miércoles, 27 de julio de 2016

Libro: Los puentes de Madison County, de Robert James Waller

Esta reseña puede contener spoilercillos si no sabéis nada de la historia ni habéis visto la peli ni nada. Así que, bajo vuestra propia responsabilidad. 



Hace algunos meses me encapriché de este libro y vi que en mi librería favorita de Valencia lo tenían de oferta. Jack tuvo a bien pasarse a por él y regalármelo. Y por fin, después de mi bloqueo lector, le ha llegado el turno y me lo he devorado. ¡Bravo!

¿De qué va el libro? 

Robert Kincaid es un fotógrafo freelance, errante, intrépido y solitario. Un trabajo sobre los puentes cubiertos del condado de Madison hace que sus pasos se crucen con los de Francesca Johnson, una ama de casa con un espíritu mucho más grande que la vida que le ha tocado en suerte. La historia de amor apasionada está servida. 

Hablando del libro...

Bueno. Bueno. BUENO. A ver, yo había visto la película, y me encantó, y yo era de las que le gritaba a la pantalla: ABRE LA PUÑETERA PUERTA Y ECHA A CORRER. Porque sí, porque yo soy así, una irresponsable y una romántica de mierda en el mal sentido, supongo. Y no sé, la verdad es que esperaba que el libro no estuviese a la altura, quizá porque la peli dejaba el listón alto. Pero me equivocaba.

¿Qué es Los puentes de Madison County? Pues es una novela sobre una breve y apasionada historia de amor que, no obstante, puede pisar algún callo. De hecho, yo he conocido a personas a las que la historia no les acababa de gustar porque INFIDELIDAD. Pero es que yo creo que este libro no es para hacerle consideraciones morales, sino para sentirlo fuerte. 

El personaje de Robert Kincaid, bueno, es un personaje solitario, y creo que ese era su sino y que, aunque a veces echa de menos cosas, ha nacido para estar solo. Pero el personaje de Francesca está tan fuera de lugar allí, en la granja... Es una mujer con estudios, con grandes aspiraciones, una italiana apasionada llena de ansias de poesía y de arte... que ha acabado viviendo en un pueblo de mala muerte rodeada de gente que no le aporta nada. Que sí, que fue su decisión, pero tampoco era fácil. Así que me ha sido imposible no empatizar con ella. 

La historia desborda pasión. En un principio pasión física. Por ejemplo, son muy recurrentes las observaciones de Francesca sobre el cuerpo de Robert, algo que me chocó, porque Robert parece enigmático, interesante, vivido... No parece que lo físico sea lo más relevante. Pero claro, es que desarrollé una teoría al respecto.


Pero es cierto que, en apenas cuatro días, uno puede detectar como esa complicidad entre ellos, que se manifiesta sobre todo a través del sexo, llega mucho más allá. Que el sexo puede ser muy emocional y muy expresivo, ojo.

Hace un rato comentaba con Letraherido que la historia es perfecta tal y como es, porque es muy real. Es cierto que, a pesar de toda la pasión y de todo lo que Robert le ha hecho sentir, Francesca tiene unas responsabilidades, un marido y dos hijos, y no puede huir de ellas como haría una adolescente sin cargas. Pero en realidad es que Francesca no lo hace solo por eso, y creo que esa parte pasa más desapercibida: Francesca se queda porque ella sabe que el fantástico animal que es Robert está hecho para volar solo y que no se perdonaría frenarle. La verdad es que la reflexión de Francesca, sus razones, me han encantado, así como su manera de hundirse en la nostalgia de ese amor que duró cuatro días. Pero eso no quita para que yo siga gritando: ABRE LA PUERTA Y CORRE.

También es cierto, y no quiero cerrar la reseña sin decirlo, que este libro pasa por la típica historia de amor apasionada, pero también depende de cómo lo mires. Los puentes de Madison County da para replantearse muchas cosas, para pensar en qué concepto tenemos del amor, de las relaciones, de la pasión y hasta del sexo. De muchas cosas. Es romanticismo, pero de otra manera. A lo mejor es que las grandes pasiones son esas que no pueden asirse por mucho tiempo, yo qué sé. No me hagáis caso que estoy como un cencerro últimamente.

En fin, que he adorado la historia, lo apasionada que es, lo intensa, lo real... A lo mejor es por el momento, no sé, pero me ha parecido maravillosa.  Tengo el libro lleno de pegatinitas marcando citas xD

¿Recomendable? Sí, si os apetece una gran historia de amor. Porque las grandes, las más grandes historias de amor, son las dramáticas, y nadie va a convencerme de lo contrario.

Os dejo un trocito...

