sábado, 16 de abril de 2016

La media naranja.

El otro día vi en Twitter a alguien preguntando por aquello de las "medias naranjas", por si sus seguidores creían en ello. Algo después leí a otra persona de mi Twitter que decía algo así como que le daba ternurilla la gente que creía en eso de la media naranja. Si no digo los nombres no es por secretismo, es porque no recuerdo quiénes eran ^^' jaja.

Lo que no vi, y me extrañó, fue a alguien defendiendo la teoría de la media naranja con un: "Pues yo conozco a alguien que..." o "Pues en mi caso...".  Suele pasar que la gente defiende esa teoría así, con ejemplos personales o de conocidos. Yo misma lo he pensado alguna vez cuando hablo de mi relación con Jack. A veces pienso: "Demasiadas coincidencias". 

Pero quizá es pertinente hacer un pequeño paréntesis para explicar brevemente en qué consiste esto de la media naranja. Es una figura que, creo, es heredera del Mito del Andrógino que utiliza Platón en su diálogo El banquete. En este mito se habla de seres con cuatro brazos, cuatro piernas, dos cabezas... Seres que serían similares a la unión de dos personas por el vientre. Por cierto, este ser tenía dos órganos genitales, que podían ser masculino y femenino, dos femeninos o dos masculinos. Los dioses, temerosos de la felicidad de estos seres y del poder que les daba decidieron hacer algo: partirlos por la mitad y dispersarlos por el mundo. Por eso los seres humanos pasamos la vida buscando a esa otra mitad, a esa media naranja, a la nuestra, a la que nos pertenece, y no a otra. 

De este modo parece que solo hay una persona destinada para cada uno de nosotros, y que con esa persona todo será fácil, perfecto, ideal, maravilloso. 

Pues no. 

No, yo tampoco creo en la teoría de la media naranja, aunque como mito o metáfora es bonita, pero no la compro. Y eso que a veces me digo, como ya he señalado, que en lo mío con Jack hay demasiadas coincidencias. Y sí, las hay, pero si la cosa no hubiese resultado entre nosotros, todas esas coincidencias no habrían tenido ningún significado, habrían sido detalles triviales, nada más.

Entonces, ¿por qué todos conocemos a algún ejemplo que corrobora esta teoría? Porque las personas  somos seres imaginativos y tendemos -yo también- a construir una narrativa que dota de sentido a las circunstancias más o menos azarosas de nuestra vida. Tendemos a conectar los puntos para ver la imagen. Un hombre cuenta la historia de como conoció a otro, su actual pareja. Resulta que coincidieron en el tren porque él había perdido el primero, el que le tocaba. Además, estaban leyendo el mismo libro, y por eso cruzaron miradas. Y, para colmo, cuando hablaron, resulta que el otro chico estaba allí porque se había equivocado de línea, porque era nuevo en la ciudad. Y de todo esto se concluye que estaban predestinados. Que cada uno es la media naranja del otro. 

Y la verdad, más allá de esas líneas que nosotros añadimos, es que dos personas afines se han encontrado y han estado dispuestas a trabajar para construir juntos una relación. Por supuesto, no somos afines con todas las personas del mundo, ni con la mayoría, pero tampoco es que seamos afines solo con una persona. Y, además, la afinidad no lo es todo.  Si esa teoría que recoge Platón fuese cierta, yo tengo la convicción de que podría ocurrir que las dos mitades de un mismo ser se juntasen y la cosa no funcionase. Por desinterés, por dejadez, por egoísmo... Por mil razones. 

Así que, si me tomas un consejo, deja de mirar a tus parejas buscando trozos de fruta. No te preguntes si es tu media naranja. Pregúntate si puede funcionar y, sobre todo, si tú quieres que funcione. 

¡Me ha encantado esta taza! xD Fuente.



27 comentarios :

  1. ¡Qué medias naranjas ni qué calcetines rojos!
    Aciertas en que todos, alguna vez u otra, hemos denominado a alguien como "nuestra media naranja". O si no lo hemos hecho, lo haremos. Pero lo cierto es que no lo hacemos porque creamos que somos una mitad de nada(o, al menos, yo no lo hago y creo que nadie debería hacerlo).

    Pues, por esto que digo, yo he llamado "media naranja" a una persona que bien podría haber sido una media naranja para mí, un limón revenío. Pero es que yo baso el amor en otra cosa, y no en la absurda y completa afinidad. Pues con las parejas que he tenido, con la que más feliz he sido fue con la que menos cosas tenía en común: Edad, gustos, estética, amistades, origen, religión, ideas políticas, gustos en cuanto a juegos, películas, series... y creo que es algo que también sirve.
    Pero tampoco me sirve aquello de "los opuestos se atraen", pues tampoco sonaba con nosotros la campana de ese cliché, ni falta que hace. Teníamos algunas cosas en común, y otras que no.

