lunes, 27 de marzo de 2017

Mi sindromecito de Stendhal.

Yo lo sabía. Yo sabía que Córdoba me iba a curar todos los males. Y así es. Ya puedo sentirme fatal, que si tengo la oportunidad de salir y callejear por Córdoba, el alma me pesa menos. Lo malo es que no siempre tengo tiempo...

Pero hoy lo he sacado. Lo necesitaba. Y no me he podido aguantar. Me pasa mucho. A veces tengo que hacer una parada y escribir. 

Os dejo un trocito de esta ciudad que me ha robado el corazón vista a través de mi pluma, aunque el homenaje no le haga justicia. 


Ya veo el puente romano.
¿Me esperas, Córdoba sultana?
Despunta el amanecer
y el sol te lava la cara.

El Guadalquivir susurra
su amor con palabras de agua
y furtivo te acaricia:
"¿Me quieres, Córdoba gitana?"

Arrebolados los versos
se agolpan en mi garganta.
Ya pisan mis pies tu suelo.
Te extrañé, Córdoba amada. 


6 comentarios :

  1. Ya solo te falta ponernos aquí una foto vestida de andaluza... Ya estás tardando...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí no será, pero ten por seguro que la verás :)

      Eliminar
  2. Qué bello poema, Bettie :)
    Y aprovecha de estos paseos por la ciudad todo lo que puedas.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ay Bettie, disfruta mucho de la primavera cordobesa y que te siga inspirando y alegrando el alma :*

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...