Plan de contingencia.


Me quedaré en el hoy,
pellizcando pedazos a la eternidad
mientras me miras,
aguantando el segundero
con tus besos.

No hay tiempo: todo pasa.
Levantaré mi barricada
de esperanzas y deseos
y resistiré a las bombas.
          Cuando la realidad se deja caer
          siempre lo hace para matar.

Me aferraré, febril,
a ese último abrazo.
¿Qué quedará de mí
sino el polvo que te llevas en los dedos?

Y te añoraré hoy,
hundida en el desconsuelo,
y lo haré bien, por si un día
dejo de echarte de menos.



Comentarios

  1. Me gusta, aunque tengo que reconocer que sigue sin engancharme la poesía... ¡qué rabia me da!

    ResponderEliminar
  2. Me gustan especialmente el primer y último parágrafo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares