miércoles, 25 de febrero de 2015

Libro: Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez.


No he encontrado por ahí la portada de mi edición. Mi ejemplar (se intuye aquí) forma parte de una colección de 50 clásicos españoles que sacó El País cuando yo tenía 17 años. Los tengo todos y he leído muy pocos. Tengo que irle poniendo remedio poco a poco. Y en eso estamos. 

¿De qué va el libro?

El libro es una colección de "escenas" costumbristas que Juan Ramón Jiménez describe como si hablase con su burro, Platero. Al menos, la mayoría de ellas. En estas breves escenas retrata Moguer, su pueblo natal.

Hablando del libro...

Hay algo que me ha llamado mucho la atención durante la lectura. Parece ser que este libro solía ser "recetado" como lectura infantil. De hecho, más de una de vosotras me ha comentado que lo leyó de pequeña, bien porque se lo regalaron, bien porque era una tarea del colegio.  Pues no sé,  yo he encontrado en Platero y yo un lenguaje muy rico y bastante complejo, desde luego me ha parecido complejo para que lo lea un niño/a. Aunque supongo que, quizá, los niños ven otras cosas, aunque pierdan matices lingüísticos. No sé. 

El libro está escrito en prosa, pero con estilo poético, y consigue dibujar los trazos de cada escena con tal maestría que casi te parece oler el ambiente del pueblo, el pan, el vino. Es, quizá, lo que más me ha gustado. Yo, que soy muy de pueblo, por mucho que reniegue a veces, he disfrutado mucho al conocer Moguer. Ha sido como si el poeta hubiese metido su pueblo en una cajita de zapatos para que yo, que leía el libro, pudiese verlo desde arriba, con sus luces y sus sutiles sombras.

Sí, eso es quizá lo que más me ha gustado. Eso, y la magia que convierte, por medio de la literatura, lo cotidiano en extraordinario. 

Os dejo un trocito...

Un día vino a mi casa, con Arias, el platero de Sevilla, un viajante de escritorio. ¡Qué embeleso de reglas, de compases, de tintas de colores, de sellos! Los había de todas las formas y tamaños. Yo rompí mi alcancía, y con un duro que me encontré, encargué un sello con mi nombre y pueblo. ¡Qué larga semana aquella! ¡Qué latirme el corazón cuando llegaba el coche del correo! 'Qué sudor triste cuando se alejaban, en la lluvia, los pasos del cartero! Al fin, una noche, me lo trajo. Era un breve aparato complicado, con lápiz, pluma, iniciales para lacre...¡qué sé yo! Y dando a un resorte, aparecía la estampilla, nuevecita, flamante.
¿Quedó algo por sellar en mi casa? ¿Qué no era mío? Si otro me pedía el sello -¡cuidado, que se va a gastar!- ¡qué angustia! Al día siguiente, con qué prisa alegre llevé al colegio todo, libros, blusa, sombrero, botas, manos, con el letrero:

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ
MOGUER.

Lo del "frikismo papelero" no es nuevo, se ve :P

En resumen, este libro...

4/5
A continuación voy a empezar La soledad de los números primos, de Paolo Giordano, largamente pospuesto -y tan largamente. ¡A ver qué tal! Porque he leído reseñas muy dispares ^^.


15 comentarios :

  1. Platero y tú lo dejé a medias cuando era una niña, como bien dices, no me parece un libro para esas edades; pero la verdad es que no me ha dejado ganas de retomarlo como me ha pasado con otros libros.
    La Soledad de los Números Primos de aburrió soberanamente, espero que tú lo disfrutes más que yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, "Platero y yo", yo también he tenido que corregir el título por el dichoso grupo de música XDDD

      Ains, eso espero. Yo no quiero aburrirme. Necesito un libro guachi para leer en el bus -.-

      Eliminar
  2. Pues, mira, yo no lo he leído ni de niña ni de adulta... y no entraba en mis planes tampoco, pero después de leer ese trocito de "frikismo papelero" me ha hecho pensármelo... jajaja. Y, además, me ha entrado la risa, porque me ha recordado un momento que he vivido hoy mismo: era el cumple de mi hermana y le regalé un precioso sello personalizado, un ex libris, con un gato dibujado, acostado sobre unos libros; fue un éxito y ahora media familia me ha pedido uno de regalo para su cumple (y me incluyo a mí misma, porque no tengo... jajaja).

    La soledad de los números primos lo tenía en mi lista. Pero ahora estoy leyendo el de La analfabeta que era un genio de los números, y es bastante entretenido (al menos me ha sacado alguna sonrisa...). Ya contarás qué tal el libro, pero no lo leas tan rápido, que me estresas!!! jeje

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ¿te estreso? Mujer... Jajajaja Pues no leas las entradas cuando las publico, date tiempo para respirar XDD

      Ohh... un sello con un gatico sobre libros... <3 Qué cuqui. Me encanta ^^

      ¡Besotes!

      Eliminar
  3. Yo también leí la edición de El País. Mi hermana tiene la estantería repleta de esos libros y me encanta echarles un ojo cuando tengo hambre de lectura clásica española. Por mí me los llevaría a mi habitación. xD

    La primera frase de Platero y yo se lleva la medalla de plata en cuanto a frases más clásicas de la literatura castellana. Obviamente, el oro es para el Quijote.

    Quiero abrazar a Platero. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Platero, que parece todo de algodón, que no tuviera huesos, ¿verdad? :) ¡Achuchable total! :D

      Estoy de acuerdo con tu clasificación de frases míticas, sí.

      Yo tengo toooooda la colección de El país <3 Me encanta mirarlos, todos tan junticos, ordenados ^^

      Eliminar
  4. Lo que dices de la caja de zapatos me ha encantao! XD

    Eres MARAVILLOSA!

    Te quiero, Amor mío!



    PD: Que ganicas de que llegue mañana! n____n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ocurrió mientras leía y lo apunté en mi SÚPER LIBRETA. Si no, se me habría olvidado xD

      Eliminar
  5. Le tengo ganas a Platero... Pero tengo cola :-(

    La soledad de los números primos, ni fu ni fa... el título es mejor que lo que viene después. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y van dos comentarios similares. Joooo. Bueno, me sirve para el reto 2015 como libro escrito por alguien menor de 30 años... Algo es algo xD

      Le llegará el turno, Carlota. ¡Besitos! :D

      Eliminar
  6. Ves Platero es un libro que me da pereza, pero que lo considero mio. Los Reyes me lo regalaron cuando tenia....7,8,9 años...no recuerdo haberlo leído entero entonces,pero el comienzo muchas veces y el libro era muy bonito y lo cogía a menudo, a modo de fetiche. Tu reseña me anima a leerlo, no lo pintas como yo lo imagino.
    La soledad de los números primos ya nos dirás, yo como Carlota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso hay que concedérselo, hay algunas ediciones preciosísimas de este libro.

      Pues a mí La soledad de los números primos me está gustando bastante -y yo que me alegro xD

      Besotes!

      Eliminar
  7. Yo me lo leí hace años y apenas recuerdo nada (aunque eso sí, recuerdo más cosas entorno a Platero que lo que tú comentas del pueblo... ¿será que a mí lo que más me llamó la atención fue el burrito?). Me lo leí rápido, y en una edición no crítica. Desde hace un tiempo tengo pendiente una relectura y en edición anotada.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, claro, lo de Platero llama la atención, pero mira, no sé, yo me he quedado con lo otro, con el lado costumbrista :P

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...