    Mi teoría es la de las circunferencias secantes: Cada persona de la pareja(o trío, o lo que sea que haya) es un circulo, o una circunferencia independiente. Esa circunferencia choca por casualidades, estadística, matemáticas o empeño personal con otra. Según las afinidades, ese área secante es más amplia o menos, según la distancia, los gustos o la independencia de los dos circulos implicados. Y es que da igual qué cantidad de unidades cuadradas compartáis, sino que esas unidades cuadradas que comparten vuestros círculos secantes sean una parte especial en vuestras vidas, que ambos lo disfrutéis y que cuando os digan: ¿Qué quieres ahora mismo? se te ocurran iniciativas personales, pero también partes de ese fragmento de los círculos secantes.

    Dios, las mates, me tienen absortísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, necesito un post sobre las circunferencias secantes. Como el de la óptica. Lo necesito xD

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Opino igual que tú. Qué voy a añadir XD
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gusta la taza :D

    No sé, yo pienso que lo que hay es "causalidad" y no casualidad, pero da para largo...

    No me gusta la teoría de las "medias naranjas", porque hace entender que la persona está incompleta y eso es lo que no compro. Cada uno es UNO, que puede ser feliz consigo mismo, con otra persona, con varias otras personas, sin relaciones amorosas... Multitud de variantes que hacen innecesaria esa sensación de que "hace falta algo".

    Por otra parte, supongo que la conoces, pero si no es así, tienes que ver la película de "Cristal Oscuro". Esos seres divididos... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Yo con casualidad lo he dicho con toda la intención: cosas que pasan sin motivo, sin plan ulterior, pasan porque pasan, y ya está XD

      Eso también. Medios nadas. Yo soy una personica entera.

      Si he visto Cristal Oscuro, no la recuerdo, así que me la apunto :P jajaja

      ¡Besos!

      Eliminar
  4. Pues yo prefiero pensar que eso de la media naranja no existe, si no debe de haber por ahí otra persona en el mundo que está exprimiéndose mi naranja. xD

    A mí me encanta tener cosas en común con mis parejas, pero hasta ahora, salvo con la última, que nos solía gustar el mismo tipo de música y libros, con las demás teníamos en común que éramos seres humanos.

    Así que no sé, las cosas en común importan, mola compartir al menos una afición con pasión, algo que poder hacer juntos y que las dos personas se lo pasen igual de bien, pero hay muchas otras cosas también muy importantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "alguien está exprimiéndose mi naranja". Madre mía, Javi... XDDDD

      A ver, yo nunca he estado con nadie con quien no tuviese NAAAAAAAADA absolutamente en común, pero con ciertas parejas he tenido más afinidades y con otras menos. Y con Jack, por ejemplo, a priori, no tenía muchísimas afinidades. Pero eso está bien, porque hemos ido aprendiendo el uno del otro, :)

      ¡Besos!

      Eliminar
  5. Yo concretaría la pregunta: ¿qué tipo de relación quieres y qué tipo de relación quiere la otra persona? ¿Son compatibles? O como tú dices: ¿Puede funcionar?

    Mi teoría es que la gente encaja por cosas más importantes que los gustos, la edad, la religión, ideas políticas, etc. Para que una relación funcione esas cosas son totalmente triviales. Sin embargo, desde mi punto de vista, sí que hay algo tremendamente importante: ver la vida y entenderla (o acabar entendiéndola) de manera similar. Lo mismo con las relaciones: tener claro lo que se quiere y saber que la otra persona quiere lo mismo. Por ejemplo, yo tenía muchas cosas en común con Enric, el chico que tú conociste: los dos cantantes, para series, pelis y lecturas teníamos los mismos gustos, carácteres similares en algunos aspectos, ambos ateos, etc. En fin, que sí, que teníamos muchas cosas en común, pero él quería un tipo de relación concreto y yo otro totalmente diferente. Y claro, así no se puede tener una relación que vaya a acabar bien, sobre todo si eso es lo que tú entiendes por "lo que debe ser una relación" desde tu perspectiva particular. Es decir, si tu ideal de cómo debería ser una relación no coincide con el de la otra persona, igual lo tienes complicao'. Que oye, igual hay personas que empiezan teniendo un tipo de relación breve y pasional porque les apetece y esa relación se convierte en algo más largo en el tiempo e incluso acaban siendo marido y mujer, o mujer y mujer, o marido y marido (o si son más de dos, pues también), qué sé yo. Pero no me refiero a eso, sino en general, a lo que entiende la gente por lo que DEBERÍA SER una relación desde sus perspectivas individuales.

