Limpieza de armario.



Uno de mis propósitos para este 2020, creo que ya os lo he comentado alguna vez, es cuidarme más. Cuando empezó enero yo pensaba que ese cuidarme iba a ser: hacer dieta  y adelgazar. A medida que avancé en ese propósito, comprometiéndome con él, me di cuenta de que cuidarme era mucho más. En unos meses está cambiando absolutamente el enfoque que le doy a las cosas, a la vida en general. Pero, especialmente, a aquellas cosas con las que tenía una relación problemática: la comida, el ejercicio, mi cuerpo. 

Estoy intentando hacer las paces para cuidarme, asumiendo que (por mucho que me frustre a veces) cuidarse no es lo mismo que adelgazar o hacer dieta. De hecho, cuidarse y hacer dieta pueden ser absolutamente opuestos. 

Hoy, mientras pensaba en esto, me dio un "volunto": pensé que tengo el armario bastante lleno (mi armario en este piso es pequeñito, y yo no hago cambio de armario, tengo toda la ropa junta) y que seguramente había ropa que no me entraba ya. Lo que es seguro y cierto es que tengo ropa en el armario que no me pongo desde hace EONES, supongo que un poco por no chocarme con la realidad de que ya no me sirve. Pero hoy me encontraba fuerte, así que he cogido el toro por los cuernos y me he ido al dormitorio, decidida a probarme toda la ropa y tirar todo lo que no me entrase. Así tendría hueco para comprar ropa nueva que me hiciese sentir bien. No tiene sentido  guardar y guardar por si adelgazo. El cuerpo que tengo que vestir es mi cuerpo  DE AHORA. No el de cuando adelgace, si es que eso ocurre. 

Esperaba hacer mucho sitio en el armario, pero después de mucho sudar os puedo decir que solo he tenido que tirar unos pantalones y un conjunto que me regalaron que ya en su día me quedaba mal. Evidentemente, hay bastante ropa que me queda algo más apretada que hace un tiempo, me he puesto peso encima, pero lo que esto me demuestra es que no he engordado tantísimo como yo pensaba. Entonces, ¿por qué tengo esa sensación? ¿Porque lo dice la báscula?

Os juro que me veo horrible en las fotos, de verdad. Bueno: en las fotos y en los espejos. No hago más que mirarme los brazos, los muslos, ¡la tripa! Uf. Lo llevo fatal. Pero lo cierto es que esos kilos y esos centímetros son unos pocos más que hace un par de años, pero no los suficientes como para que la ropa me haya dejado de servir. Entonces, ¿por qué me veo mucho peor?

Esto me sirve para enlazar con algo que me pasó en el pueblo. A mí siempre me han dicho que estaba gorda, siempre, y yo, la verdad, nunca lo he puesto en cuestión. Estaba gorda y por eso tenía que comer menos, privarme de cosas que me gustaban o sentirme culpable cuando los sábados salía a cenar con mis amigas a la hamburguesería. Pero la verdad es que yo llevaba, con mis 17 años, una talla 42. Ahora lo pienso y me da la risa nerviosa. Cuando estuve en el pueblo, rebuscando en fotos, encontré fotos mías de los 14, los 17 y los 18 años. Estaba perfecta. Era preciosa. ¡Estaba estupendísima y tenía un tipazo! No obstante, me veía fatal. 

Por el contrario, ha habido otros momentos en los que he tenido más peso y más talla que cuando era adolescente y me he visto mejor, mucho más guapa, y, sobre todo, me he sentido mejor, más segura de mí misma. Creo firmemente que una cosa está relacionada con la otra. Tengo que recordarlo.

Como decía, es impepinable que he ganado peso: la báscula no miente. El traje de gitana, desgraciadamente, tampoco (cuando me lo probé, en mayo, la cremallera dijo que JEH, no hubo manera de subirla). Pero la cuestión es que no he engordado tanto como yo creo. 

Vaya, por una vez probarme ropa no me ha dado ganas de llorar. 




Comentarios

  1. ains! Y justo hoy que publican esto en el daily mail...https://www.dailymail.co.uk/femail/article-8565281/Spanish-gossip-magazine-blasted-referring-Dutch-Princess-Catharina-Amalia-16-plus-size.html
    Yo he bajado de peso por dietas muy estrictas o en periodos de muchisimo estres laboral.
    Asi que bueno, no se, tranquila, algun dia, sin prisa.
    Que además muy flaca quedo horrible, chupada de cara, mi novio me veia los huesos de la espalda.

