Ansiolítico.





Tu tacto delimita mi nebulosa figura
dispersa sin remedio
en este mundo hostil.

Tu tacto me sitúa y me orienta
cuando giro en espiral
buscando el rumbo perdido.

Son tus manos demiúrgicas las que ordenan la materia
tendente al caos, informe,
incapaz de ser entre alientos.

Son tus manos de galeno, con precisión milimétrica,
las que extirpan los tumores
que envenenan mis entrañas.

¿Qué haré de mí si me faltan
tus manos espantando los fantasmas?








He caído en que últimamente casi todo lo que escribo -que es mucho menos que antes- tiene que ver, de una manera u otra, con la ansiedad o la depresión. Esta "nueva" circunstancia me hace sentir terriblemente indefensa, frágil, incapaz. A ratos, al menos. 

En fin, ahí queda mi primer poema del 2019.

Comentarios

  1. Mucho ánimo :* :* Y aunque te sientes terriblemente indefensa, frágil e incapaz, que sepas que eres muy fuerte. Yo lo he visto y lo sigo viendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues gracias a ti he aprendido hoy una palabra nueva: "demiúrgico". No la había oído en mi vida.
    Así que, mira... algo bueno para hoy. Gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente me la haya inventado xD Viene del Demiurgo platónico, la entidad inteligente que ordenó la materia para conformar el mundo a partir del caos :)

      ¡Muaks!

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Economía vital.