miércoles, 20 de enero de 2016

Al natural.

Nunca me ha gustado mi pelo. Es algo que, por mi experiencia, le pasa a bastante gente. De adolescente tenía una amiga con el pelo precioso: castaño oscuro, brillante, suavísimo y liso como una tabla. Solía decirle muchas veces la envidia que me daba su pelo y cuantísimo me habría gustado tenerlo como ella. 

Curiosamente, ella me decía lo mismo.

Yo tengo el pelo castaño claro (otrora fui rubia, en mis tiempos mozos :P), rizado y cabezón. Lo de cabezón va acorde con la dueña. ¿Qué quiero decir con que mi pelo es cabezón? Pues que es rizado y punto. Ya puedes utilizar secador, plancha, colgar ladrillos de las puntas o cualquier cosa que se te ocurra. Es rizado y no va a dejarse convencer para ser cualquier otra cosa.

Ojo, es cabezón, que no rebelde: si me moldeo el pelo de cualquier manera para que se quede rizado (con tirabuzones o eso) sí coge la forma. Es con el liso con lo que tiene un problema. Serio. 

Durante mucho tiempo llevé siempre el pelo recogido, porque no me gustaba. Después hubo una época en la que me dio por utilizar planchas de pelo. Fue breve: mi pereza siempre ha sido superior a mi vanidad. Volví a las coletas y similares, pero con la vista puesta en el día que iba a la peluquería. Ese día sí. Ese día, al menos, llevaba el pelo liso. Si el ambiente no estaba muy húmedo me duraba casi toda la tarde, y eso era un lujazo. Y recibía muchísimos cumplidos. Todo el mundo me decía que el pelo liso me quedaba fenomenal.

Hace ya algún tiempo me corté el pelo -mucho- y comencé a no peinarme. Esto es: dejé mi pelo a su aire, al natural. Mis rizos volvieron en todo su esplendor y desorden. Y, ¿sabéis qué? Que no estaban tan mal. He ido acostumbrándome a mis pelos de loca y me veo bien con ellos. Hace ya dos años que no me recojo el pelo, por ejemplo. (Tampoco es que pueda xD)

Hoy creo que he culminado el proceso de auto-aceptación capilar. He ido a la peluquería y me he cortado el pelo. Mi peluquera me lo ha peinado liso, como hace siempre, y cuando me he puesto las gafas y me he mirado al espejo he dicho:

-Meh. Creo que me gusta más al natural. Rizado. 

A lo que la peluquera ha contestado:

-Entonces mañana mismo estará a tu gusto. 

Jajaja. 

Esto puede parecer una patochada, pero siento ese proceso, siento que estoy llegando a un sitio que me gusta, a ser una Bettie que está cómoda en su piel (con todos sus defectos, que son unos cuantos) y en su vida (ahí aún falta un poco, pero vamos en el buen camino). Supongo que lo del pelo es solo un símbolo, una metáfora o un hito visible. No sé. 

¿Y vosotrxs? ¿Estáis cómodos con vuestros pelos? :)


38 comentarios :

  1. A mí también se me riza y me queda afro como no me lo corte. Es mejor que lo lleve corto y me ahorro complicaciones jaja No dejarlo que crezca demasiado.
    Y sí, déjate el pelo al natural y pasa de alisártelo. Una complicación menos :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo ya que pasé de alisármelo. Si lo llevo liso es porque me lo hace otra persona XD

      Eliminar
  2. Yo acepté mi pelo ondulado hace años. Me costó unmontón, pero ahora cuando voy a la pelu me subo a casa sin peinar y me peino sola, porque ya no me gusta liso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que voy a empezar a hacerlo también jaja.

      Eliminar
  3. Durante mucho tiempo me dio por utilizar planchas de pelo. Fue breve: mi pereza siempre ha sido superior a mi vanidad. Después hubo una época en la que llevé siempre el pelo recogido, porque no me gustaba. (Y sigo en esa etapa).
    Lo único que he hecho ha sido reordenar tu entrada, lo sé; pero me sirve a la perfección.
    Yo hace un par de años tenía el pelo por el culo, con unos rizos que pa' que usar espuma de lo bonitos que eran. Un día, con la moda del pelo corto, dije: Pues me apetece, ¿sabes? Y tijeretazo. De ahí se fueron más de treinta centímetros de pelo y me quedé muy a gusto, pero a la vez vacía. Después empezó el estrés de los estudios y el que soy la vaga que menos se cuida, y con mi pelo no iba a ser menos. Tras dos años tengo el pelo un poco por debajo de los hombros, con un rizo mu requetefeo y bueno, yo que sé. Pienso que: En un futuro...
    Pero ya sabemos como va eso de "los futuros".

