miércoles, 28 de junio de 2017

Autoevaluación

Fin de curso. Hace ya casi una semana que acabaron las clases, aunque los profesores seguimos trabajando (bueno, eso aquellos a los que no les han dado la patada el último día de clase, como me pasó a mí el año pasado). Como se nos suele pedir, llega el momento de evaluarse, de ver qué hemos hecho bien, qué hemos hecho mal y cómo podemos mejorar.

Yo tengo muy poca experiencia. Es mi segundo curso como docente, así que tengo poco con lo que comparar. Además, ni siquiera creo que tenga sentido hacer comparaciones: este curso y el pasado han sido tan distintos como el día y la noche. He tenido un curso duro, los que están en contacto frecuente conmigo (amigos de Internet, compañeros de trabajo y mi sufrido cordobés) lo saben. Vosotros también lo habréis notado: el año pasado, trabajando y con las oposiciones, escribía con regularidad en el blog y aprovechaba cada pequeña excusa para hablar de mis alumnos y de mis vivencias en el trabajo. Este año... bastante menos. Por falta de tiempo, sí, pero también de ánimo y ganas. 

Este curso no es que tenga la sensación de haber hecho las cosas regular, de no haber acertado del todo (supongo que eso es lo normal, siempre hay algo mejorable), sino que tengo la sensación, más dolorosa, de que todo mi esfuerzo (que no ha sido poco) no ha servido para nada. Salvaría alguno de mis 17 grupos de alumnos, pero no demasiados. La mayor parte de mis horas de clase han sido como darme contra un muro, y mirad que yo intento hacer borrón y cuenta nueva cada vez, esperar lo mejor de cada clase, aunque la anterior haya sido un infierno. Pero nada, no me ha resultado. Me parece que yo me he dejado la piel y que se me ha estado tomando el pelo. Y no hablo solo de los alumnos, sino en general.

He echado mucho de menos mi centro del año pasado. El ambiente, la camaradería, la tranquilidad (que sí, que había líos, como en todas partes, pero nada que ver...) 

La cosa es que todo esto ha influido en mi ánimo, y he acabado el curso desanimada, sin ganas: el trabajo, las circunstancias, me han vencido. Pero, al menos, no del todo. He encontrado compañeros que merecen la pena. Mi compañera de departamento es un amor. Mi primera tutoría ha sido inolvidable (mis alumnos me siguen buscando para que nos veamos ahora que ya no soy su profesora).  Ha habido cosas buenas y con eso es con lo que me quiero quedar. Y en fin, ahora cruzo los dedos para que el curso que viene las cosas vayan un poco mejor. Lo cierto es que es algo que me preocupa mucho. Otro año así y no sé... A ver si hay suerte...

Ahora voy a intentar olvidarme de estas cosas, por lo menos un par de semanas. A ver si el Mediterráneo me echa una mano... :)

11 comentarios :

  1. Sí, ha sido un año duro y se te ha notado. Pero aunque no te sirva de consuelo y suene a tópico, creo que te ha fortalecido. Fíjate con todo lo que has podido.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres de los que lo ha sufrido en toda regla XD A ver que nos depara el futuro cercano...

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Hay cursos así. El mío también ha sido duro. No sé si continúas en el mismo sitio o no el curso que viene, pero no es lo más importante. Lo importante es que de esto también se aprende, lo que debes y no debes hacer lo tienes aquí, a la mano, para el curso que viene, en el que seguro que vuelves a equivocarte, como yo todos los años, pero seguro que aciertas cada vez más.

    Descansa, es mi consejo. A veces cuesta muchísimo desconectar y otras veces desconectas el primer día. Descansa mucho. Coge fuerzas. Y, de forma egoísta, te diría que vuelvas al blog...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo sé xD. Puede que sí, puede que no. Ya veremos.

      Pretendo descansar. Tengo la vista puesta ya en la playa de Málaga. E intentaré volver al blog. La tablet me está dando la vida, sobre todo porque he vuelto a poder leer vuestros blogs, y eso me hace muy feliz :)

      Muaaa

      Eliminar
  3. Poco a poco irás contando con más instrumentos y estrategias para alcanzar tus objetivos y también para encajar mejor los sino fracasos al menos no rutilantes éxitos. Recuerda que el mar se hace de olas que van y vienen.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Una de cal y otra de arena... C'est la vie!
    Supongo que como en todos los trabajos y la vida en general, siempre hay un poco de todo. Sí, quizá este año haya sido más de lo malo que de lo bueno, pero de eso también se puede sacar algo positivo, porque siempre se aprende.
    Ahora necesitas desconectar y disfrutar de ti misma. Y, como dice Ro, egoístamente, también te diría que vuelvas al blog...;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, que llevo unos días on fire.. jajaja

      ¡Mua!

      Eliminar
  5. Terapia de playita, libros y series...la mejor medicina. Felices vacaciones! Acá en uruguay empiezan las vacaciones de invierno, y el viernes que viene me voy a nueva York... que nerviossss
    Beso grande
    Fer

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...