    Animo y a quererse que es lo importante!
    Fernanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por ese tipo de razones, es preferible no bajar de peso. Que es otra cosa que la gente da por sentado: que si adelgazas estás mejor. Pues no, lo mismo estás adelgazando por una enfermedad, por un periodo horrible de tu vida, o a saber.

      En cuanto a lo del titular... Que tiene 16 años, leñe. A ver si dejamos de comentar el físico de las personas de una puñetera vez... :(

      Pues sí, lo importante es quererse. No tiene precio.

      Eliminar
  2. Llegué a pesar 120 kilos y bajé 45, pero no lo hice por estar mas guapa ni por llevar ropa bonita. No lo hice para que me miraran, para que me dijeran lo guapa que era o para creermelo yo al verme en fotos o en el espejo. Lo hice para respirar mejor, para poder correr, para poder vivir. Que si, que ya lo se, que es muy fácil decirlo, que todas somos presumidas y en el fondo lo que queremos es la admiración de los demás, la vanidad. El problema es que vanidad, gula y pereza van de la mano mas veces de las que se pueden contar facilmente. Logré mantenerme en un buen peso bastante tiempo, pero mi hombre es gordo y ya se sabe, dos que duermen juntos acaban por parecerse. En fin, gracias y perdón por el rollo. Me gusta el blog, aunque antes era mas bonito y se leía mejor. Se echan cosas en falta. Un abrazo, cuidate.
    Isa.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Hace siglos que no escribo en un blog, parece que hayan pasado un montón de años desde la última vez, aunque no se queda muy lejos de la realidad...

    En mi caso, con menor talla, pero he estado en el equipo de guardar ropa por si adelgazaba.
    Y sí, la he vuelto a utilizar, pero no bajaba de peso voluntariamente vamos. Al final doné esos pantalones, porque eran para llevarlos ajustados, y mismamente mismo peso pero con retención de líquidos ya no me iban. Y te entra la angustia porque sientes en tu cabeza de que es un logro cuando consigues volver a poder usar esa ropa, así que se fueron a tomar viento XD

    A parte por comodidad, con el tiempo fui cambiando mi tipo de pantalón a comprar con goma, anchos, elásticos, etc. para que se adaptaran a todas las versiones de mí, porque SPOILER, el cuerpo no es estático! XD Hablo de pantalones porque de partes de arriba suelo ir bastante ancha y al menos yo es donde más siento los cambios en el cuerpo.

    A mí me han dicho mucho: estás demasiado delgada. Y cuando subía de peso: te sobran unos kilos. DEJADME VIVIR

    Cuando pude ir a visitar a mi madre con el fin del estado de alarma, nos encontramos por la calle a una señora que conoce. Lo primero que le dijo, ni qué tal ni nada. "Uh, te has engordado un montón. ¿A que sí Laura? ¿Qué piensas tú?" ............ Ya ni me acuerdo qué le dije, pero no seguí su juego.
    Y luego le expliqué a mi madre y a otra señora, que ese tipo de cosas estaban muy feas, que no se deben hacer. Sé que mi madre por aprendizaje también lo hace, pero bueno, yo voy lanzando mensajes a ver si va calando :)

    Me encanta leerte en tu aprendizaje, la verdad es que ese es el camino ♥ Y la última frase del post ♥♥♥♥
    En mi lista de tareas también tengo anotado empezar el diario de autocuidados, para que veas que tú te cuidas y también ayudas a otros a cuidarse :*

    *¿Retomaré el blog?A saber XD*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, yo a veces digo.... "voy a retomar el blog", pero como no me sale... No me sale XD

      Los comentarios sobre el físico de las personas sobran y, de verdad, no entiendo por qué cuesta tanto entender eso, la verdad.

      Y es que es eso, nunca estás bien: si estás muy delgada estás en los huesos, si engordas un poco, uy, nos hemos puesto carnes. No se acierta JAMÁS.

      Un abrazo fuerte, preciosura.

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Tontos-a-las-tres.

Libro: Wonder. La lección de August, de R. J. Palacio.