    Mi vida... pues como mi pelo o peor. Pero optimismo siempre y en todo lugar.

    Pd. Me alegro de que te encuentres al fin a gusto en tu cuerpo y tu vida. Ójala todos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudo pesadismo el mío; creo que esta vez me he pasado.
      Al fin y al cabo, mi pelo y mi vida son cosa mía, menudas ganas de ir llorando a los demás.
      EN fin, rectificaré a la próxima.

      Eliminar
    2. Te doy una colleja. ¬¬ ¡Que me interesa, leñe, si no, no preguntaría! XD

      Pues oye, nunca es tarde ni se está demasiado ocupado para empezar a cuidarse el pelo, mujer. Además, aunque parezca que no, el pelo rizado es bastante agradecido :P

      Y ya será menos :*

      Eliminar
  4. A mí no me gusta completamente mi pelo… en general sí, pero no el flequillo. Tengo todo el pelo liso, salvo el flequillo, que hay como dos remolinos que me ondulan el pelo. Y che, yo no me quejaría si lo tuviera todo ondulado, o todo liso, ¿pero a mitad? ¿a cachos? Sobra decir que es complicado peinar ese flequillo y que quede bien. Me dejo la frente roja cada mañana pasando, y pasando, y pasando el cepillo, hasta dejarlo casi como si me hubiera pasado la plancha del pelo, jaja. Pero oye, es así, qué se le va a hacer…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo un remolino en un lado de la cabeza. Me encantan los flequillos rectos y eso, pero no los puedo llevar :( jajaja.

      ¡Besos!

      Eliminar
  5. Es la historia de todos los tiempos... Los que tienen el pelo rizado lo quieren liso y los que lo tienen liso lo quieren rizado...

    Yo tengo el pelo liso. Liso tabla. No he utilizado unas planchas para el pelo en toda mi vida. Y cuando era joven lo quería rizado, así que me dejaba una pasta en la peluquería para ponerme moldeados (finales de los ochenta y principios de los noventa fueron mala época... jeje) ¿cómo ibas a escuchar música rock y heavy sin poder menear la melena? jajaja. Sé que hoy en día mi pelo liso sería la envidia de muchas adolescentes.

    Hace ya muchos años que me di cuenta de que tenía suerte de tenerlo liso. Y dejé de ser una esclava de mi pelo. Me lo lavaba y lo dejaba secar al aire, ni secador ni nada.

    Ahora lo llevo corto y me cuesta un poco de trabajo manejarlo con la cera para darle algo de volumen, con aspecto despeinado. Pero lo jodido es que las canas ¡me salen rizadas! ¡y lo odio!

    A mí me gusta tu pelo rizado a su aire...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Eso es así. Una necesita una buena melena con volumen para menearla con garbo xDDDD

      Jo, tus canas tienen ganas de tocar la moral xDDD

      Gracias, Rosa. ¡Besos!

      Eliminar
  6. Yo a partir de la adolescencia empecé a estar bastante incómoda, de pequeña también era rubia, ahora castaña más o menos clara, y mi pelo era liso, no como una tabla pero liso. Actualmente no es ni liso ni rizado, pero lo peor es que tengo muchaaa cantidad. Durante mucho tiempo me ponía espuma y si me rizaba, pero siempre me ha molestado mucho, y no podía llevarlo suelto, y al final o coleta o recogido. Alisarlo suponía una dosis de paciencia infinita y además no quedaba demasiado bien la cosa.

    Hace unos años descubrí la keratina y el tratamiento estaba bien, pero para que fuera efectivo, al menos en mi pelo, necesitaba repaso con la plancha y no duraba demasiados meses. El año pasado cambié de tratamiento al alisado japonés y creo que es lo mejor para mi pelo, me lo seco al aire y ya está, queda muy decente. El inconveniente es que lo considero muy caro, porque la peluquería la piso un par de veces al año para cortar y ya. Pero bueno, me es tan cómodo, tener un pelo que me gusta como me queda y no tenerlo que llevar siempre recogido, así que me he autoconvencido que es la mejor inversión en mí misma que puedo hacer :)

    Perdona por el testamento que te acabo de dejar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estuve tentada de hacerme el alisado japonés cuando tenía el pelo más largo, pero claro, nunca me atreví a gastarme ese dineral xD Pero desde luego, si es algo que te gusta y que te da comodidad, pues está bien hecho, claro que sí :D

      Nada que perdonar, Susana :) ¡Mua!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. A mí no se me riza ni metiendo los dedos en un enchufe con los pies en agua. Es que ni una onda ni un nada. Hubo un tiempo en el que luché por tener rizos pero ya hace años que asumí mi realidad. Y oye, no está tan mal. Es cómodo y dócil. Si se me cayera menos sería hasta perfecto. Pero para eso debería retirarme al monte y huir del estrés.... En fins. Que vivan los rizos, hombre ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ¡Lia ermitaña!

