domingo, 20 de septiembre de 2015

Lo que hice para aprobar la oposición.

 Sí, sin plaza. Pero la parte de oposición (los exámenes) la aprobé.
Puede parecer una excusa o algo, pero si no apruebas esa parte, no hay plaza que valga XD

Simple: estudiar. 

También conté con algo de suerte, no digo que no, y debe de ser que no tuve un mal día del todo, porque las cosas son así: estudiar es condición necesaria, pero no suficiente. Pero como ha habido varias personas que me han escrito correos y tal preguntando, pues me ha parecido que no es una mala idea recopilar en un post, brevemente, cuál fue el proceso. Por si os interesa :) También me decían que nadie habla de su experiencia con las oposiciones, como si quisiesen guardar el secreto. Pues bien, no es mi caso, ya lo habéis visto xD ¡Vamos allá! 

En primer lugar decídete. Piensa si realmente quieres opositar y estructura tus prioridades. Hay tantas situaciones como personas y nadie sabe mejor que uno mismo en cuál está y qué puede hacer. No es lo mismo tener dinero para mantenerte que necesitar trabajar para vivir. Ni es lo mismo estar trabajando a media jornada que tener un trabajo comevidas que no te deja tiempo ni para respirar. ¿Cuánto tiempo puedo dedicarle a estudiar? ¿Dejaría las oposiciones por un trabajo? Son cosas que merece la pena plantearse. Hay que saber si la oposición es tu Plan A, tu Plan B, o tu plan Z. No es lo mismo prepararse un poco para "probar" y ver qué pasa que ir a por todas.

Después organízate. Busca tu espacio para estudiar, prepara tus materiales, haz un horario,... Lo que consideres necesario para empezar. Hacer los preparativos es también una manera de irse mentalizando de lo que va a venir después. También es el momento de intentar trazar una estrategia. Cada oposición es diferente, pero en la mía, por ejemplo, seleccioné los temas por los que quería empezar (los de Historia de la Filosofía), que eran también el número mínimo de temas que debía llevar a una oposición.

Y, por último, cuando llegue el momento, ¡a estudiar! Tengo que decir que nunca he conocido a ningún opositor que considerase que había estudiado suficiente, así que todo lo que estudies será poco. Eso no significa que tu vida tenga que desaparecer por completo. Hay cierta tendencia a que así sea, especialmente a medida que se acerca la fecha del examen, pero para mantener la cordura estaría bien que tuvieses tiempo para ti, para hacer lo que te gusta, para desconectar, en definitiva. Por ejemplo, en mi caso, yo estudiaba de lunes a viernes. El sábado y el domingo eran para mí. No salía mucho (o nada), pero dedicaba esos días a descansar, a hablar con Jack, a ver pelis... También mis noches eran sagradas. Si acababa a las 8 de estudiar, hasta ahí. Después me duchaba, me relajaba, cenaba, veía alguna serie y leía un poco antes de dormir. Intentaba que la oposición no se comiese todo mi tiempo. ¡Hasta tuve tiempo de escribir una novela! xDDD  Esto es algo repetido mil veces, pero la oposición es una carrera de fondo, y si te quemas en los 100 primeros metros...

También es fundamental que el tiempo te cunda. No hay nada más frustrante que estar estudiando y sentir que no estás enterándote de nada. En esos casos, creo, merece la pena dejarlo estar, perder una tarde, o unas horas, y despejarse. No tiene sentido martirizarse porque al final es tiempo al que no vas a sacar provecho.  Para que el tiempo te cunda, claro, hay que descansar. Quitarse horas de dormir en una oposición no es buena idea.

Si eres nuevo, como yo lo era, es normal que te sientas perdido y es normal que busques información por ahí, en grupos de facebook y similares, ¡pero ojo! Eso es un arma de doble filo. A mí, al principio, se me generó tal estado de inseguridad y nervios que me vi obligada a dejarlo. Para empezar, cuando más inseguro estás, quizá es mejor que te informes por medio de alguien conocido. Por ejemplo, yo recurrí a Perri. Ella se había presentado ya a unas opos, me hablaba con serenidad, no me generaba nerviosismo. Si te metes, de entrada, a un grupo de estos, encontrarás gente con criterios muy dispares y al final no sabrás por dónde tirar. Más adelante, cuando ya estés "encarrilado" puede ser que lo lleves mejor, pero no es seguro. Hasta que no pasas por todo el proceso no estás muy seguro de estarlo haciendo bien: es normal :) (Incluso puede que ni después estés seguro de estarlo haciendo bien xD)