Más tarde él le dijo que, de alguna manera indefinible, verla quitarse las botas esa tarde había sido uno de los momentos más sensuales que recordaba. No importaba por qué. Él no se acercaba a la vida con porqués.
"El análisis destruye los conjuntos. Algunas cosas, las cosas mágicas, han sido hechas para permanecer enteras. Si uno las observa por partes, desaparecen." Eso había dicho.


Para una maniática del análisis y de darle vueltas a las cosas, como yo soy, esa frase es... Tengo que aprendérmela de memoria y, sobre todo, practicarla.

En resumen, este libro...



Ahora estoy en un momento de duda chungo. Quiero releer Buenos presagios, de Gaiman y Pratchett, pero tengo Instrumental ahí en la estantería, pendiente. Y claro, es que no sé si tengo el cuerpo para Instrumental ahora mismo, que me han dicho que es muy intenso y muy de remover cosas. Pero es que he leído la primera frase y... No sé. Seguramente le dé una oportunidad, y si veo que se me hace muy cuesta arriba, pues cambie a Buenos Presagios. Ya os iré contando, como siempre :)

Ah, y también estoy releyendo Estación de Nieblas, de Sandman. Jo-jo-jo.


15 comentarios :

  1. *Lía busca compulsivamente el libro en internet*

    Fdo: otra que está como un cencerro.

    Qué verano....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo lo encontré en ofertas por dos euros. Léelo, y ya me contarás. O busca Dueño del deseo, que está por ahí de oferta en los kioscos.

      Qué verano, hija. Qué verano. xD

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Varias cosas, y aviso que mi comentario también tendrá SPOILERS

    - Efectivamente, el encanto de la novela es que Francesca no se va con Robert… si se fuera, perdería su dramatismo, es decir: su encanto.

    - Sí, la historia es dramática porque es muy fácil que el lector/espectador diga “vete con Robert!!”. Como si fuera tan fácil dejar a dos hijos… y voy más lejos: como si fuera tan fácil dejar a su marido. Que vale, que no había feeling, que ella sentía que su vida no estaba llena. Pero poca gente cae en lo siguiente: su marido tampoco era un mal hombre para nada. Y quería a Francesca. De hecho, si la memoria no me falla, en la novela se decía que al final supo lo que le pasó a Francesca, y nunca hubo un reproche. Lo dicho: la quería.

    - Entonces, ¿la tonta es Francesca por una mala decisión? Pues tampoco me sale pensar así. A ver, llegas a un pueblo y hay lo que hay. Si decidió casarse con su marido (del cuál no recuerdo el nombre) es porque algo bueno vería en él (que ya vuelvo a repetir: no era un mal hombre tampoco). Y además, creo recordar que esta historia se supone que fue hace décadas, la historia se recuerda en pasado. ¿No era así? También era otra época en la que lo normal era casarse a cierta edad (y no es exagerado decir que casi con el primero que pasara).

    En fin, es mi opinión :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francesca conoce a su marido en Italia, estuvo allí de soldado. Y con todos los italianos jóvenes muertos, pues para ella fue una salida buena, porque era un buen hombre. Pero desde luego no era lo que a ella le iba, creo yo xD Fue un matrimonio de conveniencia. Agradable, pero de conveniencia :P

      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Ay dios, ahora me trolea esto, ya han vuelto a actualizar algo y no me deja comentar directamente

    ResponderEliminar
  4. Decía que me parto con vosotras dos xDDDD
    No estoy en plan drama romántica, pero sí que me apetece ver la película. No, no la he visto nunca!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues míratela, que merece la pena :D Aunque bueno, a lo mejor no te gusta XD

      Eliminar
  5. Pues yo hace ya años que leí el libro y luego vi la película. Me encantaron los dos...
    Y no suelo ver la peli de un libro que me ha gustado mucho, pero en este caso no he podido dejar de hacerlo porque la protagonista era una de mis actrices favoritas...
    Genial en ambos casos.

    Voto por Instrumental (yo le tengo ganas)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a ver qué tal con Instrumental, sí :) ¡Ya te cuento!

      Eliminar
  6. Pues no he visto la película pero después de leer tu reseña el libro va casi, casi al primer puesto de la lista de pendientes. Debe ser el momento...

    Y qué decir de Instrumental... Para mi un imprescindible. Duro, pero hay que leerlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá lo sea. Es breve. Espero que te guste.

      Instrumental me ha enamorado con el prólogo. Espero que la cosa continúe así xD :D

      ¡Besos!

      Eliminar
  7. Tengo que ser una rara avis, porque me leí el libro antes que ver la película... Y todavía me sorprendo cuando recuerdo lo muchísimo que lloré. Y claro, cuando vi la película ya no me impactó de la misma manera. Me quedo con el libro está vez.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que una vez conoces la historia... Pero a mí el libro me ha impactado muchísimo, aunque ya había visto la peli :D

      Eliminar
  8. Lo leí hace unos añitos y me gustó mucho.
    Excelente reseña.
    Besotes.

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...