lunes, 7 de septiembre de 2015

¿Quién te conoce?

Hace poco compartí un pensamiento en Twitter. Era este.


Mi madre comentaba, refiriéndose a mí, en relación con el encuentro con  la pequeña Lydia Deetz y para enfatizar la carga dramática del mismo que "hasta a ella le ha dejado mal cuerpo, y eso que tiene el corazón duro como una piedra". Lo fue a decir justo en el momento en el que ando casi arrastrándome por el día a día de tanto que me afecta todo. Joder, ¡si me tengo que aguantar las lágrimas cuando veo los informativos! ¡Hasta con algunos anuncios!

Pero bueno, no es eso lo importante. La cuestión es que a mí me dio la risa. No me lo pude tomar de otra manera ante esa afirmación tan gratuita y tan (creo) equivocada acerca de cómo soy. Especialmente viniendo de una persona que me conoce desde que nací. Aunque no sé si el verbo conocer es el correcto. 

Conste que no le estoy echando la culpa a ella. Seguramente mi hermano, o mi padre, o mucha gente de mi alrededor, incluso mis amigas de la universidad, tampoco me conocen. Seguramente dirían cosas poco acertadas sobre mí si les preguntasen o tuviesen que describirme con algo de profundidad. No soy una persona especialmente abierta y, además, aunque suene adolescente, cuando he intentado mostrarme un poco me ha dado la sensación de yo misma aparecía como incomprensible para la gente. Y también puede ser que dé una imagen errónea de mí misma. No sé. Algún día llegaré a una conclusión, o no.

Va a ser que eso de conocer a la gente es más complejo de lo que parece, y ya parece complejo. Y va a ser, no sé, quizá, que la cercanía distrae o dificulta. Hace poco alguien a quien he empezado a tratar de manera más cercana hace pocos meses me dijo que lo conocía mejor que algunos de los que habían sido sus amigos, a pesar de haber tenido un trato más cercano y prolongado. Y yo misma me he descubierto contándole a alguna amiga virtual cosas, desahogos, que solo me siento capaz de compartir con Jack, dicho sea de paso, la única persona que puedo decir con seguridad que me conoce, más incluso que yo misma. Lo sé porque ya no tengo miedo de decepcionarlo. Sabe cómo soy, para bien y para mal. Y eso no es algo que me pase...con nadie más, creo.

Y me pregunto por qué. ¿Es más fácil "descubrirse" a distancia? Por carta, por mail. ¿O es simplemente que esas personas afines, las que pueden llegar a conocernos, dan en estar lejos, sea por lo que fuere? A veces me pregunto si hablaría a estas personas con la misma libertad de haber sido vecinos, compañeros de clase o de trabajo. Si ellos me tratarían con la misma confianza. Si habríamos llegado a dirigirnos la palabra siquiera. Y la respuesta suele ser negativa, no sé por qué. 

 

28 comentarios :

  1. Las personas somos como barcos navegando en una niebla espesa. A veces es difícil comunicarse con los otros barcos (barcos antiguos, de los que no llevaban radar, ni radio, ni todas esas cosas y tiraban del catalejo, de las estrellas y del "olfato" para guiarse). Unas veces se choca, otras se pasa de largo sin percatarse uno del otro siquiera. Y alguna vez dos barcos acaban navegando juntos...

    A veces lo mas importante... No. siempre. Lo mas importante es intentar entender. Tu madre... tu madre solo sabe ver a la gente desde su distorsionada óptica. Si hay alguien que yo conozca que no tiene un corazón de piedra esa eres tú.

    Internet, o las cartas, tienen algo... Inmediatez. Recuerdo que te lo dije cuando nos conocimos, por mi extrema timidez en vivo y mi "no tanta timidez" n__n en internet... Las palabras nacen y van directas al teclado. La mano a veces es mucho mas sincera o tiene menos barreras que la voz. Eso al menos es lo que me pasa a mi.


