los protagonistas le parecieron unos sin fuste con aires de trascendencia y una capacidad de comunicarse nula (o algo así). Y lo cierto es que puedo coincidir con ella y, a pesar de todo, estar encantada con el libro: Connell y Marianne son gente normal, como indica el propio título. Entiendo que quizá eso puede ser un inconveniente: en su historia no hay épica, no hay grandes gestos, no hay odios exacerbados ni un romance apasionado. Y, no obstante, eso ha sido parte de lo que ha hecho que la novela me fascine tanto.

Cuando empieza la historia, Connell y Marianne son adolescentes y, lo siento si alguien se ofende, de adolescentes somos todos un poco idiotas. Y ellos lo son, cada uno a su manera y por sus razones. Y, lo siento si le estoy descubriendo esto a alguien, pero no dejamos de ser idiotas de un día para otro. Crecer, madurar, aprender, llegar a ser una persona cómoda en la propia vida es algo costosísimo (tanto como que hay gente que no lo consigue nunca). Y ellos no van a ser menos.

Una cosa que me ha encantado es la toxicidad de las relaciones. La relación entre Connell y Marianne es súper tóxica y turbia al principio, pero a base de encuentros y desencuentros consiguen aprender a relacionarse el uno con el otro. No obstante, eso deja huella, por ejemplo en Marianne que, influida además por su situación familiar, acaba buscando relaciones que, siendo suaves, podríamos llamar "inconvenientes". 

Otra cuestión que me ha resultado bastante interesante es la del paso de la adolescencia/instituto a la juventud (me niego a llamarlo madurez)/universidad. De repente los valores y estándares que regían las relaciones interpersonales y la jerarquía cambian y, con ese cambio llega también el cambio de rol de los personajes, un cambio que no es del todo fácil.

Y lo mejor de todo ello es que no es un libro moralista en el que te quieran meter una moraleja con embudo y en el que los conceptos de bien y mal, correcto e incorrecto estén explícitamente claros. Como lectora necesito cierto espacio para pensar, para sacar mis conclusiones, para interpretar la historia que estoy leyendo. Eso me resulta muy difícil cuando me están recordando constantemente qué debería estar interpretando. Tiene bastante mérito hablar de sexismo, relaciones tóxicas, prejuicios, desigualdad económica, violencia (intrafamiliar, de género, psicológica, física), depresión, etc. sin caer en maniqueísmos fáciles o en conclusiones edulcoradas en las que todo se arregla. No, a veces en la vida no se arreglan las cosas y cargas toda tu vida con un montón de mierdas, qué le vamos a hacer. 

En definitiva, es un libro al que creo que deberíais darle una oportunidad, a mí me ha encantado, así que no puedo hacer otra cosa que recomendarlo.

Os dejo un trocito...

«Ahora todo es posible gracias a la beca. Tiene el alquiler pagado, la matrícula cubierta, una comida gratis todos los días en el campus., Por eso ha podido pasar medio verano viajando por Europa, repartiendo divisa con la  despreocupación de un rico. [...] De pronto puede pasar una tarde en Viena contemplando El arte de la pintura de Vermeer, y fuera hace calor, y si le apetece pude comprarse un vaso barato de cerveza fría. Es como si algo que toda su vida había dado por hecho que no era más que un fondo pintado se hubiese revelado real: las ciudades extranjeras son reales, y también las obras de arte famosas, y las redes de metro, y los restos del Muro de Berlín. Eso es el dinero, la sustancia que vuelve real el mundo. Y hay algo tremendamente corrupto y excitante en ello». 



En definitiva, que le echéis un vistazo, que merece la pena. Yo ahora voy a hacer lo único que puedo hacer después de haberme devorado un libro que me ha dejado con esta sensación de vacío: volverme a San Terry Pratchett y seguir con la saga de la Muerte. Toca El segador. A ver qué tal. 



Comentarios

  1. ¡Holaaa!

    Pues entiendo perfectamente que por el estilo puede no ser para todo el mundo, pero a mi me da curiosidad y me alegra que te haya entusiasmado :D
    Me encanta eso de que retrate, como dice el título, a la gente normal: y si, de adolescentes somos todos idiotas, eso es así, y también está bien que lo refleje. Las relaciones tóxicas, que no haya grandes odios ni amores ni cosas trascendentes... me gusta, no se, me parece muy realista y alejado de tópicos.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que si lo lees te encante y me lo cuentes :)

      Eliminar
  2. La serie es hermosa.
    Te mando un beso enorme.
    Fernanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estoy viendo ahora, llevo 2 capítulos, y me está encantando :)

      ¡BEso de vuelta, Fernanda! :D

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Libro: Wonder. La lección de August, de R. J. Palacio.