2018: El Tarro de Buenos Momentos.

Como ya viene siendo costumbre en los últimos años, toca abrir el Tarro de Buenos Momentos™ y compartir la lista de cosas buenas que he ido anotando. Me han pasado más, seguro, pero este año ha sido difícil anímicamente y bueno, haber llenado el tarro ya indica que no me he dejado llevar por el fatalismo y la pena, así que solo por eso ya estoy orgullosa.

Amo allá.

  1. Mis primeras elecciones como andaluza. 
  2. Asistir a mi primera ópera: La Flauta Mágica.
  3. Ir al Ballet: Carmen.
  4. Ir a varios eventos de Cosmopoética, entre ellos la apertura, con Zahara.
  5. Pasar una noche con amigos que me sitúan, casi desde siempre, en su vida. Pertenecer a un grupo.
  6. Conocer a Míriam y pasar una tarde genial en el pub de mi adolescencia (uno de ellos).
  7. Kyol me regaló una orquídea muy bonita. Conseguí suicidarla, pero bueno, el regalo fue muy bonito.
  8. Ir al espectáculo de agua y luces del Alcázar de los Reyes Cristianos.
  9. Ir a la Cena de Fin de Curso con mis compañeros, yendo al día siguiente a trabajar tras haber dormido 2 horas. 
  10. Pisar y dar patadas a montones de hojas secas.
  11. Emocionarme con un poema. 
  12. Visita a Medina Azahara de noche.
  13. Visitar el Alcázar de los Reyes Cristianos enterito.
  14. Descubrir muchos poemarios geniales.
  15. Saltar en los charcos.
  16. Reunirme con antiguos alumnos de mi primer año en Córdoba para tomar unas cervezas.
  17. Que pongan dos versos míos en un paso de peatones en Madrid.
  18. Escuchar a gente cantando por las calles de Córdoba, en tono aflamencao, como quien no quiere la cosa, "Hoy tengo ganas de ti".
  19. El maravilloso paseo por Córdoba después de un mes de correcciones, evaluaciones y lluvia.
  20. Acabar marzo con una sonrisa. Arreglarme y salir a pasarlo bien.
  21. Mi primer regalo de cumpleaños: un bote con dosis de poesía de una compañera de trabajo.
  22. Encontrarme a alumnos y que nos haga ilusión a todos el reencuentro.
  23. Ir al Concierto de Año Nuevo de Córdoba.
  24. Verme con mis preciosos pendientes de filigrana cordobesa (una gran compra, he de decir).
  25. Unas cuantas alumnas me dicen que soy de las profes más queridas porque todo el mundo me saluda al salir del instituto.
  26. Verme preciosa en la boda de una amiga.
  27. Visitar la Alhambra.
  28. Saltar en los charcos con las botas de agua. (Me repito, pero da igual)
  29. Estrenar mi Yantzé (juego).
  30. Que Kyol me abrace y me acaricie y nada más importe.
  31. Recitar en La Tertulia (Granada).
  32. Volver a ver a mi amiga Anna después de años y hablar como si nada. Perder la noción del tiempo.
  33. Comer piononos por primera vez. Tapear en Los Tintos y probar el mosto (tinto) en mi primera visita a Granada.
  34. Las felicitaciones de cumpleaños de la gente de Interné.
  35. La pareja que bailaba lindi-hop en un tejado/terraza en Granada. 
  36. Celebrar mi cumpleaños con amigos, tarta y todo, después de muuuuuuuuuuuuuuuchos años sin hacerlo. Bueno, realmente creo que con amigos no lo había hecho nunca.
  37. Ir a mirar gafas con Kyol.
  38. Escuchar música y escribir en el blog mientras tomo un té de lima y el olor lo invade todo.
  39. Visitar la Mezquita de Córdoba el día de mi cumpleaños.
  40. Pisar Granada por primera vez, la ciudad de Lorca y García Montero.
  41. Escuchar a Luis García Montero en vivo y en directo. Que me firme su libro.
  42. Ir al Pregón del Carnaval de Córdoba.
  43. Ir a ver Las Sinsombrero en la Filmoteca.
  44. La visita de Letraherido a Córdoba.
  45. Dormirme abrazada a Kyol.
  46. Tengo una pluma nueva muy chuli.
  47. Kyol me ha regalado una lámpara de nube que cambia de color y es muuuuy bonita. Y la ha hecho él con sus manos mancas. 
  48. Autorregalarme libros de poesía. 
  49. Charlar con Meryone hasta altas horas de la noche por primera vez. 
  50. La Nochevieja de risas.
  51. Que Kyol cocine para mí. 
  52. Ganar a Kyol al Love Letter.
  53. Ver Roma, de Cuarón.
  54. Mi regalo de San Valentín: A puerta cerrada, de Luis García Montero.
  55. Callejear por Granada.
  56. Ir a ver El Gran Showman. Ir al cine, en general.
  57. Planificar el viaje a Granada.
  58. Recibir más regalos de Reyes de los que esperaba.
  59. Hacer una tortillaca de patatas genial y maravillosa.
  60. Llorar a Lorca en la Huerta de San Vicente.
  61. ¡Regalos de cumpleeee! ¡Bieeeeeeeen!
  62. Aghalberto me regala un libro de poemas de Gelman. Aghalberto en sí mismo es un regalo. 
  63. Ir a trabajar triste y volver menos triste. Seguir teniendo ganas de trabajar.
  64. Aparcar a la primera. 
  65. Llorar a moco tendido cuando apetece.
  66. Jugar con gatetes.


