El romanticismo del correo electrónico.



¿Quién nos lo iba a decir hace no demasiado? Ahora, mandar un correo electrónico es romántico. Tomarse el tiempo de sentarse a escribir un email es algo extraño, cuando las cosas pueden solucionarse con un mensaje a través de alguna app o, si es algo más extenso, con un audio. Los emails están ya cerca de las moribundas cartas.

Quizás por eso yo sigo escribiéndolos. Y quizás por eso me animé a empezar una newsletter poética (la poesía requiere un ritmo más propio de las cartas que de las redes sociales, así que el email parece un término medio aceptable). Y qué buenos momentos me está dando, no os hacéis una idea.

No sé si es la magia del correo electrónico, pero me parece que así se crea una sensación de intimidad mayor. Ya he recibido varios correos en respuesta a la newsletter en los que la gente me habla de sentimientos, de circunstancias personales, de cosas que se les despiertan gracias al poema de la semana, y me lo cuentan como si fuese una amiga, alguien cercano. O quizás como lo que soy: una desconocida con la que se han cruzado en el momento adecuado.

Y me encanta. Me encanta recibir esos correos. Y también los que son más escuetos, un simple "te he leído y me ha gustado". Contesto a todos ellos, por una vía o por otra y espero seguir haciéndolo. Me encanta esa sensación de, no sé, como de habernos encontrado en un café sin esperarlo.


Y vosotros, ¿seguís escribiendo correos electrónicos?


Comentarios

  1. Hace años (desde que tengo el smartphone, concretamente) que pienso en el romanticismo del email. ¡¡Del email!! Con lo frío que parecía al principio. Pero ya ves... Yo hecho de menos los emails porque tienen una sensación de intimidad que no tienen las aplicaciones de mensajería. En el email puedes ordenar el texto, pensarlo, matizar más, y teclear aún. Y sé que no es igual a recibir una carta, pero se parece mucho más que no a recibir un whatsapp...
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un punto intermedio, supongo. Pero como se está perdiendo, peus gana encanto.

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Economía vital.

Tontos-a-las-tres.