sábado, 13 de febrero de 2016

Libro: La flaqueza del bolchevique, de Lorenzo Silva.



Tenía esta obra en pendientes desde hacía AÑÍSIMOS. Se me ocurrió sugerirla para el club de lectura hace un par de meses, ¡y me hicieron caso! Así que he podido leerla, finalmente. Es una obra brevísima. No entiendo por qué he esperado tanto. 

¿De qué va el libro?

Todo empieza cuando un tipo más quemado que la moto de un hippie se empotra contra el coche de Sonsoles, una pija, un lunes cualquiera. Producto de la mala leche y del aburrimiento, al tipo se le ocurre empezar a hacerle putadas a Sonsoles y a su familia (bromas telefónicas, espionaje,...) y, en una de estas putadas, ve a Rosana, la hermana pequeña de Sonsoles, y queda prendado, ¡de una chica de 15 años! 

Hablando del libro...

Empiezo comentando el argumento. Encontramos un planteamiento bastante Lolita de Nabokov. No puedo comparar el estilo, pues no he leído Lolita, pero sí encontramos la idea de un hombre adulto que se queda profundamente fascinado por una adolescente de 15 años. En esta novela, la protagonista, Rosana, tampoco es una niña inocente, ingenua y virginal, sino que cree saber muy bien de qué va la vida y el mundo, y, aunque eso les pasa a todos los adolescentes, en este caso es casi verdad. Y el protagonista (y narrador), sin nombre real (o al menos yo no lo he encontrado xD), no es un loco ni un monstruo. Es un tipo cansado, quemado, aburrido de la vida, desencantado del mundo y con mucha mala leche (lo cual es comprensible cuando entiendes en qué circunstancias está contando su historia), pero no un monstruo. Aunque, a este respecto, he de reconocer que yo en algunos momentos sí que he sentido algo de aversión hacia él, la verdad, pero creo que es porque está narrado de una manera muy franca, sin embellecer. Y a veces es un poco bruto.

Lo que más me ha cautivado de este libro ha sido el estilo. Me atrapó desde el primer momento. Pero claro, cuando un libro empieza así...

Era lunes y como todos los lunes el alma me pesaba ahí mismo, abajo del saquito de los cojones. Una tarde pensé que el alma era una tercera bola que llevaba ahí colgando y que me servía tan poco como las otras dos.

...pues qué queréis que os diga, indiferente no te deja. Pero que nadie se llame a engaño. La flaqueza del bolchevique no es un libro en el que el narrador-protagonista se dedica a decir tacos y poco más. Las muestras de cinismo, mala leche y frustración se mezclan con momentos en los que el protagonista se muestra verdaderamente profundo e intelectual (no en vano, estudió filosofía, aunque le sirviese de poco, según sus propias palabras) y con momentos de un maravilloso lirismo. A veces en un mismo párrafo se combinan varios estilos, varias maneras de narrar y, al contrario de lo que podría pensarse, el resultado es maravillosamente hechizante. Un ejemplo de esto es el momento en el que se explica el por qué del título, que no voy a desvelar, por supuesto, pero que me conmovió bastante. 

Y también hay, como no, romanticismo. No es un romanticismo empalagoso ni épico. Es un romanticismo cotidiano y un poco raro (porque no se nos permite olvidar que él le dobla la edad a ella), pero ahí está y, por momentos, es bastante emotivo. Especialmente hacia el final.

Que esa es otra. El final. Hay a quien le estropea el libro por completo. No ha sido mi caso. Pero no digo más al respecto de esto, porque no quiero hacer spoilers. 

En resumen, una lectura breve, adictiva, rápida, pero al mismo tiempo profunda y reflexiva, que creo que no puede dejar indiferente a nadie :)

Os dejo un trocito.

Si yo fuera general o ministro y poseyera secretos de Estado, podrían sacarme hasta el tuétano sólo con enviarme a una espía que supiera sentarse en el banco de un parque a meditar. Ni siquiera haría falta que fuese guapa, bastaría con que no tuviera ninguna deformidad demasiado visible. Cuando le he contado esto a alguien, se ha precipitado a sospechar que me enamoraba con frecuencia. Nada más descaminado. Hoy día resulta extraordinariamente difícil encontrar mujeres (y hombres) que mediten. Ni en el banco de un parque ni aunque les apunten con una pistola en la cabeza. 