      Pues la verdad es que sí. Aunque haya aceptado mis rizos, creo que tener el pelo liso es una gran ventaja :P jaja.

      Eliminar
  9. Bueno, he pasado por muchas etapas peliles y mis amigas me conocen por ponerle nombres a los tipos de pelo que se pueden llevar, el más famoso es mi Pelo de profeta y el peor de los peores era llevar el pelo de profeta antiguo, antiguo.
    Cuando descubrí el alisado del pelo, brushing, tenía 18 años y me encantó. He sufrido secadores y planchas infernales para lograr ese alisado, pero como en la peluquería no quedaba nunca. Yo tengo lo que se dice buena mata de pelo, con muchísimo brillo y lustre. Pero no me lo puedo dejar al natural porque se me queda feo: pelo de saco de patatas. En verano se queda mejor, sobre todo tras dormir con el pelo ligeramente húmedo. Lo he llevado de todos los largos, incluido tan corto que me preguntaban si me había metido a militar %/
    Ahora ya me he cortado la melena XXL, con la espinita clavada de que la ondulación se Gisele Bundchen no haya habido peluquera capaz de hacérmela y siempre me dejaban más parecida a pequeña Lulú (ya sabes que en mi propia boda para evitar el efecto Luis XV, opté por ir a la peluquería de víspera y que la almohada hiciese su trabajo de aplastamiento y desrizado natural). También me he quitado el color negro, que es el mio, pero tengo canas y no me gustan, y tenía que teñirmelo igualmente. Ahora lo llevo más color chocolate, que se dice y he ganado mucho. Acepto mi pelo totalmente, pero claro, eso es muy sencillo hoy por hoy con mis GHD, mis planchas curl babyliss de imitación (pero buenas), mi secador torpedo, y mi último capricho la mascarilla India de Icon. Ya quisiera yo haber tenido todo esto a mis 20.
    El pelo corto me encanta. Algún día volveré a él. Aunque mi marido me deje ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que necesito un diccionario ilustrado con los tipos de pelo made in Perri. ¿Pelo de profeta? ¿Pelo de saco de patatas? ¡Por dios! ¡Es que eres genial! xDDDD

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Pues no... mi pelo tiene ya muchas canas, y siempre me ha gustado cómo era al natural. Yo lo tengo un poco ondulado también, pero no tanto como tú. Resulta que si me lo tinto los químicos del tinte hacen que me quede liso, ¡y no me gusta liso! Y si no me lo tinto hay miles de canas, y no es que no me gusten las canas, pero me gustaba el color natural de mi pelo, ;(

    Ser viejoven no perdona... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que empezamos pronto a ser viejóvenes, no jorobes... jajajaja

      :*

      Eliminar
  12. yo soy taaaaan negada para el manejo del dúo secador/cepillo que hace muchísimo que tengo aceptada la ranciedad de mi pelo...que no tiene nada de especial :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tu pelo no tiene nada de especial, para eso compensas tú con todo ese encanto que tienes :P

      Eliminar
  13. ¡Oh, El PELO! Algún día dedicaré una entrada al respecto ajaja Mi historia también tiene tela, yo creo que es común a las que tenemos el pelo rizado. De pequeña y de joven me acomplejaba tanto que no llevé otra cosa que coleta hasta que cumplí los 15 años y me atreví a soltármelo, un día, después de haberme hecho trenzas para que se me quedara aplastado. Poco a poco le fui cogiendo el gusto y me di cuenta de lo original que era, y de que si le sacaba partido, mi pelo podía ser genial.
    Cuando por fin lo acepté a los 17-18 años (y fue cuando descubrí en Tumblr y en otras páginas la comunidad afroamericana que también sufría con el proceso de aceptar su pelo y abandonar las pelucas, los desrizados, y etc), cuando por fin amaba mis rizos y me deleitaba con todos los tutoriales existentes en Youtube, comenzó a irse el rizo, se desvaneció por motivos de salud. O sea que cuando deseé mi pelo natural este se fue. Fue la lección más dura de mi vida, y me arrepentí de haberlo odiado durante tantos años y haber deseado las melenas lisas de otr@s.
    En fin, que este mismo verano, con la cabeza mitad lisa mitad rizada (porque los rizos habían vuelto), me corté el pelo yo sola suuuper corto (porque esa es otra, he pisado la peluquería 2 veces en mi vida), y desde entonces he ido contenta con mi afro. Nunca me he alegrado tanto de ser impulsiva y hacer esa locura ajaja Además es el aspecto sobre el que más cumplidos recibo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo el pelo tan rizado, pero me encantaría <3

      Me alegro de que, por fin, estés contenta con tus pelos :D

      Eliminar
  14. Yo soy alérgica a los peines, de hecho solamente lo uso cuando me lavo el pelo para desenredar. También tengo que decir que lo tengo ondulado y que no me hace falta usar peine porque de hecho si lo peino queda peor.

