domingo, 14 de febrero de 2016

Hablemos de amor.

Love is in the air. Es que hoy es San Valentín y nos ponemos todos, o muy, muy, muy empalagosos, o muy, muy, muy haters. Así que el amor (o el uso comercial que de él se hace) está en boca de todos, para bien o para mal. 

Hace un ratito he visto en Twitter este hilo, en el que se habla del amor romántico y me ha parecido muy interesante.


Es cierto que no dejo de ver últimamente críticas al amor romántico como una manera de quererse anti-feminista. Yo puedo entender los argumentos, pero no creo que sea un tema del amor romántico, sino de cómo se entiende o se deja de entender ese amor. Si utilizo el amor romántico como excusa para anularte, humillarte, coaccionarte,... Pues mal. Pero no creo que estar enamorado/a de otra persona de una manera apasionada y entregada, y ser correspondido, sea en sí mismo negativo o patriarcal. Creo que el amor romántico puede vivirse desde la simetría. Creo, vamos, que a lo mejor me equivoco. Pero es que parece que el modelo de relación correcto se acerca más a ser colegas y compañeros de piso que a otra cosa. Y no sé, a lo mejor para otras personas funciona (no lo dudo, y me parece fenomenal) pero yo... Pues no lo veo.  Y, desde luego, que me parece bien que cada persona viva el amor como mejor le vaya, pero de ahí a denostar totalmente una determinada manera de quererse... ¿Y vosotros? ¿Qué opináis?

Hablando de otras cosas relacionadas con el amor, hace poco leí este post en el blog Romántica, no rosa, de Bona Caballero. Se trata de un blog dedicado exclusivamente a la novela romántica y que la autora lleva de una manera exquisita. Os lo recomiendo muchísimo. Ese blog, en sí mismo, es un contraejemplo para todos los clichés y prejuicios que hay acerca de las lectoras de romántica. Pues el post trata, en concreto, de eso: de cómo ven, desde fuera, a la lectora de romántica. Es cierto que la llamada "literatura de género" es bastante denostada, pero dentro de la literatura de género, la novela romántica es la hermana fea. Y la verdad, no entiendo por qué. La propia Bona Caballero me comentó en una entrada que una razón puede ser porque se entiende que es literatura principalmente femenina. ¿Podría ser eso? Podría ser.

Y por último, para cerrar, un cuadro que no conocía y que me he encontrado por ahí esta mañana. Está en la National Gallery of Ireland, y representa a Hellelil y Hildebrand, despidiéndose por última vez en las escaleras de una torre. Al parecer, el padre de Hellelil consideraba que Hildebrand, que era el guardaespaldas de su hija, no era un pretendiente adecuado para ella y, para acabar con su amor, mandó a sus hijos que lo matasen.

The meeting in the turret stairs, por F. W. Burton

Encontrar esta obra ha sido como un golpe. No solo por lo maravillosa e intensa que me parece (la cara de ese soldado, sujetando y besando el brazo de su enamorada por última vez, por favor), sino porque ha sido una señal para que escriba algo que no sabía si iba a escribir. Y este cuadro me ha dado una escena, así, porque sí. Tengo que escribir esa historia, y que sea lo que tenga que ser. Eso sí, lo que no sé es cuándo. Cuando tenga vida, supongo.

Bueno, ya me despido, no sin antes daros un consejo: ¡Quereos todos los días!

¡Besos!

26 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, así como también estuve de acuerdo en el blog de Bona Caballero.
    Sobre el amor romántico, creo que es el problema de tantos debates... QUÉ entendemos por amor romántico. Yo también tengo la sensación de que a veces se desdeñan historias de amor sólo por ser historias de amor, más o menos convencionales, pero que no implican ningún tipo de abuso ni anulamiento.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Con lo bonito que es el amor... ¿Por qué se empeña todo el mundo en modelarlo?

    Yo no es que sea la persona más romántica del mundo, ni me gusta la novela rosa, pero ¿por qué no va a gustar a alguien?

    Estoy un poco cansada de que los que luchan por la "tolerancia" sean los menos tolerantes. Mi manera de amar no tiene por qué ser como la tuya, pero tampoco menos que la tuya.

    A mí lo que no me gusta de San Valentín es todo lo comercial que lo rodea... Pero oye, quererse ¿acaso no es lo que todos queremos? ¿Querer y que nos quieran? Pues eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo. ¿Por qué se empeñan? >_<

      Está excesivamente mercantilizado, eso es verdad. >_<

      Eliminar
  4. ¿Qué problema hay con el amor romántico? Cada uno tiene su forma de amar, y lo que hagan los demás no es de mi importancia. San Valentín no me gusta porque internet explota de empalagosos y desesperados como si no hubiera otra cosa en el mundo. No he leído hoy ningún poema en Instagram que no trate sobre el amor. Pero bueno, qué le vamos a hacer... Pero tampoco voy a montar la del año por eso. Me aguanto.

    La novela romántica tiene muchos prejuicios, por desgracia. Otras historias tienen mucho cliché, pero si están bien desarrolladas y tratadas pueden haber exquisiteces. No soy una amante del género: muchas veces me tira hacia atrás y otras lo devoro como si no hubiera un mañana.

    Hablando de la obra, ¡es preciosa! Sus rostros dicen mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el día de San Valentín es un poco too much xD En ambos extremos.

      La verdad es que sí. El rostro de él... Y el gesto de ella... Ains.

