domingo, 15 de febrero de 2015

Libro: La rebelión de las masas, de José Ortega y Gasset.

¡Hola humanos! Aquí estamos de nuevo con una reseña, que parece que aparezco por aquí nada más que para hacer reseñas esta semana. Porque la entrada de ayer la programé durante tres días. A trocito por día. Madre del amor hermoso. Así que he esperado a hoy -tampoco he tenido tiempo antes- para traeros las impresiones de lectura de este librito. Allá vamos.

¿De qué va el libro?

En esta obra Ortega y Gasset analiza el fenómeno que él llama "rebelión de las masas": la masa, el hombre mediocre, ha cambiado de actitud, se ha rebelado ante los hombres excepcionales, y reclama la mediocridad no solo como derecho, sino como valor. Así, la muchedumbre ha ido ocupando el espacio público, tornándose agente de la actividad política e histórica con mucho más protagonismo, convirtiendo la sociedad en sociedad-masa. Podemos constatar esta rebelión de las masas en el auge, en toda Europa, del bolchevismo y el fascismo. A lo largo de las 200 y algo páginas de la obra, Ortega examina las causas y consecuencias que este fenómeno puede tener con una agudeza que puede confundirse casi con clarividencia.

Hablando del libro...

Decir que Ortega era un pensador brillante casi sobra, sobre todo si lo digo yo. Sí diré que se le hace poca justicia a este genio de la filosofía española, en mi opinión, pero bueno. Y diré también que es un pensador que no solo no me da pereza leer, sino que me apetece leer de tanto en tanto. Y eso tiene su mérito, porque lo que me cuesta a mí ponerme con libros de no ficción no está escrito. Será, claro, porque todo lo que he leído de él me ha dejado un relativo buen sabor de boca. Relativo porque, aunque disfruto mucho leyéndolo, a veces me quedo... Pues eso, inquieta. 

Me pasó cuando leí España invertebrada, y me ha vuelto a pasar con La rebelión de las masas. Es como si Ortega hubiese podido ver el futuro. Es alucinante cómo las ve venir. Me ha sorprendido mucho un pasaje en el que dice que la unión política de Europa ocurrirá bien porque un chino asome la coleta por los Urales, bien por un magma musulmán. Y veremos si acierta, porque la medio unión económica, ahí está, pero si hay unión política, miedo me da pensar en lo que salga. Desde luego tiene sus fallos. En el momento en el que escribe el libro (empieza a publicarse en 1929) Ortega dice que lo bueno del momento es que la violencia ha alcanzado su punto álgido y que desde ahí solo podía ir disminuyendo. Bueno, parece ser que ahí no estuvo muy fino. Pero claro, lo que pasó después en Europa, especialmente después de la I Guerra Mundial, era difícil de imaginar, supongo.

Ortega hace también una defensa de la democracia liberal que me ha llamado la atención por chocar con el tipo de democracia que hoy se pide, o al menos eso me ha parecido. Se queja de que antes la masa era dócil a las minorías selectas, reconocía sus limitaciones y se dejaba dirigir por esas personas excepcionales. Ahora, en el momento que escribe, la minoría quiere imponer sus intereses y tópicos y desprecia al intelectual y al capaz. Ahora todos queremos decir la nuestra, queremos hacer valer nuestros intereses y concepciones acerca de la sociedad, la cultura, la política, la gestión de la sanidad, de la educación,... Incluso aunque no tengamos ni idea.  Y no sé, la verdad. Mi opinión en este punto es bastante confusa, todavía ando trabajando en ella. Lo que sí tengo claro es que hoy en día no sé yo, no se me ocurre ningún miembro de esa minoría selecta que esté en disposición de dirigir a la masa y el cotarro. Los nombres de políticos y líderes de opinión que se me ocurren tienen de minoría selecta... mas bien poco. Tirando a nada. De esto también habla Ortega, de los representantes políticos de la masa, que no tienen programa porque no miran al futuro, sino al presente. ¿Os suena? 

La cuestión es que, para Ortega, la sociedad debe ser una aristocracia. Debe tener minorías selectas, hombres extraordinarios. Si no, se des-socializa, se convierte en masa. Y no sé, me da la sensación de que en nuestra sociedad las únicas minorías selectas que hay son las económicas, y eso no las exime de ser masa, indolentes a todo lo que no sea su propio bienestar. Y en cuanto a las personas extraordinarias, están demasiado diseminadas como para conformar siquiera una minoría. Yo qué sé.

