Informe semanal #1

 Hace más de un mes que no me paso por aquí: no tengo vergüenza ni la conozco. Tampoco es como si estuviera faltando a una cita con alguien: la gente que me lee por aquí tiene contacto conmigo por otras vías. Aún así, me da cosa estar dejando morir el blog. Bueno, más que moribundo, diría que está en coma: ahora mismo mi vida se rige, siempre que puedo, por hacer lo que me pide el cuerpo y escribir en el blog no suele estar entre las prioridades. 

No obstante, hoy he pensado que sería buena idea pasarme por aquí de vez en cuando, una vez por semana, al menos, contando cosas interesantes que me hayan pasado durante la semana o, simplemente, cosas que me apetezca contar. Y, al menos hoy, voy a hacerlo.

Esta semana se me ha hecho larguísima. He estado trabajando en horario de mañana y de tarde y, además, he tenido otros quehaceres. Por ejemplo, he tenido que pasar la ITV del coche. El martes salí de trabajar y, sin comer, me fui para la ITV. Me habría gustado coger una cita que se acoplase mejor a mis horarios, pero es que la siguiente cita era para principios de Diciembre y mi ITV cumplía el 30 de octubre...  Por suerte todo fue bien y mi coche, que ya ha cumplido 20 añitos, pasó la ITV como un campeón. Ni una falta leve le sacaron (y menos mal).

En cuanto a escritura, he estado, sobre todo, dándole caña a mi lista del #Wordtober. De momento voy bien, cumpliendo todos los días y creo que con lo poquito que queda puedo afirmar que lo voy a conseguir :) 

Si hablamos de leer, os contaré que lo que es la poesía ha estado bastante parada. Tengo una antología de Joan Margarit empezada que he vuelto a leer hoy domingo después de muchos días. No tengo el ánimo yo para esas profundidades: me apetece más flotar y dejarme llevar. Por eso, supongo, estoy entregada de lleno a la literatura escapista. Al principio de la semana acabé La última mujer de la Mancha, de Enerio Dima, que me habían recomendado y oye, ¡qué 1.90€ más bien invertidos! Me ha gustado mucho, sobre todo cuando reconocía los escenarios. A continuación he empezado Hombres de armas, de Terry Pratchett, porque si algo me aleja de los pensamientos tristes y consigue sacarme una sonrisa son los libros de Mundodisco.  También relacionado con libros os contaré que he pedido un par de libros de poesía a Letras Corsarias, una librería de Salamanca que yo ya conocía porque su fama les precede. Han decidido poner el envío gratis a la Península por mensajería y mira, no me he podido resistir. Así que ahora me toca esperar a Ida Vitale y Chantal Maillard (sigo empeñada en leer más autoras).

Este fin de semana he pasado bastante tiempo metida en mí: leyendo, escribiendo, trabajando en mi newsletter... ¡Que por cierto, ha hecho su primera aparición estelar en Youtube! Aparece en el último vídeo de Ángel G. Ropero. Me hizo mucha ilu :P Y, además de todo eso, algo que no os imaginaríais...¡he estado diseñando un champú sólido!  Sí, sí, eso mismo. Hace unas semanas participé en un concurso en el instagram de una artesana que consistía en decir cómo sería el champú de tus sueños y mi propuesta fue seleccionada por la artesana y ya hemos empezado a trabajar en él. Puede ser una cosa muy tonta, pero la verdad es que me hace muchísima ilusión. Cuando acabe, el champú de mis sueños quedará a la venta en su tienda, espero que por mucho tiempo, porque eso significará que a la gente le gusta :) Ya os contaré. Por si queréis estar al día, el instagram de la artesana es este: Jabonería de la Sierra. Además, ¡es de Cuenca! :)

Visto así, el fin de semana no ha estado mal. Además, el viernes por la tarde pude ver a dos amigos que hacía una temporadita que no veía y, tal y como pintan las cosas, a saber cuándo vuelvo a verlos. También me corté el pelo y ahora tengo un flequillo muy corto, pero como soy guapísima no hay problema: todo me queda bien. 

Ya no le pido mucho más a la semana. Ahora, en un ratito, cuando baje a tirar la basura, me pasaré a por un cartucho de castañas asadas y me arroparé en mi manta suavita para comérmelas. Bueno, además de las castañas, a lo que queda de fin de semana le pido mucho cariño y muchos abrazos, que estoy blandita, blandita. Tanto, que me da miedo desmoronarme en cualquier momento. Así que, ya sabéis, si os sobra un ratito, dejadme un abrazo por aquí debajo. 

Comentarios

  1. Aquí te dejo un abrazo enorme. Grande, grande... para que te dure toda la semana.
    Oye, eso del champú me encanta. Me parece algo muy divertido e interesante. Ya nos contarás cuando esté listo.
    Mmmmm... castañas asadas... este año aún no las he probado. Esta semana pasé un día delante del castañero, pero iba a unos recados y no podía pararme a cogerlas. Espero que tú hoy las hayas disfrutado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Salí casi a propósito a comprarme las castañas (aproveché para tirar la basura también jaja) y me las comí tranquilita en el balcón (hacía fresco pero no demasiado). Menos mal que disfruté del domingo, porque qué cuesta arriba se hacen los lunes.

      ¡Gracias por el abrazo!

      Eliminar
  2. Bettie, se te echa mucho de menos, que lo sepas!!!. Todas las mañanas miro a ver si has escrito algo y cuando veo que sí, me alegras la mañana. Un abrazo de oso, guapa!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elena. Siendo así, siento un montón no escribir más. No tengo el cuerpo muy allá ni los ánimos, ni nada. Pero voy a intentar hacer el informe semanal todas las semanas, una especie de diario. :)

      Un abrazo. Y gracias :)

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Economía vital.

Tontos-a-las-tres.