      Eliminar
  5. Pues pienso como Papish... lo que no me gusta de San Valentín es que se ha vuelto algo comercial, simple y llanamente. De hecho, desde hace unos años, es una fecha que cada vez me gusta menos.

    Pero el amor... ay, el AMOR... es maravilloso... en todas sus vertientes... amar a un hombre, o a una mujer, a tus hijos, a tus padres, a tus amigos... todo el amor en general

    Y una dosis de romanticismo en el amor de pareja nunca viene mal...;)

    ResponderEliminar
  6. El amor romántico, de princesas rescatadas y héroes, ayuda a reforzar papeles que se alejan con mucho de la igualdad que debe imperar en todas las relaciones y más que en todas en las de pareja.
    Eso no es criticar el amor, el romanticismo, la pasión, es tratar de explicar que ese hombre posesivo y celoso, no es un buen candidato.
    Mezclar una cosa con otra, sin más detalle, no funciona.
    Me paso al blog que recomiendas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que nadie dice que el amor romántico sean princesas rescatadas. ¿Por qué tenemos esa concepción?

      De todas maneras, las críticas que yo he leído en estos últimos días al amor romántico no se referían a los cuentos de hadas, sino a las relaciones románticas reales.

      Creo que se está mezclando todo demasiado...

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  7. Pues lo que iba a decir lo acaba de escribir Pilar. Por amor romántico en ese contexto se entiende perpetuar el mito de la mujer desvalida que necesita un hombre que la salve, de lo que sea. No es criticar el romanticismo sino la imagen de quien bien te quiere te hará llorar y tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Pilar, no es eso lo que yo he leído. Yo comparto eso: el amor no tiene que doler, no te quiere más por estar celoso o por vigilarte, etc. Pero creo que a veces las críticas van mucho más allá, y son esas las que no entiendo.

      ¡Un beso!

      Eliminar
    2. Puede que todo se mezcle pero lo cierto es que se utiliza ese término porque es el amor que entiende mucha gente por romántico (aunque no lo sea). Los adolescentes, por ejemplo, influidos por programas de televisión y canciones de reguetón...

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Y sí, yo también creo que a la gente se le va la pinza y ya consideran que invitar a un café es un modo de opresión patriarcal si tener en cuenta que todo depende del contexto y las formas. Hay quien lleva el feminismo demasiado al extremo. In my opinion.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Yo pienso lo mismo, pero sobre los celos. Me explico. Hay personas que no podemos evitar ser celosas, pero que lo admitimos y trabajamos para que eso no sea un problema. Pienso que sentir celos alguna vez es normal, lo que no es normal es que controles a la otra persona, no la dejes salir, le impidas hacer lo que le gusta, le impongas todo lo que tú quieras, etc. con la excusa de los celos. Hay que saber manejar las emociones y si sabes que tus celos implican (o pueden implicar) ese tipo de conductas (y sabemos que, en general, los celos implican ese tipo de conductas), trabajarlas. Precisamente porque entonces estás en una relación de poder y no en una relación simétrica. Hay que conocerse a uno mismo y admitir lo que uno siente, la mayoría de la gente tiende a ocultar esas emociones, cuando para mí lo inteligente es hablar con plena sinceridad a tu pareja: "oye, es que estoy celoso por esto, ayúdame". Por supuesto, esto conlleva que tu pareja te escuche y no que te mire mal o te diga: "ay, pues los celos son muy malos, no tengas celos nunca más, ¿eh?". Claro, hay que ser muy inteligente emocionalmente (o pedir ayuda) tanto para hacer una cosa como la otra. No es fácil, pero para mí sería una solución sana de afrontar el problema de igual a igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos matices. Y creo que lo importante es a veces cómo se actúa. En el caso de los celos, por ejemplo. Si los sientes, los sientes. Lo que importa es cómo reaccionas a ellos.

      ¡Besos!

      Eliminar
  10. Yo es que soy un moñas de manual, y sin amor romántico la mitad de mí se queda huérfana. Con estas generalizaciones que se leen principalmente en San Valentín a veces pienso que iba para ser mujer y a última hora me salió pene. ¿Y si es el hombre quien "necesita" a la mujer? De un modo normal, por así decirlo, ni por ser desvalido. Yo por ejemplo teniendo a una pareja a mi lado soy bastante más feliz… no digo que no sea un problema mío, pero en fin, es así. Espero que me haya quedado un mensaje coherente, porque en estas cosas empiezo a soltar y no sé ni qué digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos necesitamos, todos. Somos seres sociales. Y luego está el talante de cada uno. Hay quien necesita amor en su vida, y quien no, quien es feliz sin pareja o sin relaciones amorosas. Otra cosa es cómo se viva ese amor, que puede ser más o menos sano. Eso es como todo: hay casos y casos.

      ¡Besicos!

      Eliminar
  11. Pienso como tú, cada persona tiene su forma de amar. Igual que no existe un solo feminismo. No entiendo el debate uniendo estas dos cosas, de verdad. Cada una es cada una, y mientras se respete y respete a su pareja, puede vivir su relación como quiera.
    Pero en lo de San Valentín voy a discrepar con los otros comentarios: San Valentín no "se ha vuelto" comercial, nació así. Sí es cierto que hay otras fiestas con un sentido parecido, pero son otra cosa, no San Valentín :P
    Un besitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Es como el día del amor de los Simpsons xD

      Eliminar
  12. Bueno, yo soy más de San Calcetín que San Valentín... Frívola que es (o se hace) una ;-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Y con el frío que está haciendo ahora, mejor calcetines que valentines XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...