lunes, 25 de abril de 2016

Retratos a tiza (II)



Ella tiene 13 años, es vivaracha y alegre, puro nervio. Es prácticamente imposible que esté medio quieta en clase pero, en ocasiones, me cuesta lo indecible aguantarme la risa cuando hace ciertas cosas que no se deben hacer. Quizá porque es muy graciosa. Tiene la cara morena y los ojos abiertos y grandes para mirar el mundo sin perder detalle. Y lee, mucho. Muchísimo. Y no se puede aguantar: tiene que hablar de lo que lee. Por eso mis clases se convierten en carreras de obstáculos en las que no puedo decir ciertas palabras porque acabamos yéndonos por las ramas. Por ejemplo, mientras hablaba de los impuestos, utilicé la palabra "tributos". Inmediatamente la cosa acabó con ella hablando de Los Juegos del Hambre y yo sujetándome, para no seguirle el juego demasiado. O hace unos días. Entrábamos del recreo. Yo sacaba el libro y las cosas de mi mochila y ella se acercó a la mesa y me dijo, hablando a todo correr, como ella hace:

-Maestra, yo no sé en qué se me va el tiempo. Estoy segura de que ayer por la tarde estuvieron los Hombres Grises en mi casa y se llevaron todo el que tenía. 

A mí que una chiquilla de 13 años de hoy me diga algo así me emociona. El corazón me daba saltos. Pero me las arreglé para contestarle, lo más serena posible:

-Vas a tener que ir a hablar con el Maestro Hora. Estate atenta a ver si ves a Casiopea por ahí...

Me sonríe y se sienta. A veces, mientras trabajan, la miro y sonrío. Imagino a dónde puede llevarle esa cabecita que tiene y, sobre todo, esa imaginación desbordante y toda esa energía. 

Recuerdo que una vez, a principio de curso, me preguntó de qué casa era yo, así, a secas. "Ravenclaw", respondí. No sé si esperaba que le respondiese. Ella me dijo que era Gryffindor. Hace poco se lo recordé y le dije: "De eso nada. Tú eres toda una Luna Lovegood. Eres Ravenclaw de pura cepa". Ella me contestó que Hermione también lee mucho, es inteligente e imaginativa. Entonces le expliqué la teoría de Lia sobre Ron (Hufflepuf), Hermione (Ravenclaw) y Harry (Slytherin) recogidos en Gryffindor. Me habría gustado hacerle una foto y guardar esa cara de alucine para siempre. 

Me encanta que alumnos como ella metan, a la fuerza, fantasía en mis días. 







Él tiene 15 años y es guapísimo. De verdad que lo es: piel morena, ojos verdes, sonrisa perfecta. Es uno de esos chicos que, si no ahora, no tardará mucho en llevarse a las chicas de calle. Además tiene buenos modales, es muy educado y amable, y su voz es muy dulce. Vaya, todo un galán.

He de reconocer que no empezamos con buen pie. No fue algo personal, fue general con su grupo. No sé por qué se mostraron un poco reacios hacia mí, pero poco a poco me los he ido ganando. No es que  todos se hayan convertido en alumnos modelo, pero nos respetamos. En algunos casos, sin embargo, el cambio sí ha sido más drástico. Como en el de este chico. En un determinado momento decidió sentarse en primera fila, justo delante de mi mesa, y ya no se ha movido de ahí. 

Recuerdo haberle echado la bronca tras un examen porque podía hacerlo mejor, a pesar de haber aprobado con una nota aceptable. Él me confesó que no había estudiado casi nada y que no entendía como sus compañeros suspendían con un examen tan fácil. Yo contesté: "Porque la maestra es muy mala", como suelo hacer siempre, con retranca. Y él sonrió y dijo: "Ya sabes que no". "Entonces, ¿estudiarás para el próximo?", pregunté. Y él asintió con la cabeza y sonrió. Y de verdad os digo: qué sonrisa tan bonita tiene este chico. 

Me gusta este alumno porque no es indolente. Tiene intereses, metas, ganas de ser. Una vez se me acercó, al final de la clase, y me dijo que quería estudiar Física, que si yo sabía cuál era la mejor universidad para hacerlo. Por un momento me quedé muda. 

-Sabes que yo estudié Filosofía, ¿verdad?
-Ya lo sé, maestra. Pero por si lo sabías...

Se encogió de hombros. Yo le sonreí.

-No te preocupes, yo te lo miro.

Pregunté aquí y allá y le transmití la información. Desde entonces, cuando hay alguna cosa relativa a la física que creo que le puede interesar, se la digo. Hace un tiempo me habló de la tensión entre sueños y realidad.

