jueves, 28 de abril de 2016

Ubuntu, el DRM y otras hierbas.

Puede que esta entrada sea un disparate producto de un profundo cacao mental.
Es más que posible.
Corregidme si me he equivocado, pero por favor, palos no, que soy frágil.
Y, sobre todo, en la cabeza no, que estoy estudiando.
Gracias.


Hace ya un par de semanas subí esta captura de pantalla a Twitter. 


Bonita, ¿verdad? Algún usuario me hizo comentarios apreciativos, pero no sobre el fondo de escritorio, sino sobre el sistema operativo. Sí, en mi portátil, desde que lo compré, uso Ubuntu.  Y en el ordenador de sobremesa, desde el último (y accidentado) formateo, también. 

¿Qué es Ubuntu? Pues Ubuntu es una distribución de Linux y, por tanto, software libre (código abierto y gratuito) que está orientada principalmente al usuario medio de informática, esto es, al que no entiende demasiado. Utilizar Ubuntu es, si no hay ninguna complicación, casi como tener un móvil con Android: tiene su "tienda de aplicaciones", desde la que se pueden instalar las aplicaciones que necesites, actualizaciones automáticas ... Yo, que no entiendo mucho de informática, no puedo explicarlo demasiado bien, pero hay un montón de información sobre Ubuntu y otras distribuciones de Linux en Internet, así que... :) 

¿Y por qué me pasé a Ubuntu? Porque no quería pagar por una licencia de Windows y porque, habiendo una alternativa libre y que no me generaba muchas complicaciones, no iba a meterme a pireatear nada. También porque creo en la filosofía Linux: un código libre, que se puede estudiar, modificar, mejorar y distribuir libremente, frente a un código cerrado propiedad de grandes multinacionales. A lo mejor es una idea romántica, esta de la comunidad de conocimiento, pero a mí me seduce. Hay alguna razón más, pero vaya, que tuve mis razones.

Y hay que tenerlas porque, aunque las cosas han cambiado bastante y ahora hay alternativas a casi todos los programas privativos de Windows (yo hace ya tiempo que utilizo LibreOffice como suite ofimática principal, por ejemplo, incluso antes de pasarme a Ubuntu), los usuarios de Linux somos un poco la ovejilla negra de la informática. Hay quien se esfuerza en retener sus privilegios y, para ello, intenta que pases por el aro y compres su producto. Por ejemplo, hay fabricantes de hardware que intentan por todos los medios que los desarrolladores de sistemas operativos Linux no puedan desarrollar controladores para sus dispositivos. Mal, muy mal. 


Conste, sin embargo, que yo hago un uso normal del PC y no he tenido problemas. Tengo mi suite ofimática, mi impresora con escáner (que Ubuntu detectó sin problema y sin instalar nada), mi grabadora de audio, mi editor de imágenes, mi reproductor de audio, de vídeo ... 

Desde que empecé a leer un poco sobre la filosofía pirata (del movimiento/partido pirata, no del Capitán Garfio) y demás (que incluye una defensa del software libre, por ejemplo) estoy un poco sensibilizada con estas cuestiones. No he leído tanto como me gustaría (todavía), y a lo mejor estoy dando un salto impresionante o metiendo la pata, pero hoy una cosa me ha llevado a la otra y me he puesto a pensar en la estrategia de las cuchillas de afeitar o las impresoras en relación a los ebooks. 

En concreto, ha empezado por Amazon. Hay dos libros que quiero leer que se venden únicamente en Amazon. Uno, solo como ebook. Otro también tiene versión en papel, pero claro, es significativamente más cara que el ebook. Yo tengo un eReader viejito que, hasta hoy, y toco madera, funciona como un omega. Cuando lo compré me plantee adquirir un Kindle, pero en aquel momento no quería cerrarme las puertas del ePub (aunque sí, sé que pueden convertirse los archivos) y opté por otro dispositivo que, además, era más barato (importante para mí en aquel momento). Hoy me alegro de haberlo hecho, porque sí, es legítimo que Amazon utilice la estrategia de los eBooks muy baratos para "obligarte" a comprar su dispositivo de lectura, pero yo no quiero participar de ella. Y lo siento porque hay muchos autores autopublicados que no voy a leer mientras estén solo en Amazon. Sí, puedo leer en su plataforma de lectura online, pero no me gusta leer en el ordenador. Si compro un eBook me gustaría poder llevármelo a mi dispositivo, gracias. 