    Lo que siempre he tenido cierta obsesión con el pelo negro, me encanta, pero no, lo tengo castaño ni claro ni oscuro, lo llevé con mechas rubias, avellanas, caobas, rojas, teñido de caoba, rojo, negro, castaño casi casi negro, que es lo actual, eso sip, hace unos años me pasé muchísimo cortándolo un verano, llevé durante un mes la cabeza llena de pinzas para sujetarlo, me dije una y no más, ahora lo máximo que me permito es a una longitud que me permita atarlo.

    Besinos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo también soy alérgica a los peines desde que me corté el pelo XDDD

      Pues yo ahora, cuando lo llevo muy corto y no me lo puedo coger, es cuando voy cómoda con él, ja-te-tú... Yo que pensaba que nunca podría llevar el pelo suelto porque me agobiaba XD

      Yo sí llevé el pelo negro. Parecía una muerta viviente XD Lo mío son los pelirrojos... jaja

      ¡Besos!

      Eliminar
  15. Pues mira, por aquí todo lo contrario. El año pasado, de enero a septiembre, fui pelirroja naranjita. En septiembre me puse morena, mi color natural, y... no me encontré xD
    Ayer volví a ser pelirroja (tirando a rojo esta vez) y al verme en el espejo pensé "vale, he vuelto a ser yo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, no pasa nada por corregir los errores de la naturaleza, si es que ha cometido alguno XD :*

      Seguro que estás muy guapa ^^

      Eliminar
  16. Algo así me pasa con mi pelo liso. Encima hay tanta humedad que el rizo no me dura ni diez minutos (pero cuando me despierto con un mechón rebelde permanece tuerto durante todo el día, injusticia). Y es tan liso que parece que me lo haya lamido una vaca. Por esa misma razón no lo puedo tener muy largo, porque se estira y pierde volumen (encima es que no tengo mucha cantidad). Es que es estresante. Tampoco quiero cortármelo corto porque seguro que parecería una bellota.

    Lo oooodio. Te odio, genética.

    No te planches mucho el pelo. Conozco a una compañera con un rizo precioso que de tanto alisárselo quedó... algo muy extraño y chumascado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la bellota me ha dejao mueta XD

      No, si no me lo plancho. Me aliso el pelo dos o tres veces al año. Máximo cuatro. Las que voy a la peluquería, vaya XD

      Eliminar
  17. Te leo, unos cuantos días después, y me reconozco en todo lo que dices. Sin ir más lejos, el jueves fui a la peluquería y me lo alisaron con secador, y no veas el alivio el viernes cuando llovió y volví a reconocerme en el espejo.
    Antes me sentía extraña con determinado tipo de ropa, ahora también con un peinado diferente, y es que no hay nada como ser una misma...

    Un besazo y feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo me lavé el pelo y me miré al espejo dije: ¡ahá! ¡Por fin, ahí estás! jajajaja

      ¡Besos!

      Eliminar
  18. Te leo, unos cuantos días después, y me reconozco en todo lo que dices. Sin ir más lejos, el jueves fui a la peluquería y me lo alisaron con secador, y no veas el alivio el viernes cuando llovió y volví a reconocerme en el espejo.
    Antes me sentía extraña con determinado tipo de ropa, ahora también con un peinado diferente, y es que no hay nada como ser una misma...

    Un besazo y feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
  19. Bettie, esta entrada podría haberla escrito yo. Te juro que me pasó y me pasa exactamente lo mismo.
    Hasta que aprendí a domar mi pelo... lo odiaba. Tenía envidia de una chica con el pelo muy liso que llevaba un peinado corto precioso. Yo con mi pelo recogido en coleta o coletas, con raya al medio, que no es que me favoreciese mucho xD Bueno, las dos coletas sí que me gustaban jaja
    Toda mi vida he escuchado: ¡Que bien te queda el pelo liso!
    Pero es que me iba a la peluquería y al cabo de unas horas ya tenía las puntas enroscadas hacia arriba XDDD
    Yo hace años que no voy a la peluquería, que me lo hago todo yo, pero si fuese le diría lo mismo: no me lo seques.
    Que vivan nuestros rizos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las puntas enroscadas... qué rabia XD

      ¡Vivan! :D

      Eliminar
  20. Me siento completamente identificada. Palabra a palabra. Pero ya vivo la mar de feliz... será que la madurez incluye la aceptación capilar, jajaja!
    Besos!

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...