En relación a lo que acabo de decir, ¡cuidadito con los aluviones de consejos! Yo empecé a prepararme por mi cuenta, sin ir a academia. No fue una persona, ni dos, ni tres las que me dijeron que así era imposible que aprobase. También decidí preparar mis propios temas. Tampoco ha sido una persona, ni dos, ni tres, las que me han dicho que eso era una locura y un desperdicio de tiempo y esfuerzo. Y, por supuesto, también te dirán que mejor te dediques a otra cosa o que no tienes nada que hacer. Escucha, porque entre todos los consejos que te lleguen, puede que haya cosas interesantes. Pero intenta mantenerte fiel a ti mismo. Nadie conoce mejor que tú tus circunstancias, tu manera de estudiar, etc. Yo tengo fuerza de voluntad suficiente para estudiar sin academia. Capacidad suficiente para elaborar temas de igual calidad que los de un temario (o mejores). Y tenía tiempo. Y ganas. No creáis que no dudé, y no lloré, y no me lamenté... Pero bueno, todo el mundo flaquea. Lo importante es recuperar el camino. Y, sobre todo, centrarte en lo que depende de ti, en lo que puedes cambiar. De nada sirve lamentarse porque no tienes experiencia o puntos para la fase de concurso, por ejemplo. Concéntrate en lo que sí puedes conseguir :)

También necesitareis una gran capacidad de automotivación. El camino a la oposición es largo, duro y lleno de piedras. Puede que no en todos los casos, pero sí en muchos. Tenéis que ser capaces de seguir adelante a pesar de TODO, incluido el hecho de que no se vean oposiciones a la vista (como me pasó a mí durante bastante tiempo) o que salgan poquísimas plazas, o mil cosas más. Por eso hay que decidirse e ir a por todas. Y mantenerse en la brecha, contra viento y marea.

Y luego, esto puede parecer una perogrullada, pero lo suyo sería que supieses de qué va tu oposición. Cuál es el temario, cómo es el proceso selectivo, etc. Recuerdo haber leído un mes antes del examen a gente que no sabía en qué consistía la encerrona, o que no tenía idea de que había una prueba práctica, o cuantas bolas se sacaban... No se puede controlar todo, pero la información básica hay que tenerla para no llevarse sustos el día de la prueba o en los días inmediatamente anteriores, que ya se va bastante nervioso.

Y ya, cuando veas que la cosa se acerca, intenta mantener la calma. En un mes lo que puedes hacer es repasar y esperar que te salga lo mejor posible: el grueso del trabajo tiene que estar hecho antes. Y bueno, no te agobies con los números. Siempre somos muchos los opositores, es algo con lo que hay que contar. Pero uno de los aprobados puedes ser tú. Confía en tu preparación. Que sí, que puede salirte mal, pero ese no es el momento de pensarlo :P

Ante todo tienes que saber que este es un proceso sin garantías. Puede salirte mal, ya lo he dicho. De hecho, a la mayoría les sale mal (los suspensos son mayoría, quiero decir). Pero tienes que hacer todo lo que esté en tu mano para que salga bien, de modo que, sea cual sea el resultado, no haya remordimientos. Este proceso es injusto y no refleja siempre el esfuerzo que hay detrás del nombre de un opositor. Pero que no te quede ninguna duda de que lo has hecho lo mejor que lo podías hacer. 

Y sí, seguro que vas a tener bajones. Mil. Pero la gloria es para el que persevera. O, al menos, la oportunidad de alcanzarla :P

Por último: todo esto se lee así muy fácil. Parece sencillo, ¿eh? Pues no lo es. No creas que yo lo he llevado mejor que tú, porque no es así. Las he pasado putas y canutas durante el proceso. Los consejos, las orientaciones, me han funcionado a mí en los buenos momentos, pero en los malos también he llorado y he pataleado. Y he pensado que era incapaz de lograrlo. Lo que quiero decir es que yo también pensé que era imposible, y mira, no lo es.  Conócete y adaptate a tus circunstancias. Confía en ti. Eso es lo verdaderamente importante. Lo demás irá saliendo.

¡Ánimo!





PD: Tienes una pequeña recopilación de momentos opositeriles aquí. Tres añazos. Madre mía. 


Quizá debería haber pulido algo más esta entrada, pero bueno, espero que sirva de ayuda y si os apetece preguntar o aportar algo, ahí están los comentarios. Supongo que entre todos podremos mejorarla.

Lo que pasa es que me apetecía que estuviese entre las 1000 primeras entradas de mi blog. En algo menos de 1000 entradas me ha dado tiempo de empezar a cumplir mi sueño. No está mal :P

Gracias a todos los que me echaron una mano en este camino.