    Te quiero con toda mi alma <3

    PD: Y ni caso, tienes el corazón vivo y hermoso. Tan vivo y hermoso que que a muchos nos ilumina y nos da calorcito del bueno. :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo que has escrito hoy... :) Jo. :*

      Eliminar
  2. En esto de conocer, como en muchas otras cosas, influyen muchos factores. Quizá a alguien introvertid@ lo malinterpreten mucho, quizá le sea más fácil abrirse con alguien que no está ahí en persona, quizá es que las personas somos muy de prejuzgar y en eso la cercanía es peor, quizá es tan especial que sólo ha encontrado unas pocas personas que le son afines... Desde luego desde aquí no parece que tengas el corazón como una piedra, la verdad.
    Un bsitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Gracias, Angie.

      Supongo que todo influye... :P

      Eliminar
  3. Pregunta complicada, y pienso lo mismo que tú, aunque tengo la esperanza de que no sea así. Por otra parte creo que expresamos el yo de distintos modos. A ver, cómo decirlo. No es lo mismo expresar nuestros sentimientos en una hoja en blanco que hablando. Cuando se hace a través de una conversación las ideas se deben interpretar muy rápido, y a veces pueden llegar a conclusiones erróneas por ese hecho. Cuando escribimos intentamos ser más pulidos y exactos, y eso disminuye las probabilidades de malinterpretarlo.

    Es sólo una idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una idea interesante :) Podría ser eso también. Y que cuando escribimos, las protagonistas son las palabras, y ya. No hay elementos que distorsionen. O hay menos.

      Eliminar
  4. Yo creo que es más fácil "soltar" las cosas sin una cara delante... ¿El escudo del anonimato?
    No sé...
    En fin...

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Vaya... el comentario de tu madre me ha sorprendido, cuanto menos...
    Y yo no te conozco desde que naciste, ni siquiera te conozco en persona, pero si hay algo que deduzco a través de tus letras es tu sensibilidad... y eso me parece totalmente incompatible con un corazón duro como una piedra...

    La pregunta que tú haces yo nunca me la he planteado, la verdad, pero sí estoy convencida de que, repartidas por todo el mundo hay un montón de personas afines a mí, con quien seguro congeniaría aunque nunca nos lleguemos a conocer.

    Creo firmemente en la palabra. En todas sus vertientes. Y, sí, creo que a veces es más fácil comunicarse a través de la palabra escrita que en persona. A mí, al menos, me pasa. Y supongo que a la mayoría de la gente tímida. Al teclear en el ordenador, o al escribir a mano sobre un papel, uno puede expresar todo lo que siente sin que lo que le rodea se lo impida.Y es más fácil expresar un montón de sentimientos o sensaciones con palabras escritas que quizá son más difíciles de aflorar desde nuestra garganta. Salen del corazón y escribiéndolas no las puede contaminar el aire...

    Toma... otro rollazo de los míos... lo siento, pero me ha tocado la fibra

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tú no me sueltas rollazos, tía cansinaaaaa xDDD

      Las palabras tienen mucha fuerza, así es.

      :*

      Eliminar
    2. Por favor, si ves que un día hago un comentario en una sola línea... ¡mándame un médico!... XD

      Eliminar
    3. Iré yo misma a tomarte la temperatura, del susto que me va a dar XD

      Eliminar
  6. Me he visto un poco reflejada porque yo también siento que la gente que me rodea no me conoce, aunque seguramente sea por mi culpa, por ser tan introvertida...
    Y creo que es muchísimo más fácil expresarme por aquí, porque sencillamente no estoy "tan expuesta", y puedo pensar antes de escribir, y borrar cuando no me convence el comentario, etc.
    Además, que es este mundo virtual sigo a gente que me interesa por como escribe, por lo que cuenta, por lo que lee, etc. Así que supongo que al tener más cosas en común es más fácil abrirte ya que seguramente de partida te sientas más comprendida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Creo que tienes razón en todo lo que dices. Quizá es que "aquí" encuentras un huequito en el que te sientes cómoda y, por eso, te abres con más facilidad. Podría ser.