Trata más temas. También habla de la filosofía, claro. Dice algo así como que Europa se salvará cuando vuelva a imperar en ella una verdadera filosofía. Y también habla de la hiperespecialización de los hombres de ciencia. Y del Estado nacional.  Me parecen unas reflexiones muy interesantes, pero tampoco voy a ponerme a transcribir el libro xD

Desde luego, he tenido mis desavenencias con el autor. Como ya he dicho, Ortega es un pensador brillante, pero escapar de la propia época es una hazaña hercúlea y no sé si es posible. De nuevo, cuando habla de las mujeres, creo que Ortega pincha. Y en una mención que hace a los "afeminados". Cosas de la época, supongo.

En definitiva, que merece la pena leerlo si os interesan estos temas. :) Además no sé a los demás, pero a mí el estilo de Ortega me parece una gozada.

Os dejo un trocito...

Creo que este es el libro más marcado de la historia de mis lecturas. Tiene marcas por todas partes XD Elegiré al azar.

Todo el mundo sabe que, no cediendo la inspiración científica, si se triplicasen o decuplicasen los laboratorios, se multiplicarían automáticamente riqueza, comodidades, salud, bienestar. ¿Puede imaginarse propaganda más formidable y contundente en favor de un principio vital? ¿Cómo, no obstante, no hay sombra de que las masas se pidan a sí mismas un sacrificio de dinero y de atención para dotar mejor a la ciencia? Lejos de eso, la posguerra ha convertido al hombre de ciencia en el nuevo paria social. Y conste que me refiero a físicos, químicos, biólogos -no a los filósofos-. La filosofía no necesita ni protección, ni atención, ni simpatía de la masa. Cuida su aspecto de perfecta inutilidad, y con ello se liberta de toda supeditación al hombre medio. Se sabe a sí misma, por esencia, problemática, y abraza alegre su libre destino de Pájaro del Buen Dios, sin pedir a nadie que cuente con ella, ni recomendarse, ni defenderse. Si a alguien, buenamente le aprovecha para algo, se regocija por simple simpatía humana; pero no vive de ese provecho ajeno, ni lo premedita, ni lo espera. ¿Cómo va a pretender que nadie la tome en serio, si ella comienza por dudar de su propia existencia, si no vive más que en la medida en que se combata a sí misma, en que se desviva a sí misma. Dejemos, pues, a un lado la filosofía, que es aventura de otro rango.

En resumen, este libro...

5/5
Ahora mismo estoy leyendo Cyrano de Bergerac, de EdmondRostand, regalo de Jack, que me está trayendo una cantidad de buenos recuerdos... Y me tiene más ñoña... Ains.

18 comentarios :

  1. Lo del liderazgo de los hombres extraordinarios me ha recordado a otras ligas que... XP Pra-lará-larala! XD

    Es un poco lo de la clasificación de los hombres de Platon y su gobierno de la ciudad ideal, no?

    Bueno :) que me alegro de que estés disfrutando de Cyrano :) Parafraseándolo (manipulativamente XP): Y al finalizar...

    ...os quiero <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué frikilondrio of the world eres, macho xDDDD Me encantas xD

      Pueeeeeeeeeeesssss hombre, un algo de aire tiene, sí, lo que pasa es que lo de Platón no era una democracia. Y Ortega y Gasset sí que defiende la democracia liberal. ^^

      <3 Gracias por el libro, amor.

      Eliminar
  2. Definitivamente ha habido personas en el mundo con la capacidad casi de predecir el futuro... Yo creo que hay personas excepcionales ahora, pero como éstas raras veces coinciden con las "poderosas" con dinero, lo que pueden hacer está muy limitado. Quiero decir, si coincidiera posiblemente tendríamos un mundo mejor, aunque es difícil un equlibrio de una clase excepcional dirigiendo sin caer en el despotismo. No sé, lo mismo estoy desvariando xD
    Me ha gustado mucho esta reseña porque la verdad no conocía esta obra.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que creo yo. Que las personas excepcionales, las que sobresalen de la masa, rara vez coinciden con las que tienen posibilidades de llegar alto. Porque el dinero pesa, y mucho. Y desde luego, aisladamente, esas personas excepcionales pueden hacer poco... Creo yo. O eso, o que estoy pesimista XD

      Pues es una obra muy interesante. Todas las que he leído de Ortega lo son, dicho sea de paso :P

      Eliminar
  3. Qué envidia me da que puedas leer tanto >_<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo disfruto mientras dure. Durante la carrera, por ejemplo, solo leía en verano. Durante el curso me era imposible encontrar tiempo y ganas. Si dejaba un libro de la bibliografía apartado para leer por placer, me sentía culpable. Soy lo peor -.- xD

      Llegará el momento, Aria :*

      Eliminar
    2. Me ha hecho mucha gracia lo de "un libro de la bibliografía apartado para leer por placer" porque ahora mismo reposa sobre mi escritorio un libro sacado de la biblioteca de la escuela de "Introducción a la robótica" xDDD (sí, soy un poco friki también).