No creáis que es cosa solo de Amazon. La mayoría de tiendas de eBooks venden los libros con DRM, con lo cual necesitas instalar un programa de Adobe para poder pasarte los libros a tu dispositivo (y solo al tuyo). Ni qué decir tiene que no está para Ubuntu, pero es que yo tampoco pude hacerlo funcionar en Windows cuando lo tenía. Lo intenté, pues las bibliotecas empezaron a prestar libros electrónicos con DRM. Nada. Me fue imposible por más que lo intenté. Cuando no era un error era otro.



Parece que hay por ahí una especie de proyecto de que Adobe Digital Editions acabe estando disponible para Ubuntu, pero, de momento, nada cierto.


Tal parece que no hay otra manera de hacerlo, ¿verdad? Uno se resigna, o se resigna. Pues no. Sí hay otras maneras de hacerlo. Solo hace falta un poco de voluntad. Ahí está Lektu, una plataforma de venta de libros electrónicos sin DRM. Venden en formato epub (para la mayoría de lectores), mobi (soportado por los Kindle) y pdf (para leer en PC o donde queráis). El archivo se descarga a tu ordenador y tú lo puedes cargar a todos tus dispositivos. Aunque es para uso personal, puedes prestarlo, por ejemplo (aunque por el precio que tienen los libros, pueden comprarse perfectamente). ¿Es más arriesgado que usar DRM? Pues sí: dependes de que el lector no coja ese archivo y lo difunda, pero también hay métodos para eliminar el DRM de libros electrónicos que lo incorporaban, y la prueba es que poco después de lanzarse un libro en formato digital está disponible en páginas piratas, por mucho DRM que lleve. Al final, el uso de DRM no frena la piratería y complica la vida a muchos usuarios. Lektu nos facilita la vida a los lectores, dándonos el poder sobre ese archivo que, no olvidemos, hemos pagado. ¡Ah! Y un dato interesante sobre Lektu es que hay algunas obras que tienen la opción de pagarlas con un tuit, por ejemplo. Y otras en las que el precio lo fija el comprador. No sé, me parece una iniciativa muy buena. 

Me alegra mucho que 2deLetras, la editorial con la que voy a publicar (por si alguien no lo sabía todavía xDDDD ¡Poco os estoy dando la tabarra!) esté en Lektu, porque eso quiere decir que los incautos lectores que quieran comprar mi obra en digital podrán hacerlo a un precio asequible y sin complicaciones. 

Y sí, ya sé que todo esto sirve de poco, y que soy una hormiguita despotricando de una bota de la que no puede escapar, pero no me resisto a hacerlo. De momento hay otras maneras de hacer las cosas, y yo voy a intentar no pasar por el aro, si puedo hacerlo. 



17 comentarios :

  1. Gota a gota se hace el océano.
    Coincido con el análisis de Amazon, así se intenta poner puertas al campo, pero como somos, o al menos yo miedosos y vagos con la informática, se lo ponemos fácil.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no ceder en esto tiene sus inconvenientes. Yo renuncio a un montón de títulos a precio muy asequible. Pero de momento, estoy dispuesta a hacerlo.

      Un saludo, Pilar :)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Si es que hablo de cosas "rarísmas" XDDDD

      ¡Besos, guapa!

