Calles de Madrid.



¡Ya estoy de vuelta! No me he perdido en Madrid y he conseguido reunir las fuerzas necesarias para volver (las vacaciones, los viajes, no duran para siempre, por desgracia). En fin, pongo punto y final a ese sueño cumplido que ha sido visitar Madrid, callejear por la capital de España, pisar esas calles donde tantas cosas han empezado y respirar ese aire que, si bien no es el más limpio del mundo, tiene algo especial.

Madrid es otra cosa. Estoy desarrollando el talento de detectar el alma de las ciudades cuando camino por ellas. Córdoba no tiene nada que ver con Valencia, por ejemplo. Y Madrid también es algo especial en sí misma. Diferente. ¿Queréis saber cómo es el alma de Madrid? Pues a lo mejor me explico muy mal, pero es el alma de una ciudad que se siente importante. Los madrileños saben que están en el centro de todo, y claro, eso tiene que calar de alguna manera. También es el alma de una ciudad pionera. Madrid parece sentirse punta de lanza de muchas cosas importantes. Y lo que más noté fue el ambiente de libertad. Gente vestida de mil maneras distintas, cada una con su estilo. Y, sobre todo, parejas homosexuales paseando de la mano, besándose en el metro, abrazándose en la calle. No es algo que yo haya vivido igual en otras ciudades en las que he estado. No creo que sea porque en Madrid se sienten más seguros. Creo que tienen tan interiorizada la lucha que lo hacen porque así debe ser, porque no merece la pena esconderse por miedo. No sé, me ha gustado.



Y Madrid, en sí, también. Me ha gustado que sea una ciudad llena de cosas para ver y hacer. Me ha gustado el Museo del Prado (ya sabéis que era la razón por la que elegí ir a Madrid). Pensé que iba a pasarme la visita llorando, pero no. Solo lloré ante Las Hilanderas, de Velázquez. Pero todavía no me creo que haya estado delante de Las Meninas, Las Tres Gracias, El Aquelarre de Goya, o su tétrica romería de San Isidro, La Anunciación, de Fra Angelico, El Jardín de las Delicias de El Bosco, El Descendimiento (todavía recuerdo a mi profesor de Historia del Arte explicándome esa obra), maravillarme ante las obras de El Greco y alucinar fuerte con su obra Una fábula, que no conocía. Salí de El Prado con el alma llena de cosas hermosas y de sentimientos hermosos. Y me sentía tan hermosa que hasta me atreví a compartir una foto de mi cara de felicidad en Instagram. Y también salí con dolor de pies, eso sí.  Sé que, cuando vuelva a Madrid, volveré al Prado.



Además de eso, que era el plato fuerte, he callejado y visto lo típico, he visto el estanque del Retiro, con sus barcas y sus peces mutantes, el Palacio de Cristal, el duende de la Casa de Fieras, los pavos reales...He paseado por el Barrio de las Letras, por la calle donde vivieron Cervantes y Lope de Vega. He curioseado los puestos de libros de la Cuesta de Moyano. Me he hecho fotos junto a Julia, la estudiante de la calle Pez. He visto el monumento a los abogados del despacho de la calle Atocha. He hecho cola para cenar en un burguer en Gran Vía, frente a Callao. He Malasañeado, como una moderna más. He pasado por el Penta (aunque ni rastro de la chica de ayer :P). He desayunado chocolate con churros. He comido cosas ricas y compartido momentos con gente genial. He visto el Templo de Debod. He tomado café con tuiteros madrileños y no madrileños al lado de la puerta del Ministerio del Tiempo. He visitado la casa de Sorolla. He paseado por las Fiestas de La Paloma. He montado en el Metro de Madrid. Y me ha gustado. Todo me ha gustado mucho.



Pero ya se acabó. Ahora lo soñaré. Hasta que vuelva.

Gracias Madrid :)



Comentarios

  1. Me encanta todo eso que has hecho (excepto lo de hacer cola para cenar en un burguer... yo ni loca...XD)

    Estaba claro que ibas a disfrtarlo. Me alegro un montón. Un hermoso recuerdo de la colección de los muchos que irás albergando con el paso del tiempo

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA, pues mereció la pena la cola, porque probé la cocacola zero de cereza, y el sprite de cereza y estaba todo muy rico xD

      :)

      Eliminar
  2. ¿Viste la fuente del ángel caído en el Retiro? La verdad es que Madrid tiene mil cosas, pero como ciudad no me gusta muchi. Demasiada gente y demasiado gris, supongo, aunque luego vuelvo a pasar por allí y lo disfruto. El templo de Debod al atardecer es soberbio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vi, la vi :) A mí no me pareció para nada gris (quizá por las fiestas de La Paloma) y tampoco había tanta gente, quizá por ser agosto :P jaja

      Y sí, el templo de Debod era bonito, aunque sobraba gente. Y la subidita, tela... jajaja

      ¡Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Entradas populares de este blog

Cómo aprobé el nivel Avanzado de la EOI preparándome por mi cuenta.

Economía vital.

Tontos-a-las-tres.