martes, 14 de junio de 2016

La ambición.


A lo largo de la vida me han dicho en muchas ocasiones que no soy una persona ambiciosa. Que no aspiro a alcanzar lo mejor, que no exploto todo mi potencial... Cosas así. 

He acabado por darle la razón a esas personas que creen que no soy ambiciosa y que, en ocasiones, me lo lanzan a la cara como reproche. No, no lo soy. Si entendemos ambición como llegar "a lo más alto" y si entendemos lo más alto como lo entiende la mayor parte de la gente (dinero, fama, reconocimiento), no soy nada ambiciosa. Ni lo quiero ser. 

La primera vez que me enfrenté a esa acusación fue durante la carrera. Un profesor, hablando conmigo, daba por sentado que iba a dedicarme a la investigación académica, que seguiría adelante en la Universidad, que haría un doctorado... Esas cosas. Yo, muy educadamente, me vi obligada a sacarle de su error: que no, señor profesor, que yo no quiero doctorarme, que no quiero ser profesora universitaria, al menos no hoy por hoy, que yo lo que quiero es ser profesora de secundaria y ya. Me miró con extrañeza, como si estuviese diciendo un disparate. A lo mejor lo estaba diciendo, que no digo yo que no, pero a mí me sigue pareciendo una opción tan válida como otra...

Me sigue pasando. Por ejemplo, con lo de la plaza. Cuando digo que yo no ansío la plaza de profesora la gente me mira raro. A ver, claro que me gustaría tenerla, pero más que nada por saber que tendré trabajo, que no tendré que estar pendiente de unas oposiciones año, tras año, tras año. Para recuperar la vida, más que nada. Pero eso de tener la plaza como objetivo... No. Yo quería ser profesora, lo de ser funcionaria es una condición para poder seguir trabajando.

Así que supongo que no, no soy una persona ambiciosa. Y me cuesta mucho entender ciertas ambiciones. ¿Cumplir sueños? Sí, por supuesto. Pero esas ansias de medrar, de ascender siempre, más y más arriba, aunque en ese punto no se sea tan feliz como se era algo más abajo, pues no, eso no lo entiendo.

Y es curioso, porque cuando sale el tema, suelen apuntar esa falta de ambición como un defecto. Pero yo no tengo duda: hoy por hoy la pongo en la columna de virtudes. 

36 comentarios :

  1. Vivimos en un mundo de valores invertidos. Y todo MAS.

    Consumir y gastar MAS, ser MAS, querer MAS. La ambición es la virtud de los depravados (vale, la cita no es así, pero para el caso me viene de perillas).

    Tienes que ser mas que el de al lado, tener mejores muebles que tu vecino. Tu novia tiene que ser mas guapa (imposible, sorry <3) y tu coche el mas rápido.

    PUES NO.

    DEJADNOS VIVIR. TODO EL MUNDO NO QUIERE LO MISMO. TODO EL MUNDO NO NECESITA LAS MISMAS COSAS PARA SER FELIZ.

    O dicho de otro modo: Si, pero no.

    Habría que ver todas esas necesidades y urgencias donde quedarían sin el peso de lo social.



    Te quiero, Amor. Un gran post (como siempre ;) ).


    Mil besos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tanto más, lo que somos cada vez es MÁS tontos xD

      :*

      Eliminar
  2. A mi me pasa algo parecido así que te comprendo.

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa algo parecido así que te comprendo.

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasa con lo del Derecho, que no ejerzo ni soy abogada con el dineeeero que podría estar ganando (dicen), fíjate... Y voy y meto a periodista, que en fin, estamos como estamos. Pues vale. Pues oye. Pues ya ves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un dineral. Como te digo siempre, la felicidad, o hacer algo que te disgusta... bleg, secundario.

      Eliminar
  5. Siempre me ha pasado lo mismo. Me he ido conformando con trabajar año tras año, y he tenido suerte, porque siempre he tenido trabajo. Si alguna vez me hubiera quedado en paro un tiempo, no sé lo que habría hecho...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pffff... no me hables de esa posibilidad... XD

      Eliminar
  6. No puedo estar más de acuerdo contigo.
    Creo que la gente tiene un criterio algo erróneo de lo que es ser ambicioso... o es que yo no lo entiendo, vaya...
    Y si ser ambicioso creen que es ser lo MAS, como dicen por ahí arriba, yo no lo soy ni lo quiero ser. Y también lo considero más una virtud que un defecto.
    Pero allá cada cual con sus ambiciones...
    Y si no tienes tu plaza, el caso es tener trabajo (y de lo que siempre has querido y "ambicionado")
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es intentar ser feliz. Y si no te satisface nada... Si siempre quieres más, y más, por el mero hecho de que es más... Pfff...

      ¡besos!

      Eliminar
  7. Para qué aspirar a ser feliz con grandes cosas pudiéndolo ser con pequeñas… y aun esas pequeñas cosas cuestan más de lo que quizá aportan. Me parece una pérdida de tiempo y de energía ambicionar ser más que otros cuando quizá no se puede ni ser más que uno mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has puesto filosófico, Javi :) :*

      Eliminar
    2. Sí, un poco. A veces pienso cosas interesantes y todo, jaja. :*

      Eliminar
  8. Para mi la ambición es la aspiración a ser mejor: mejor persona, mejor profesional, mejor padre... Tú ambicionas ser una gran profe que ayude a sus alumnos. ¿Y qué mejor ambición que esa? ;)

    Las cosas, por lo general, no son buenas o malas, nosotros las hacemos malas o buenas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es autosuperacion, Geralt y es otra cosa distinta. Ser lo mejor que uno pueda llegar a ser no tiene nada de malo en principio. Pero yo a eso jamas lo llamaria ambicion.

      Seguramente me equivoque ;)

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Mmmm... tu respuesta me ha hecho dudar de la mía XD
      Así que he ido al diccionario, a ver qué decía:

      1. f. Deseo ardiente de conseguir algo, especialmente poder, riquezas, dignidades o fama.
      2. f. Cosa que se desea con vehemencia.

      Por la primera te doy la razón, por la segunda me podría salvar por los pelos... ;)

      Pero bueno, que ya nos entendemos XD

      Eliminar
    3. Bueno, yo sé a qué me refería, y creo que me habéis entendido :D jaja

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Lo siento mucho, desaparecí de blogger. No sé qué me sucede. Apenas tengo ganas de nada. Me encuentro cansada y sin fuerzas. ¿Será el calor? ¿Qué será? Debes escribir sobre esto ya que siempre acabas leyendo mi alma/corazón/mente.

    Me encanta leerte. Pues casi siempre me encuentro identificada contigo. ¿Tanto nos parecemos? Oh. Por mi parte, no sé qué más decir ya que lo has dicho todo. :)

    Esta entrada entraría en mi lista invisible: «Entradas favoritas». Un besito :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el verano anticipado este, horroroso :( Yo también tengo el cerebro frito, darling.

      Gracias por tus palabras, Diana, eres muy dulce :)

      Eliminar
  11. Yo tampoco soy ambiciosa, perfectamente podría firmar este post porque pienso y siento igual que tú. La ambición creo que está intimamente ligada al dinero, poder y reconocimiento social, fama...notoriedad pública, y yo desde luego no ambiciono nada de eso, aunque debo reconocer que cuando veo que otros lo logran suelo sentir cierta envidia. Pero mi ambición, profesional por ejemplo, es la trabajar en algo que me guste, ilusione y me estimule intelectualmente.
    De todos modos debo reconocer que ser ambicioso no me parece nada negativo, siempre y cuando tu ambición no implique machacar a nadie para conseguir tus objetivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira si sería buena profe de lengua que he clavado la definición de ambición...jajajaja...(no había leído los comentarios, Geralt, antes de escribir el mío).
      Besos.