      Eliminar
  4. Te vamos a contratar para el blog de informática eh xD
    Dirás que no controlas mucho pero no es verdad :P
    Me ha gustado mucho esta entrada ♥
    Lektu lo conocía pero ya no me acordaba ahora XDDDD Buen recordatorio ^^ Y me gusta saber que 2deLetras está allí.
    Yo como he tocado Linux más en plan profesional, por así decirlo, le tengo un poco de tirria por algunas cosas XDDDD yo lo veo más como para usarlo en máquina virtual, no para mí como sistema operativo principal. Pero oye, el concepto es maravilloso.
    Por cierto, que alegría leerte después de tantos días. Bueno, hubo emails pero por el blog es otro asunto :D Por supuesto que esto lo digo porque ando tan liada que no me da la vida para entrar a leer, no porque no subas cosas XDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Se me olvidaba!
      Lo del DRM es una caca. Que piratería habrá igual... Si facilitas las cosas al usuario le dan más ganas de comprar las cosas, al menos en mi caso.
      Recuerdo hace años que compré una canción en iTunes. Tuve TANTOS problemas que dije nunca más. Formateé el pc y luego no había manera de volverla a escuchar T_T

      Eliminar
    2. Claro. Es que jolines, lo has comprado, no sé >_<

      Y no, en serio, no entiendo casi anda de informática, xDD

      ¡Besos!

      Eliminar
  5. Cuando tienes un Kindle son todo comodidades, pero me he planteado muchas veces: ¿qué pasa si mañana se me rompe el cacharro? Las plataformas digitales, normalmente, parece que estén pensadas con el culo en lugar de con el cerebro: ¿compras en Amazon? "sólo" para Amazon; ¿compras en Google Play? "sólo" para Android; ¿compras en iBook Store? "sólo" para Apple. Y nosotros, que estamos acostumbrados a que si compras un libro la única forma de quedarte sin él es prestándolo a un "amigo", creo que no acabamos de pillarle el rollo a que si cambias de cacharro "te queden sin poder usar" todo lo que has PAGADO.

    Entrecomillo todo porque en realidad hay métodos para solucionarlo. Pero no son oficiales… y son un coñazo. En realidad no te quedas sin… pero sí. Es por eso por lo que no me animé a comprar para el Kindle. Porque muy bonito y cómodo todo, pero no es tangible y jamás es tuyo. ¿Cuál es el riesgo, esperar un año a que salga en formato bolsillo? Pues bueno. Si el libro merece la pena, un año más tarde seguirá mereciéndola, y si no la merecía es una buena forma de hacer criba.

    No sé, está planteado de forma pésima, aunque hasta esta tarde no conocía Lektu y mola mucho más que las tiendas de las tres grandes que acapararán la mayor parte de ventas. No he echado todavía un ojo a precios, pero eso de poder leer a autopublicados por un tuit me ha molado mucho.

    Las ideas románticas siempre son las mejores. :P

    Besos, Bettie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no sé si son las mejores, pero son las que me suelen atraer, ¿qué le voy a hacer? XD

      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Me pasa como a Pilar V, miedo y pereza de toquetear con la informática jaja.
    Y respecto al libro electrónico, me suena que quizás ya te lo comenté hace mucho... pero tengo tanto libro de papel en casa por leer (hola, librerías de segunda mano), y una red de bibliotecas tan magnífica en Barcelona, y amistades lectoras que me prestan más títulos... que de momento, al igual que tengo tanto libro acumulado, un libro electrónico sería una acumulación más. Así que por ahora, libro electrónico no.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Lo que pasa es que hay títulos que no encuentras en bibliotecas, o que quieres comprar para colaborar con el autor/a y yo qué sé... xD Además, a mí el libro electrónico me resulta muy cómodo para leer y transportar, pero claro, cuando quieres COMPRAR (ojo, comprar) un libro electrónico no encuentras más que problemas.

      ¡Besos!

      Eliminar
  7. Pues... ¡Ya tengo libro electrónico! Un regalito de cumple pensado para tus publicaciones :D

    Muchas gracias por toda la información, a ver si con suerte sale prontito :)

    ResponderEliminar
  8. A mí todo esto me supera. La informática me supera cada vez más, así que compro lo que sea más fácil, lo admito. Y no me gusta, pero bah, me pongo una serie y dejo de pensarlo...
    Mi hermana sí que instaló Ubuntu en nuestro ordenador de sobremesa (que cayó en el olvido en cuanto tuve portátil), así que nunca me acostumbré. Porque estas cosas, como casi todo, es acostumbrarse.
    Un besitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he acostumbrado rapidísimo, la verdad. Hace años que probé una distribución Linux y no hubo manera, pero con esta no me ha costado nada :)

      ¡Un beso!

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...