En resumen, este libro...

4.5/5

Ya he empezado con mi siguiente, libro, aunque me ha costado decidirme. ¡Nunca he tenido tanta lectura acumulada! O_o. He empezado La larga marcha, de Stephen King, que lo tenía pendiente, pendientísimo, desde hace algunos meses. Ya os iré contando. Apenas he leído un capítulo y tiene muy buena pinta. 

23 comentarios :

  1. Mi vida empezó aquel día, en la inauguración de un polideportivooo.... XD

    Estoooo, Lorenzo Silva escribe de lujo. A mí también me encantó este libro, final incluido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...a la que fui invitado en calidad de diputado y como miembro del partido...

      Yo aún no lo he leído (ni Lolita) pero Lorenzo Silva me esta tentando tanto. Pero taaaanto.

      Eliminar
    2. Cuando te vi, por la otra acera, con tus recién cumplidos 15 años...jajaja.

      Escribe muy bien. Y qué estilo tan distinto de unos libros a otros, qué capacidad de cambiar de registro.

      Léelo, hijafante. :) Pero no sé si que empieces por este libro... Casi que te diría que no...

      Eliminar
  2. Pues me temo que éste va a colarse y subir unos peldaños en mi lista interminable de libros pendientes...;9
    Me tiene muy buena pinta y si a ti te encanta, seguro que me gusta...
    Buen finde, Bettie

    ResponderEliminar
  3. Pues me temo que éste va a colarse y subir unos peldaños en mi lista interminable de libros pendientes...;9
    Me tiene muy buena pinta y si a ti te encanta, seguro que me gusta...
    Buen finde, Bettie

    ResponderEliminar
  4. Curiosa lectura, la verdad es que Lorenzo Silva me llama la atención, pero aún no me he acercado a ninguna de sus obras. Me apunto esta, especialmente siendo breve (últimamente solo ando con lecturas relativas a las oposiciones, ¡cuando me ponga con los pendientes personales voy a llegar hasta la jubilación!).

    ¡Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno se organiza como puede, pero yo, si no me doy tiempo para cosas no-opositeriles, me vuelvo loca y colapso. :P

      Espero que te guste :D

      Eliminar
  5. No leo reseña, lo tengo pendiente. Lorenzo siempre me engancha y es de esos autores que me ayudan a recuperar mi afición lectora (que se me suele diluir).

    ResponderEliminar
  6. A mi me encantó, Lorenzo Silva es de los autores a quien siempre estoy esperando :)

    ResponderEliminar
  7. No he visto el libro ni tampoco he visto la película, pero sé que hay una escena en la que el protagonista va en coche y escucha Standby de Extremoduro... y curiosamente, eso que comentas, de que en un mismo párrafo se mezclan diferentes estilos, me recuerda a Extremoduro XD Porque tiene esa mezcla de vulgaridad y sordidez cotidiana con lo poético y sensible. Aunque como no he leído el libro, no sé si verás tú esa comparación muy acertada.
    No sólo no he leído este libro, sino ninguno más de este autor. Lo tendré en cuenta.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberías tenerlo en cuenta, sí. Y sí, hay cierto aire a Extremoduro, o a mí me lo parece :D

      Eliminar
  8. Tengo una deuda pendiente con este autor. Voy a empezar por este libro, en breve.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ahora mismo se está representando una versión de esta obra en el Teatro Lara...y ya sabes como me gusta ese teatro :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues habrá que aprovechar, ¿no? jaja ¡Besos!

      Eliminar
  10. Pues nunca mee habría dado por leérmelo, pero con esta descripción, me lo apunto por si se presenta la oportunidad!

    ResponderEliminar
  11. Lo dicho... Me dejó "psá".
    Yo ya tengo cola para leer... Me tiré 4m con Grandes esperanzas, miedo me da el que tengo entre manos (Los hermanos Karamázov). Voy muuuuuuy lenta, llego muy cansada a mi hora de leer...
    Ains.

    Besotes con nieveeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, pues a mí me ha encantado :D

      Jo, yo ahora, como leo tan poco (por lo mismo que tú dices), me da un perezón ponerme con libros gordos... Tengo por ahí Los mosqueteros y El péndulo de Foucault, que compré hace poco, y jo... XD

      ¡Besos sin nieve pero con fresquito! XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...