      Eliminar
    2. UNA PLAZA PARA ESTA MUJER, YA MISMO. jajajaja

      A ver, si la ambición no es mala. Creo que es mala la ambición desmedida, porque la gente acaba haciendo cualquier cosa por seguir subiendo sin saber dónde quieren ir.

      ¡Besotes!

      Eliminar
  12. Yo también creo que la falta de ambición es una virtud :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era eso realmente lo que quería decir xD

      Eliminar
  13. Te comprendo porque yo soy profesora de infantil y quiero quedarme siempre (de momento siempre, jejjej) en la etapa de 0-3, cuando existe la creencia, para mí errónea, de que son mejores las etapas superiores. Ambición en cuanto a ganas de seguir aprendiendo sí, mucha, ambición por escalar a nivel profesional (sueldo, estatus, reconocimiento) ninguna; tal vez porque ese "ascenso" no se adapta a mis valores. Tampoco me gusta el estrés que desde fuera veo que genera la ambición, será que no soy nada competitiva.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿son mejores las etapas superiores? Y a mí todo el mundo diciéndome que lo mejor es la escuela. Lo mejor es lo que te hace feliz, Sara. Así que, ánimo.

      ¡Besos!

      Eliminar
  14. Bettie, yo creo que sí que lo eres... pero puedes ser ambiciosa en lo profesional, en lo personal, o en diferentes facetas de tu vida.
    Yo creo que no se puede "triunfar" absolutamente en todo... Para llegar al 10 en una faceta de tu vida debes dejar otras en un aprobado raso...
    La diferencia es que hay gente que sólo se fija en lo profesional... yo llevo en un trabajo a media jornada 5 años... y podría estar mejor en otro sitio, pero lejos de mi familia y mi gente... porque a mi no me rente eso significa que no soy ambiciosa?? Quizás mi ambición es ser feliz con la gente que quiero... Cada uno mira la vida de una forma.
    Pero yo que te leo con asiduidad te digo que me pareces ambiciosa, de una forma para mi gusto más sana que aquellos que llegan, supuestamente, a lo más alto.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ambiciones y ambiciones. Quizá lo que no comparto son las prioridades. Puede ser.

      ¡Besotes, Ali! :D

      Eliminar
  15. Me he planteado esto mismo muchas veces, también he oído de boca de familiares que soy "conformista" y no ambiciosa porque no ansío los caminos que ellos y los demás han creído que me venía bien.

    Pero yo me considero ambiciosa, solo que mis prioridades, como has dicho más arriba, son diferentes.

    Tú eres ambiciosa. Tienes un blog donde posteas todos los días, creando una comunidad, haciendo disfrutar y reflexionar a cientos de personas. Eres profesora, uno de los oficios más bellos del mundo, estás impactando en el presente y futuro de personas que van a cambiar la sociedad. Ayudas a generar conocimiento, a debatir, sirves de ejemplo. Además de escribir en este blog, haces podcasts y llevas una cuenta de Twitter, y estás cultivando una carrera como escritora a la vez que bloggera y profe.
    ¿Eso no es ambición? ¡Yo creo que sí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras Adler, me has hecho verme de otra manera, te lo prometo O_O

      ¡Mil besos!

      Eliminar
  16. Los sueños también pueden ser sencillos. Hay más probabilidades de cumplirlos que los deseos de ser millonario y tener un gran poderío social. Creo que es más feliz el que tiene muchos sueños sencillos que el que tiene uno e increíblemente ambicioso. Pero bueno, hay personas que son capaces de cumplir todo lo que se propongan. No hay reglas para soñar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no las hay. Por eso tampoco deberían imponernos sueños grandiosos :P

      ¡Besotes, guapa!

      Eliminar
  17. Creo que sí que somos ambiciosas pero en un nivel diferente. Es lógico querer conseguir ciertas cosas ♥ El problema es que no todos tenemos las mismas ideas.
    Ando un poco desconectada y no sé cómo está el asunto de las oposiciones pero :***

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...