Y que te hagan sentir grande...


Hoy he visto este tuit que me da la excusa perfecta para hablaros de algo de lo que me apetecía hablar.


Podría haberlo escrito yo. Me siento pequeña tantas, tantas veces, que cuando alguien me hace sentir grande (a veces me basta con el tamaño normal) se lo agradezco de por vida. Y no es una exageración. No se me olvida, por ejemplo, esa compañera que al acabar una evaluación me dijo: "Lo has hecho genial, eres una gran tutora". Y lo digo en serio. Ni se me olvida, ni se me va a olvidar, y esa persona, que me hizo sentirme grande (o normal) en más ocasiones, siempre va a ocupar un lugar especial en mi corazón y en mis recuerdos.

Pues hoy quiero dar las gracias a las personas que me están haciendo sentirme grande últimamente. Porque yo no seré famosa, ni ganaré concursos, ni publicaré un libro, pero todos los fines de semana hay un buen puñado de personas que leen uno de mis poemas. Algunas de ellas hasta se toman la molestia de contestarme, a veces con comentarios que son halagos inverosímiles para mí y mis poemas.

En este momento son 61 las personas suscritas a mi newsletter poética. 61 personas que, cada domingo, de madrugada, reciben un poema mío en su correo electrónico. A veces me gusta imaginaros leyendo el correo. Sé que algunos de vosotros lo hacéis con el desayuno del domingo. Otros, también lo sé, se dejan el poema para el lunes, "para empezar bien la semana" (qué lindo eres, Alberto). Algunos, a veces, se retrasan en la lectura y me escriben, quizá el miércoles, diciendo que no han podido leerlo hasta ese momento, pero comentando cualquier detalle. Yo, por mi parte, suelo preparar el poema el sábado. Tengo ya unos cuantos guardados en borradores, pero es el sábado cuando escojo cuál voy a enviar y acabo de pulir la newsletter, dejándola lista. Así, por la noche, antes de acostarme (los sábados suelo acostarme tarde, tarde) solo tengo que entrar desde el móvil y enviarla.

No se me quitan las ganas. De hecho, aquí ando, pensando ya en cuál de los poemas que tengo en borradores es el mejor para este domingo. Y cuando le doy a enviar se me agarra la emoción en el pecho, una ilusión que no se va, que no se vuelve costumbre. Y con cada comentario en Twitter, con cada respuesta al correo, me hacéis sentir grande.  Y que te hagan sentir grande es algo que se sale de la escala.

Gracias por seguir ahí. Por ser mis lectores. Y por hacerme sentir grande.

Gracias.



Comentarios

  1. Gracias a ti por tu sensibilidad y por escribir tan sumamente bonito. ERES GRANDIOSA.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente con el anónimo: ERES MUY GRANDE :D
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Economía vital.

Tontos-a-las-tres.