      ¡Besos!

      Eliminar
  7. Me ha hecho pensar este blog. Creo que Internet da una falsa sensación de intimidad que hace que la gente, realmente, no se conozca por completo. Pero la parte de ti que sí das a conocer, creo que suele ser relativamente auténtica.
    Aunque, en realidad, nadie conoce a nadie fuera ni dentro de la red.
    Por ejemplo, para mi madre seguro que soy una borde y en cambio mis compañeros de trabajo me consideran optimista y superenrollada. En mi experiencia, la familia (padres, hermanos, etc) se queda con la imagen de ti de cuando eras adolescente y les "causabas problemas" y son incapaces de verte tal cual eres ahora, a los 20, a los 30, a los 40... Así que no me tomaría demasiado a pecho lo que tu madre dijo. Pasada la adolescencia, las madres ignoran tu yo a menos que hayas conseguido crear una relación de amistad basada en creencias y gustos comunes.
    Si no, para ella siempre serás quien eras a los 15 años.
    En mi opinión la única persona que más puede saber quién eres tú es tu pareja. Y no siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso lo de la falsa sensación de intimidad, ¡con la gente que puede llegar a leerte! Pero sí, a veces se tiene esa sensación.

      Nunca había pensado en eso, en la imagen de adolescente perpetua. Pero puede ser...

      Eliminar
  8. Yo soy de los que les cuesta mucho menos escribir que hablar en persona. De hecho, con frecuencia prefiero escribir un mail que hacer una llamada...

    Como comentan Euterpe o Viento Polar, escribir te permite "ordenar" mejor tus ideas, tu exposición, hacerla más pulida, corregir si hace falta antes de pronunciarte (publicar). Un tiempo que no tienes cuando la conversación es en tiempo real. En ese sentido, seguramente la conversación escrita es más "artificial", menos natural. Estoy seguro que hay personas que nos sorprenderían su cambio al conocerlas en persona y observar el cambio.

    Pero, además, y creo firmemente que influye mucho, responder o escribir mediante un blog o mail te "obliga" a esperar. Con frecuencia estás hablando con alguien y ni siquiera espera a que acabes de hablar tú, están deseando soltar su pensamiento sin importarles lo que tú tengas que decir. Seguramente porque ya te ha hecho su juicio personal y nada de lo que digas o hagas cambiará su idea. Al final, con muchas personas, llegas a la conclusión que es mejor no decir nada, pues no te escuchan o parecen no hacerlo o parece no servir de nada.

    Eso sin olvidar que estás hablando con alguien y hacen un gesto, una mirada que hay que interpretar (¿hastío? ¿afirmación? ¿contrariedad? ¿indiferencia?...), o le entra un mensaje al movil y se pone a mirarlo, o...

    La conversación en persona tiene muchas ventajas, pero también muchos inconvenientes. La distancia, para mi, es más próxima a la reflexión, a la paciencia. Lo suyo es combinar ambas. Un gesto, un abrazo, una sonrisa, son cosas que ningún emoticono puede sustituir.

    Vaya tocho me ha salido hoy. Lo que te decía, el terror de la palabra escrita XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he sido siempre, también, de expresarme mejor por escrito. También prefiero escribir un mail que hacer una llamada de teléfono.

      Lo suyo es combinar, pero a veces es dificilillo... jajaja

      Eliminar
  9. Las personas no somos blancas o negras. Tenemos matices, y qué cantidad. Tantos que no somos los mismos con unas personas que con otras. Yo no soy igual por blog que en persona, no soy igual con mis padres que con mis suegros. Mis amigos de Madrid podrían decir cosas de mí que mis amigos del pueblo no se creerían. Mis exparejas podrían contarse entre ellos desde que soy pesada y cursi hasta arisca y malaleche. Para algunos soy extrovertida y para mí misma me puede la timidez y la vergüenza. Algunos días me levanto encantadora y amo al mundo y otros no soporto a nadie.
    A veces hay que reflexionar desde uno mismo, es decir, ¿cómo me muestro yo a esta persona? Porque los demás nos ven como nosotros nos mostramos ante ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo casi por seguro que no me muestro a la gente de mi alrededor con la misma honestidad que a gente que no conozco en persona. No es que mienta, o que intente parecer otra. Es que simplemente me oculto.

