jueves, 3 de septiembre de 2015

La fuerza gravitatoria de los sueños.

Ya sabéis que suelo creer que somos los sims de un dios muy cachondo. A veces se me olvida, pero por poco. Por ejemplo: digamos que me he tirado un montón de tiempo en paro, sin encontrar trabajo de nada, y que ahora, que trabajo de lo mío, me han hecho una oferta y media de trabajo. 

Lo de la oferta completa fue una academia. Eché el currículum nada más venirme al pueblo (snif), por si necesitaban profes para humanidades. Dos años después se deciden a llamarme...el mismo día que me incorporo a trabajar al instituto. La cara que se me quedó cuando oí la oferta por teléfono...

Lo de la media oferta fue una mujer que vino con su hija solicitando clases particulares o, más bien, una institutriz privada, casi. La cosa es que la niña había suspendido un curso de ESO dos veces y que pasaba ya por ley, pero, al parecer, había decidido que ya era hora, que había que ponerse en marcha y que ahora necesitaba ayuda. Y fueron a buscarme. 

Creo que nunca me ha dolido tanto decir que no a alguien. La niña (una jovencita, más bien) era pálida como una muñeca de porcelana y llevaba el pelo oscuro. Los ojos, redondeados, estaban enmarcados con lápiz negro y parecían llenos de tristeza.  Vestía una camiseta de Extremoduro y unos leggins, y llevaba a la espalda una mochila de rayas rojas y negras, igualita igualita a la que llevaba yo en mi época punk. 

Nada más verla le dije que me encantaba su camiseta, y ella, sonriendo, me dijo que era la primera que se lo decía. La madre me explicó las circunstancias, más o menos, y yo le expliqué las mías, pero no me privé de aconsejar en lo que pude a la joven rockera. Ella me miraba y asentía, interesada. Entonces, como por arte de magia, pasó algo que cambió el ambiente.

Ella empezó a hablar de lo que quería estudiar. Por eso ahora pedía ayuda, porque se había hundido en un pozo del que no podía salir sola y necesitaba salir para alcanzar su sueño. Hablaba con tanta pasión, con tanta emoción, ... ¡Me contagió! Entonces le dije, con toda la buena intención del mundo:

-Pues nada: dos años más si te pones a tope, y ya estarás ahí. 

Y, de repente, rompió a llorar. No era un llanto violento, pero sí arrollador, incontenible. Y delante de una completa desconocida. Era el llanto de alguien que sentía que había perdido dos años de su vida (que a esa edad son una eternidad). El llanto de alguien que se sentía culpable por haberse privado de acariciar su sueño lo más rápido posible. Y el llanto de alguien que pensaba que ese error no iba a tener arreglo.

Y lo tiene, ¡claro que lo tiene! Me habría gustado mucho demostrárselo. Enseñarle que, cuando hay voluntad y ganas, no hay casos perdidos y que si nuestro sueño es lo bastante grande, la fuerza gravitatoria acabará atrayéndonos a él inexorablemente, más pronto o más tarde.  

Espero que lo descubra ella misma, porque sé que puede. De hecho, cuando su madre, al despedirse, dijo:

-Es una pena, la verdad, porque lo que ella necesitaba ahora para aprobar es alguien como tú.

Yo contesté:

-No, lo que ella necesita ahora es alguien como ella. 

Espero que esa personalidad que intuí y que desbordaba aquel cuerpecillo adolescente se imponga y dé batalla. Solo necesita no rendirse mientras la fuerza gravitatoria de su sueño hace efecto. Es solo cuestión de tiempo.



Faltan 16 entradas. Aún podéis participar en el cutre-sorteo.

22 comentarios :

  1. Cuando he leido esto "había que ponerse en marcha y que ahora necesitaba ayuda. Y fueron a buscarme" me ha saltao el automatico friki:

    https://www.youtube.com/watch?v=ExnAw-WqIH8 (MOLAS porque eres como el Equipo A en version profe y a lo juan palomo, o sea LA REHOSTIA XD)

    Una pena lo de la pequeña Lydia Deetz (con cariño, que tb mola mucho :) )

    Seguro que llegará a donde quería llegar ;) Yo llegué, no?