-Porque la ingeniería tiene más salidas, pero...
-Pero ¿qué? -le pregunté.
-Pues que, como tu dijiste una vez, la vida es demasiado corta para no perseguir nuestros sueños. 

Y yo, que soy así, tan ñoña, casi lloro. Pero no lloré. 





(Lo estoy guardando todo para el fin de curso, me temo.)


25 comentarios :

  1. Creo que deberías ir preparando el kit de fin de curso, bombones, helado y dos cajas de kleenex.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo. Sobre todo lo de los kleenex XD

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Yo creo que no te van a llegar dos cajas (de kleenex...)

    Ay, qué monos tus niños... Me encantan estos post.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo. :/ Con lo llorica que soy y el cariño que les tengo...

      Eliminar
  3. Vas a llorar, y vas a querer más, porque esto engancha. No te digo lo que voy a llorar yo después de cuatro años con los mismos alumnos. Algunos, literalmente, los mismos durante los cuatro años, si me marcho va a ser un drama brutal.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pfs, no me quiero imaginar el drama, profe. :( Y yo lo sé, que lloraré. Seguramente lloraré sola, cuando se vayan, pero que voy a llorar lo tengo clarísimo.

      Eliminar
  4. Ay qué monos... Los niños de ahora son mejores o es que en mis tiempos estábamos sin desasnar? Ains.

    Y sí, somos muchas las Gryffindor de tendencias Ravenclaw... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no creo que fuese una cosa ni la otra, mujer. Seguro que de vosotros habría dicho cosas parecidas. Soy muy moñas XD

      Eliminar
  5. Ay qué monos... Los niños de ahora son mejores o es que en mis tiempos estábamos sin desasnar? Ains.

    Y sí, somos muchas las Gryffindor de tendencias Ravenclaw... XD

    ResponderEliminar
  6. En la primera entrada de esta sección pensé que me había enamorado de tus chavales, que eran unos niños maravillosos, así te lo dije. En ésta me ha pasado lo mismo, pero he pensado más allá. Los niños de los que hablas dan ganas de ir ahora mismo donde estén y abrazarlos, pero lo que más me gusta, y lo que hace de especial esta sección, es la forma en que tú los ves y cómo nos cuentas de ellos lo que te hacen sentir. A mí has conseguido emocionarme mientras leía la parte del chico. Es muy bonito lo que transmites. Ojalá algún día alguien dijera cosas tan bonitas de mí. :$ Besos, súper profe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quieres que te diga cosas bonitas? Mira que yo estoy dispuesta XD :)

      Es que son muy cuquis mis chicos.

      Besotes, Javi.

      Eliminar
  7. Mi hija dice que sus niños son para comérselos, el problema son los padres que la dejan para el psiquiatra.
    Creo que el de la primera fila está enamorado de la profe, pero tranquila eso es normal yo bebía los vientos por el de inglés.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo no he conocido a muchos padres, aunque he tenido alguna experiencia.... ejem. xD

      Qué va, no es eso. Si fuese así no estaría en primera fila. Yo bebía los vientos por el de Historia del Arte y procuraba tenerlo a la vista, pero lejos, que me daba vergüenza XD

      ¡Besotes!

      Eliminar
  8. Repito lo mismo que con los dos primeros retratos: COMO MOLA. Tener unos alumnxs así pero, sobretodo, tener una profe que se fija en esos detalles y que está por ellxs. Sólo con haber hecho llegar la frase de "la vida es demasiado corta..." a algunxs de ellxs ya has hecho mucho en este curso. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  9. Estos retratos a tiza son oro puro, y cuando pase el tiempo y tengas momentos de desencanto con tu profesión te va a venir genial releer estos textos y recordar a tus alumnos y tus reflexiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Me alegro de haber empezado a hacerlos :)

      Eliminar
  10. Suerte la de ellos, que tienen una profesora que sabe verles lo mejor :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tienen muchas cosas buenas ^^

      ¡besos!

      Eliminar
  11. Alucino que un chico tan joven tenga tan claro querer estudiar Física!! O_O
    Yo lo hice y todavía no sé por qué jajajaja :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JJAJAJAJAJAJA. Creo que a esa edad, aunque parezca una idiotez, las cosas se ven más claras. Aunque él es consciente de que puede cambiar de idea, pero hoy por hoy le fascina, así que, adelante :D

      ¡Besos!

      Eliminar
  12. Ay, Bettie, se me cae la baba con las cosas que explicas a veces. ;_; Me pregunto dónde están esas personas en mi instituto...

    Me ha encantado esa referencia a Momo, amo el libro. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Dónde están? Pues son tus compañeros xD Seguro que hay gente así, o especial de otra manera. Lo que pasa es que hay que saber verlo. :) jaja

      ¡Besos!

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...