      Pero no lo hago a propósito xD

      Eliminar
  10. Cada día antes de pisar la calle nos vestimos y es difícil que se nos olvide calzarnos la cota de malla y la máscara de hierro desde las que nos relacionamos con casi todo el mundo, así es complicado que nos conozcan.
    Y la casa en la que nacimos, es en la que aprendimos a jugar a los disfraces mientras íbamos creciendo, tampoco es sencillo que allí seamos nosotros mismos, al menos hasta que la edad nos aposenta.
    Quizás por ello a distancia, donde es más sencillo que no te hagan daño, tendemos a ser más libres, aunque hay quien defiende que también es donde jugamos a ir desnudos con cuerpos ajenos.
    Bueno, o esto o todo lo contrario.
    Un beso desde otro corazón de piedra ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O eso, o todo lo contrario, sí. Supongo que estas conexiones a distancia pueden utilizarse de tantas maneras y con tantas intenciones distintas...

      ¡Un saludo, Pilar!

      Eliminar
  11. Yo también creo que es más fácil comunicarse por escrito que viviendo... pero que sea más fácil no significa que siempre sea así. Creo que hay mayor porcentaje de posibilidades de conocerse más a fondo. Pero tampoco es algo que se cumpla al 100%. Porque también me sucede que hay gente que en persona ha sabido conocerme muy bien, y gente con la que sólo he tenido relación online también se ha llevado de mí una imagen distorsionada.
    Pero una cosa es clara: hay gente que saber ver más y mejor la realidad, y otros se dejan llevar por los prejuicios. Hay quien observa y piensa. Y hay quien observa mal y piensa peor. Por desgracia.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de que hay quien observa mal y piensa peor me ha llegado al alma. Qué razón tienes...

      Eliminar
  12. Yo creo que el anonimato da valentía (por eso hay tanto hater en las redes sociales), así que a la gente "retraída", entre las que me incluyo, les es más fácil soltarse a través de una pantalla, no necesariamente con desconocidos. Aunque, como todo, es bastante relativo... Hay personas que he conocido face to face y que por redes no pillo, o con las que no tendría ese feeling... y todo lo contrario también: personas a las que en persona no me habría acercado y que han hecho que me den las tantas pegada a una pantalla.
    La vida, una locura.

    ResponderEliminar
  13. Joder con el comentario :S Para nada te veo así.
    Entre lo que has dicho ya sobre el tema y los comentarios, creo que poco me queda por decir xDD
    He recordado lo que me pasó al escribir lo que quería decir en el vídeo de los lazos de sangre , que era todo muy poético, y que luego al ponerme delante de la cámara surgió con otras palabras más en plan conversación normal. Y ahora al leer esto me he quedado: ¿Entonces soy más culta escribiendo que hablando? xDDDDD Pero claro, es eso, tienes más tiempo para reflexionar y escribir algo que suene bien en general. Cuando hablas sale todo atropelladamente, más en mi caso jajaja
    Lo que comentan de la gente cercana/familia puede ser verdad. Te encasillan ya en una manera de ser que da igual los años que cumplas y lo que cambies.
    Yo igual de siempre he preferido hablar por escrito que por teléfono, aunque de todas manera el mantener conversación frente a frente me gusta también. El lenguaje corporal me parece muy importante. Hay que tener ahí un equilibrio :)
    Esto me recuerda también que tengo que escribirte cartita xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también disfruto de una conversación cara a cara, pero me siento más segura escribiendo. Qué le vamos a hacer... xDDD

      Sin prisa. Que ya veo que estás haciendo los deberes poniéndote al día con el blog :P jajaja

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...