sábado, 17 de junio de 2017

Hace casi un año.

Hace casi un año, un sábado como el de hoy, yo estaba muerta de nervios en una habitación alquilada. Por la ventana entraba la música de la fiesta de un colegio cercano. Yo, frente al ventilador, revolvía los apuntes. Y digo bien: los revolvía. No tenía cuerpo para estudiar más, por muchas razones. Mi propia vida estaba revuelta, como los apuntes, se avecinaban grandes cambios, aunque yo aún no lo sabía. 

Si estaba en una habitación alquilada (sin aire acondicionado) era porque me había sido imposible encontrar otro alojamiento. Ese fin de semana se celebraba la Noche Blanca del Flamenco en Córdoba, así que la ciudad estaba a rebosar. Hasta la pensión más simplona estaba llena. 

Esa noche pasé la noche en blanco, pero no escuchando flamenco, sino intentando vencer al calor y, sobre todo, a los nervios. Había reservado un taxi para que me llevase a la estación de tren (tenía que coger el tren de cercanías para llegar al examen), pero lo cancelé y me fui andando. A las cuatro y algo de la madrugada salía de mi alojamiento y caminaba por una ciudad en la que no me había sentido demasiado acogida. Ese paseo, sin embargo, me reconcilió un poco con Córdoba. Las calles casi desiertas, los gatos del vial, el fresquito de la madrugada... 

¿Quién me iba a decir que ahora iba a estar donde estoy? En aquel momento ni me lo imaginaba. Todavía no había nada hecho.

Hoy se celebra la Noche Blanca del Flamenco y, por suerte, no he tenido problemas con el alojamiento (cosas de vivir aquí). Además, tampoco tengo que estudiar para un examen de oposiciones (cosas de haber aprobado ya). Por si fuera poco, he terminado de pasar las notas de mis múltiples grupos de alumnos a la plataforma y, aunque si quisiera podría ponerme a hacer más cosas, creo que las haré durante la semana, que me he ganado descansar el resto del finde. Y creo que me he ganado irme esta noche a ver espectáculos de flamenco en mi maravillosa nueva ciudad. 

Pues eso, que esta noche, si nada me lo impide, me planto el vestidazo y me voy a sentir Córdoba, ea. 

Ya veis, la vida me ha dado un regalo y estoy intentando disfrutarlo tanto como puedo. 



8 comentarios :

  1. No sabes cuánto me alegro de leer esto, y cuánto esperaba una entrada así el año pasado haciendo recapitulación y que todo hubiera salido bien :)
    Te lo mereces mucho, campeona.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Aplausos.... que lindo leerte bien!
    Besos
    Fernanda

    ResponderEliminar
  3. La de vueltas que da la vida...
    Quién te lo iba a decir hace un año. Y quién sabe dónde estarás dentro de otro año más. Así que disfruta el momento y los espectáculos de flamenco...;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, hay que bailar la música que tocan, o una se pierde el baile...

      ¡Mua!

      Eliminar
  4. Es bueno echar la vista atrás y ver cómo de maravilloso es lo que tenemos y antes no teníamos...
    Espero que disfrutaras esa noche, besitos!

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...