    Te quiero, peque <3 <3 <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué locandrio xDDDD

      Pues fuera bromas, se parecía bastante a Lydia... Me cayó bien al instante ^^

      Eso espero, que llegue :)

      Eliminar
  2. Siempre pasa igual... viene todo junto y al mismo tiempo... lo bueno y lo malo...

    En cuanto a la chica... seguro que en esos cinco minutos que has hablado con ella, le has infundido más seguridad en sí misma que la que ha sentido en los últimos dos años...

    Me encanta eso que dices de la fuerza gravitatoria...

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Uno de los mejores consejos que he escuchado en toda mi vida. Es algo muy simple pero cierto, es precioso. Cuando lo he leído me has dejado fuera de turno, en serio, estoy aún en shock.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bettie 1 - Euterpe 0, Bettie wins! xDDDD

      Me alegro de que te lo parezca, Euterpe :)

      Eliminar
  4. Opino igual que Rosa, qué rabia que todo (bueno y malo) venga junto...
    Es una pena que esta llamada no hubiera llegado justo hace 2 años cuando enviaste el currículum. Tanto por ti como por la chica.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que yo diga. Estamos en manos de alguien muy capullito XD

      Eliminar
  5. Hola Bettie, acabo de descubrir tu blog por esas cosas de la vida jejeje y me encanta!!! me encanta como escribes, como te expresas y por esto que cuentas aquí siento como si te conociera de antes, es hermoso lo que le dijiste a esa chica. Voy a seguir visitando tu blog porque es precioso.
    Un placer haberte encontrado en la bloggosfera, puedes visitarme por mi blog cuando gustes.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Celeste!

      Me alegro de que te haya gustado. Ponte cómoda y disfruta.

      Pasaré a curiosear por tu blog de tanto en tanto :)

      Eliminar
  6. Sí, esas cosas pasan, qué rabia. Pero bueno, al menos la chica ya se ha dado cuenta y eso la va a ayudar aunque no puedas tú :)
    Bsitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si consigue sacar la seguridad en sí misma que le falta, estoy segura de que todo va a irle bien.

      Eliminar
  7. Qué alucinante lo del trabajo...
    Y sobre la chiqueta, ahora que sabe lo que quiere seguro que le resulta más fácil tomar la dirección para lograrlo, tu ayuda seguro que sería un gran extra, pero el cambio tiene que salir de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el cambio ya ha empezado, pero no sé si tendrá la seguridad suficiente para seguir con él en los momentos duros.

      Y sí, lo del trabajo es flipante.

      Eliminar
  8. Esto es como cuando estás muuuuuucho tiempo sin comerte un rosco y es echarte novia que te tiran los trastos...

    Sabe mal tener que decir que no en situaciones así. Espero que la chica entienda el consejo que le diste y pueda conseguir su objetivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente lo mismo que lo de los novios xD

      Yo también lo espero :)

      Eliminar
  9. Las cosas vienen en autobús, no sé si me explico.

    ¿Qué tal el aterrizaje en el insti?

    Un besote gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues...supongo que como todos los aterrizajes. Ando un poco perdida todavía XD

      Eliminar
  10. Las cosas vienen en autobús, no sé si me explico.

    ¿Qué tal el aterrizaje en el insti?

    Un besote gordo

    ResponderEliminar
  11. Las cosas vienen en autobús, no sé si me explico.

    ¿Qué tal el aterrizaje en el insti?

    Un besote gordo

    ResponderEliminar
  12. Cuantas veces pasa eso... cuantas...
    ¡Joder! T___T
    Con tan solo un ratito que has estado con esta chica has conseguido un montón. De verdad, que eres admirable y tienes que estar muy orgullosa de ti misma ♥♥♥
    Ojalá esa fuerza que le has dado le haga ver que ella puede y que lo va a conseguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que así sea. Intentaré irme enterando de cómo le va :)

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...