24 comentarios :

  1. Muaks. Así es. Y a veces también tienes momentos de subidón de pensar y sentir que eres capaz de eso y mucho más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esos también existen. Y cuando pasan se echan de menos xDDDD

      Eliminar
    2. He releído, ahora mismo, algunos mails... Anda que no te merecías tú estar donde estás hoy. He recordado a Fidel :)

      Eliminar
    3. Jajaja :) Fidel también ha sido un gran apoyo en este proceso. Y todavía, cada vez que habla con Jack, le dice: Si necesita algo, que me pregunte XD :P

      Eliminar
  2. No sé si el paralelismo será exagerado, pero esta carrera de fondo que es la oposición también sirve para muchas otras cosas de la vida :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, para casi todo lo que cuesta trabajo. No sirve exactamente, pero supongo que sí la idea general :)

      Eliminar
  3. Bettie, no quitaría ni una coma, ni ni añadiría una palabra :)

    Si dominas el tema de la oposición, casi es mejor que prepares tú el temario. Si, como era mi caso, no lo dominas, es mejor que vayas a una academia o a un buen preparador.

    Hay que poner mucho esfuerzo, pero entre todo lo que comentas me quedo con dos cosas:

    1.- Pon todo de tu parte, que no se diga que no has hecho todo lo que has podido.

    2.- DEJA TIEMPO PARA TI. Y lo pongo en mayúsculas, porque siempre parece que pierdes el tiempo, pero no es así. No lo pierdes, lo inviertes.

    Mil abrazos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que cada uno sabe su situación. Pero me fastidia mucho lo de: "si no vas a una academia, no apruebas ni de coña". Pues no, mira. xD Cada uno sabe mejor que nadie lo que necesita y demás :)

      Respecto al punto 2: totalmente cierto. Lo que leas te enriquecerá, las pelis, todo. Y si no repercute directamente en forma de contenidos en tu preparación, repercutirá en tu salud mental, que es fundamental para resistir el proceso :)

      ¡Abrazotes, Papish! :D

      Eliminar
  4. A mi me pasa como a Rosa, eres mi idola. Eres la MEJOR, y no hay mas que hablar :)

    Te quiero, Cachito <3

    ResponderEliminar
  5. Eres muy generosa. Gracias por compartir tu experiencia. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no es para tanto :) No hay de qué.

      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Yo ya tú sabes que mi experiencia opositeril en academia no pudo ser peor. El horror. El infierno. Y me quedo corta. Cierto que yo no estaba muy bien en aquel tiempo y que puede que el plan de la academia, árida y rollo centro de alto rendimiento, a muchos les motivara. Pero a mí me hundió. Creo firmemente que es mejor preparárselo de modo independiente, sobre todo si son temas que controlas, que has estudiado. Y si se trata de oposiciones más técnicas y no queda más remedio que buscar ayuda externa, que esta moleste lo menos posible, que se limite a orientar y a guiar, un día a la semana y ya. Es una lucha personal en la que hay que estar muy centrado. In my opinion.

    Además, creo que, sobre todo en oposiciones para profesores, deben valorar la originalidad y el trabajo. Que tu tema no sea igual al del otro, sino que demuestres, de alguna manera, que te lo has currado, más allá de empollarte lo mismo que todo el mundo.

    En fin. Que eres una crack!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias Lia.

      Bueno, qué quieres que te diga, que el mal trago en tu caso también fue para bien. Pero sí, ya te digo que yo al principio, con los grupos de FB, casi me da algo xD

      Eliminar
  7. Muy bien explicado Bettie Jander! La oposición no deja de ser una meta (carrera de fondo) y si la quieres debes de convertirte en un opositor de élite y ser capaz de superar marcas. A partir de ahí se te permite todo, menos dejarlo hasta conseguirlo, incluso patalear; cierto es que sólo los que conviven con un opositor o ex-opositores comprenden al 100 por cien las situaciones por las que se pasan. Es difícil, ¡si! pero no imposible y si ese es tu objetivo por qué no luchar por él, otros son felices haciendo pan y levantándose a las 6 a.m para amasar ;-) :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Esto hay que vivirlo o verlo de bien cerca. Pero eso, cada uno busca su felicidad como puede. :)

      Eliminar
  8. A mí me parecen unos consejos muy lógicos, pero es verdad que son necesarios porque a veces nos olvidamos hasta de lo más básico. No me dio nunca por preparármelas, más que nada por falta de voluntad para estudiar por mi cuenta :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo misma me olvidaba a veces. Creía que iba a perder la cabeza XD

      Eliminar
  9. Para las próximas oposiciones aún perfeccionarás tu método :P
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf. No sé. XDD Se intentará, pero no prometo nada XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...