domingo, 6 de septiembre de 2015

Sin destinatario



"Querida amiga,

no puedo dejar de soñar contigo. Cada noche, en mis sueños, ensayo una escena perfecta en la que te confieso lo que siento. Curiosamente todas tienen final feliz. Quizá por eso, después del último sueño, un abrazo que se convirtió en delirio, me he atrevido a escribirte esta carta en mitad de la noche. Para ver si los finales felices existen.

No me enamoré de ti a primera vista, ni tras cruzar las primeras palabras siquiera. Me enamoré de ti poco a poco, a fuego lento. Tu calidez y tu brillo fueron envolviéndome despacio y me consumí en ti casi sin darme cuenta. De esto hace ya tiempo y desde entonces he atesorado cada momento, cada sonrisa, cada palabra que me dirigías. Me he esforzado en hacerme experto en ti. Y creo que ningún explorador o aventurero ha emprendido jamás una misión igual de emocionante. 

Ahora, por fin, me decido a lanzarme al vacío, a ponerme al descubierto, a ofrecerte lo que soy. 

Mi corazón queda en tus manos.

Con todo mi amor,

Miguel". 


Candela volvió a plegar la carta y a meterla en el sobre en el que la había encontrado. Se secó las lágrimas de los ojos y respiró hondo antes de ir a la mesa de Miguel. Cuando estuvo ante él esbozó su mejor sonrisa y le tendió aquel mensaje sin poder reprimir el temblor de su mano.

-Toma, Miguel. Creo que se te ha caído de la carpeta cuando has ido a llevarme el café. Es preciosa. Espero que te salga bien.

Miguel se puso pálido y su gesto se desencajó. Candela, preocupada, se excusó.

-Pensaba que era para mí, por eso la leí. Perdona si te ha molestado. 

-No, no es eso. Es que...

-Ya. Es injusto que la haya leído yo. La primera en leerla debería haber sido ella. Pero bueno, así cuentas también con una opinión femenina, ¿no?

-Sí, supongo que sí -respondió Miguel, bajando la cabeza. 

Mientras Candela se alejaba, Miguel maldecía y se preguntaba por qué no había puesto su nombre. Ocupado en esos menesteres no se dio cuenta de que Candela se secaba las lágrimas de nuevo al ver confirmada su sospecha: no era posible que alguien le escribiese a ella algo así. 

Ese día ambos perdieron la esperanza. Y, sin embargo, siguieron soñando en secreto el uno con el otro. 


18 comentarios :

  1. O_________________________________o



    DIOOOOOOOOOOOOOOOSSSSS!!!! Muerte para todooooooosssssss!!!

    :( Necesitan que venga alguien del futuro y les de un coscorrón, PARDIEZ!!!

    Te quiero, Osita <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... Si pudiésemos saber las veces que nos ha pasado algo así en la vida sin que nos diésemos cuenta...

      Eliminar
  2. Oooohhhhh, Bettie... qué bonito... y qué triste.

    A saber cuántas veces habremos sufrido por un amor imposible que, en realidad, quizá era posible...

    Porfi... haz una segunda parte en la que recuperen la esperanza...

    ¡Vamos a por el lunes, profe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber.

      Jajajaja, lo pensaré, pero solo porque tú me lo pides, ¿eh? xD

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan tus relatos (3.684 vez que te lo digo), y más cuando se pueden interpretar de tantas formas. Si es que eres la leche.

    ResponderEliminar
  6. Oooooh... amores imposible pero que sí son posibles salvo porque los protagonistas no saben que lo son... Y mira que nos gusta hacer difícil cosas que no lo son tanto (yo soy experto). Chulo el relato Bettie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en el amor casi todos somos expertos en complicar las cosas.

      Gracias Geralt :)

      Eliminar
  7. Este verano quise escribir un relato que hablara de esto...me inspiró una camarera de una pastelería de Andorra y un chico que estaba allí cada mañana. Pero no supe plasmarlo como lo haces tú. Muy bonito Bettie, mucho. Y qué bien contado, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *____* oh... Qué bonito.

      Gracias, Perri. Supongo que a veces me salen las cosas, sin más ni más. No está muy meditado que digamos. :*

      Eliminar
  8. Oh pero qué coraje :( ¿POR QUÉ NO HABLAN CLARO, POR EL AMOR DE TODOS LOS DIOSES?

    ResponderEliminar
  9. JAJAJAJA me meo!
    Sí, es para darles un coscorrón a los dos xDDDD pero la de veces que nos pasan estas cosas... Aunque en mi caso era muy loca y decía rápido a los chicos que me gustaban xDDDDD
    Me ha encantado, por supuesto ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De loca nada. Bravo por ti. Te llevarías algún portazo en la cara, pero al menos estás segura de que no dejaste pasar algo bonito por vergüenza. :)

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...