      Eliminar
    3. xDDDDDD

      Tú me entiendes <3 xD Aunque yo no leía libros de Introducción a la robótica xD

      Eliminar
  4. No dudo que Ortega sea interesante, pero si ahora tuviera que empezar con algo de filosofía sería algo más universal, más básico de la historia de la filosofía... en realidad, con lo que debería empezar es con un manual esquemático y básico de historia de la filosofía. Le dejé a alguien mi libro de segundo de bachiller y ya nunca volvió T___T
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las bases filosóficas nunca están de más. Unas ideas generales y eso. Pero en mi opinión, a la hora de empezar a leer filosofía por placer, hay que buscar los propios intereses y eso. Eso no quita que a lo mejor haya clásicos que traten nuestros intereses.

      ¡Un abrazo! :D

      Eliminar
  5. Pues a mí creo que me da un poco de pereza ahora mismo leer algo de filosofía, así que este libro no lo añado a la lista... (y menos mal, porque mi lista aumenta a pasos agigantados y mi tiempo no aumenta nada, nada...)
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. La verdad es que en mi caso, estas lecturas no son para todos los días. Yo cuando me pongo a leer por placer, pues suelo tirar a la ficción. Pero es que leer a Ortega me gusta mucho :)

      Me alegro de darte una tregua con lo de los libros pendientes :)

      Eliminar
  6. Yo tampoco estoy para nada de acuerdo con lo que sugiere Ortega y Gasset. Por lo que cuentas, digamos que quiere una especie de despotismo ilustrado pero por parte de los políticos. Qué la masa -o sea, el pueblo-, se calle, que no sabe na, básicamente -es lo que he entendido-. Pues vaya.
    A mí es que también me cuesta coger un libro de no ficción, pero luego al final me encanta, eso sí, ya me tiene que atraer mucho de primeras, y este no es el caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es eso en realidad, no debo de haberme explicado bien. De hecho es un gran defensor de la democracia liberal y defiende que el sistema electoral sea lo más justo posible. Lo que dice es que hay que dejar gobernar a los que saben, algo así. No todos hacemos bien las mismas cosas vaya. Y tampoco es que el pueblo se calle porque no sabe nada, pero Ortega distingue entre pensar y tener ideas, que no es lo mismo.

      El problema que yo veo es que damos por sentado que los políticos van a ser de los que sí saben. Y mira, pues no. O por lo menos eso es lo que yo veo hoy por hoy. Bien es cierto que parece que en otros tiempos la cosa no era igual, no sé cómo lo percibiría la gente entonces.

      Me pasa lo mismo con la no ficción, tiene que llamarme mucho. Por suerte Ortega lo hace siempe. Aunque acabe discutiendo en algunos puntos con él :P

      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. Pero eso me parece muy utópico, el saber quien de verdad sabe, dentro entre toda la gente de un país. Creo que como teoría está muy bien, pero llevarlo a la práctica es complicado. Y, como dices, nuestros políticos, precisamente, no tienen pinta de ser "los que saben". Eso sí, algunos -muchos- son muy listillos, que no listos.

      Eliminar
    3. Listillos, mucho. Yo creo que lo más difícil no es saber quién sabe, sino vencer a un sistema en el que ascienden, principalmente, los lameculos. :/ Pero sí, es complicado.

      Eliminar
  7. Estimado:

    Podría interesarle http://el-pareja.blogspot.com/2016/03/153-ey-desnudo-ortega-gasset-rebelion-masas.html donde expreso mi opinón sobre el concepto hombre-masa. Hay otros 20 posts en el blog sobre Ortega y su Rebelión.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Estimado:

    Podría interesarle http://el-pareja.blogspot.com/2016/03/153-ey-desnudo-ortega-gasset-rebelion-masas.html donde expreso mi opinón sobre el concepto hombre-masa. Hay otros 20 posts en el blog sobre Ortega y su Rebelión.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...