    En fin, me he armao' un poco de cacao'... Al final, es la pareja en su conjunto la que debe proponer los términos en los que se construye la relación; sin imposiciones, pero tampoco sin tener en cuenta a la otra persona y yendo totalmente por libre. Así ese DEBERÍA SER individual, se transformaría en un ES colectivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese párrafo final me ha encantado. Creo que tienes razón. El ¿puede funcionar? refería precisamente a esto que tú explicas. Dos personas pueden tener gustos e ideas muy afines, pero que su visión de la vida no coincida, y entonces... MEC. Hay que ver qué cosas son importantes para cada quién, cuáles considera que debería compartir su pareja. Lo de las circunferencias secantes que ha dicho mi hijafanta: que lo que coincida sea lo importante.

      ¡Besos! :D

      Eliminar
  6. Yo debo de tener un medio limón... Con pipos XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pipos? ¿Son las pepitas por allí por tu tierra? jajajaja Me ha hecho mucha gracia XD

      Eliminar
    2. Los pimientos, tomates, manzanas y sandías tienen pepitas, los limones y naranjas pipos.
      Menos mal que tu tierra y la mía son casi la misma XD

      Eliminar
    3. Los pimientos, tomates, manzanas y sandías tienen pepitas, los limones y naranjas pipos.
      Menos mal que tu tierra y la mía son casi la misma XD

      Eliminar
    4. Jajajajaja, pues chica, ahora me desatasco XD Nunca te acostarás sin saber una cosa más XD

      Pipos. Me encanta xDDDDD

      Eliminar
  7. Yo debo de tener un medio limón... Con pipos XD

    ResponderEliminar
  8. Sinceramente creo que existe la persona con la que sientes que todo encaja, que todo es "como debe" que no hay aristas o huecos sin cubrir, pero no creo que sea porque me faltase nada, sino porque ambos trabajamos para conseguir una armonía que nos enriquece, juntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, porque ambas personas se implican y trabajan para que todo encaje :)

      Eliminar
  9. El mito es muy bonito, pero creo una de las cosas más bellas en una relación es descubrir y conocer a la pareja. ¡Si fueran tan parecidos entre ellos no tendría gracia! D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Euterpe, me parece que señalas un punto importante :)

      :*

      Eliminar
  10. Totalmente de acuerdo contigo. En la mayoría de los casos son interpretaciones que hacemos nosotros mismos de los acontecimientos. En el ejemplo que has puesto ¿cuántas personas perdieron el tren anterior ese día? ¿cuántas iban en el tren equivocado? por ejemplo o ¿con cuántas personas coincides a lo largo de tu vida en esas condiciones? Lo que pasa es que ésa persona te hizo tilín, que tienes una historia con ella y por eso es especial.
    Un besitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Y unimos los puntos, y creamos una historia :) Que tampoco está mal, ¿eh? jajaja

      ¡Besos!

      Eliminar
  11. Totalmente de acuerdo con tu post. Y especialmente con Papish. La teoría de la media naranja tiene una interpretación peligrosa: estamos incompletos y necesitamos de alguien externo para asegurar nuestra felicidad. ¡Error! Pensar así es la mejor manera de ser infeliz, pues si no encontramos a esa persona cómplice tenemos siempre la excusa perfecta para echarle la culpa al otrx. El mejor camino para encontrar la felicidad es empezar por unx mismx y, a partir de ahí, proyectarlo hacia fuera.

    Y sí, está chula la taza ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. La felicidad empieza por uno mismo. :)

      Eliminar
  12. Eres un pozo sin fondo de ideas, Bettie :)

    Yo he de decir que normalmente me reiría de cualquier creencia sin una base científica. Pero luego soy tan mema de creer en ciertas cosas, como por ejemplo que alguna de las historias que he escrito TENÍA que ser así, que la historia ya existía antes de ir creándose en mi cabeza.

    En lo que respecta a las medias naranjas... pues se trata de lo que tú dices por muy romántico que sea el otro pensamiento. Creo que hay muchas medias naranjas nuestras por el mundo y que dependiendo del grado de particularidad y complejidad de nuestras personalidades pues nos cruzaremos con más o menos posibles parejas. Yo he tenido más de una media naranja en mi vida con la que podría haber sido feliz y no se dio. Aunque cierto es que la que me "complementa" ahora llegó a mi vida tras muchas casualidades... mmmmh XD

    ¡Besitos, bonita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy un pozo sin fondo, es que pillo las ideas de otros al vuelo xD

      Jajaja, bueno, que creamos que no hay predestinación ni nada por el estilo, no tiene por qué impedirnos construir ese relato que da sentido a las casualidades :P jaja

      ¡Besos, guapa!

      PD: Yo también tengo algunas manías y supersticiones raricas, y mira que las veo y digo que soy tonta, pero mira XDDD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...