Bueno, mis años nunca salen tan mal como pintan, a la vista del Tarro de Buenos Momentos™. Voy a ver si empiezo el de este año. 

Y vosotros, ¿qué cosas destacáis de vuestro 2018?

Comentarios

  1. A mí me toca destacar también tu punto número 44 :D La gente que te conoce por internet y cree que eres maravillosa se equivoca. Porque si te conociera en persona se darían cuenta de que se quedan muuuuy cortos.
    En mi caso también destaco mis otros dos viajes. Y haber trabajado un año entero sin pausa (eso se valora cuando recuerdo mi durísima época en el paro). Así que me quedo con mis cosas buenas. Para este 2019 estoy más pesimista, pero bueno :/
    A ver qué tal tu tarro de buenos momentos de este 2019. Seguro que saldrán muchas cosas buenas :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero encontrar el ánimo para llenarlo. Porque cosas buenas, aunque sean pequeñas, ocurren. Pero tener el ánimo para verlas es otra cosa.

      Eliminar
  2. Me encanta formar parte de ese tarro de ideas. Creo que te voy a copiar la idea :D

    Ahora a por un 2019 cargado de buenas intenciones, energía y amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo hago cada año y cada año animo a que la gente lo haga. Se me ha pasado :P jaja.

      Igualmente, Miriam :D

      Eliminar
  3. Me encanta la idea del tarro ¿te la puedo copiar?
    Es genial que hayas tenido tantos momentos fantásticos y que a pesar de los bajones hayas seguido adelante.

    Este 2018 ha sido bastante desastrosos, con problemas de todo tipo, y aunque dicen de una que es fuerte y que puede con todo (y al final soluciono), no me importaria tener un año "tranquilo". Se dice que hay gente que nace con estrella y otros estrellados, en mi familia somos de lo segundo. Para que nos vaya bien (bueno, normal) debemos hacer un esfuerzo increible. Nunca he podido decir, ¡que suerte tengo! (sólo de manera irónica). Aunque intento apreciar todos los pequeñas cosas de la vida, eso siempre.

    ¡Feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento muy identificada con lo de estar "estrellada", Aivic, jaja. Por supuesto que puedes tomar la idea. Yo creo que hasta en los momentos estrellados hay que encontrar motivos para tirar p'alante. Y el tarro me ayuda. De vez en cuando, en los momentos más oscuros, lo abro y leo algo. Y bueno, algo ayuda.

      ¡Un abrazo y gracias!

      Eliminar
  4. ¡Cuántos buenos momentos, Bettie!
    Ay... yo el año pasado no hice lo del tarro de los buenos momentos. Después de leerte, me apetece volver a hacerlo pero es que soy un desastre... en los buenos momentos me olvido de todo, no saco fotos, no anoto nada... sólo vivo. Y luego ya es tarde para anotar.
    Pero este va a ser el propósito de este año: llenar un tarro de buenos momentos. El tarro ya lo tengo, sólo me falta lo bueno...;)
    Ya te contaré.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que no dejo de pensar que ha sido un año malillo...

      A mí me pasa lo mismo, que se me olvida apuntar muchas cosas, pero me intento ir acordando porque es un buen ejercicio para mi salud mental jajaja :P

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Economía vital.