sábado, 1 de noviembre de 2014

Libro: Las aventuras de Oliver Twist, de Charles Dickens.


Con la lectura de este libro cumplo otro más de mis propósitos lectores para este 2014, y solo me falta uno, ¡wiiiiii! 

Vamos con la reseña.

¿De qué va el libro?

El libro narra las aventuras -y desventuras, sobre todo-, del joven Oliver Twist, un huérfano cuya madre murió al dar a luz y de padre desconocido. Oliver, buscando huir de los malos tratos que recibe, se marcha a Londres en busca de fortuna. Pero la fortuna suele tener dos caras y no siempre nos muestra la misma.

Hablando del libro...

Por favor, ¡qué dramón! Yo sabía, intuía, que la historia de Oliver Twist era un drama, pero no hasta este punto. Pobre criatura. Solo le falta haberse cruzado con Cospedal... 
Los hechos narrados, como digo, son muy duros y, de no ser por la ironía de Dickens, creo que tras las primeras cien páginas me habría cortado las venas con un folio o algo. Tan, tan, tan drama es, que ha producido en mí el efecto contrario al esperado -supongo-: no he logrado conectar con la historia. Tanto Oliver Twist llorando amargas lágrimas me ha cansado un pelín. ¿Soy muy mala persona? Supongo que sí. 

También es verdad que el estilo no me ha acompañado. La lectura se me ha hecho tediosa por la manera de narrar los acontecimientos. Me parece, además, que sobran palabras. A ver si me explico: no es que yo quiera enmendarle la plana a Charles Dickens ni mucho menos, sino que los acontecimientos que se narran vienen demasiado adornados, de manera que el hilo de la acción se diluye. O eso me ha parecido a mí, al menos. 

Son esas ironías que he nombrado antes las que me parece que salvan el libro. Mensajes ácidos (casi amargos) sobre la pobreza, el mérito, el trabajo, los encargados de cuidar a los desfavorecidos, etc. 

Y el final, aunque no voy a desvelar nada, pues me ha dejado "Meh!". Y eso es todo.

Os dejo un trocito...

En tanto el señor Bumble hizo una pausa para tomar aliento, tras pronunciar este discurso, con una voz horrenda, las lágrimas rodaban por las mejillas del pobre niño, que sollozaba amargamente.

-¡Vamos -continuó el señor Bumble, algo menos aparatosamente, pues sentíase halagado en sus sentimientos al observar el efecto que había producido su elocuencia-, vamos, Oliver! Sécate esos ojos con el puño de la chaqueta y no llores encima de las gachas, que eso es un acto estúpido, Oliver -y lo era, en verdad, pues que bastante agua tenían ya.

En resumen, este libro...

2.5/5
Esperaba algo más, no sé qué, pero algo más.

Anoche ya empecé El bolígrafo de gel verde, y me llevé una grata sorpresa. Estoy en él, un poco perdida, pero interesada. A ver qué tal sigue :)

Hoy estoy... Modo #NaNoWriMo ON!
Y estoy escuchando... Despierta - Ismael Serrano

14 comentarios :

  1. Ea, no siempre los grandes de la literatura nos son propicios ;)

    Te quiero, Peque <3

    ResponderEliminar
  2. Mmmm... Creo (creo) que lo leí hace aaaaañooooossss... Pero no debió de dejarme mucho poso, la verdad...

    El bolígrafo lo leí hace menos tiempo (claro) pero tampoco me dejó mucha huell... Espero que te guste más.

    Besotes

    PD: Me ha encantado lo de que sólo le faltaba cruzarse con la Lola ;-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pobre, solo le faltaba es opara dar más pena aún :/

      A ver qué tal el del boli. De momento ya va a ser especial para mí, así que veremos la huella de después :D

      Eliminar
  3. A veces es lo que pasa con los clásicos..yo estoy casi segura de que tampoco me gustaría..tanto dramón..ya tengo suficiente con lo mío xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Los clásicos son clásicos pero a veces la distancia temporal pesa.

      Y eso, mucho drama, mucho, mucho drama.

      Eliminar
  4. Pues después de leer tu reseña, ya sé qué libro NO leer en una buena temporada. Lo que menos me apetece leer ahora mismo son historias tristes. Ya hay bastante drama a mi alrededor...
    Pero después de comentarte el otro día lo de "El amante de Lady Chatterley" me han entrado ganas de leerlo otra vez, porque hace ya veinte años que lo he leído y apenas lo recuerdo (sólo sé que me había gustado). Así que he ido a casa de mi madre y lo he buscado entre todos los libros que aún tengo en mi antigua habitación. Me entró cierta melancolía. Era una edición antigua, con aquellas tapas rígidas en símil-piel, color granate y ribetes en oro. Y al abrirlo vi la fecha en que lo había comprado (junio del 94) y tenía la pegatina de la librería, una librería que hoy en día ya no existe... Una pena.
    En cuanto acabe el que estoy leyendo, me pondré con éste, a ver si tengo la misma opinión de él que hace veinte años... Ya te contaré
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente.

      Y lo de "recuperar" un libro antiguo... Ains. Los objetos tienen alma, los dotamos de alma, y así psa lo que pasa.

      Yo me lo puse en la lista de pendientes para leerlo en algún momento :) Pero aún así, comparte tu opinión conmigo :)

      Eliminar
  5. ¡Dios, con un folio!; ¡Qué dolor! xD
    Pinta mal la cosa. Tampoco es que tuviera pensado leer el libro, porque no me atraía, y creo que ahora menos.

    ResponderEliminar
  6. A pesar de que el libro no te ha entusiasmado, yo sigo con la curiosidad de leer a Dickens, ¡para estrenarme con él al menos! XD.
    Sobre lo que comentas: "Tan, tan, tan drama es, que ha producido en mí el efecto contrario al esperado -supongo-: no he logrado conectar con la historia." Mmm... me recuerda a mucha gente que no conectó con "Las desventuras del joven Werther" ¿El por qué? Había tantas y tantas lágrimas, tanta exaltación emocional que la gente se salía de la historia, ni se la tomaba en serio. O eso me han dicho varias personas. Y me acuerdo de esta obra de Goethe porque si no recuerdo mal me dijiste que le tenías ganas en una entrada.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si mi opinión no es vinculante para nadie, ¡ni siquiera para mí misma! A lo mejor lo vuelvo a leer un día y me encanta, así que te animo a que lo leas :)

      Sí, le tengo ganas al joven Werther, pero si la cosa va en ese plan -y debe ir, porque me sé el final xD- tengo que mentalizarme antes xDDD

      Eliminar
  7. Pero ya te lo has leído!!!!!! tus días sin duda duran más que los míos...jooo que velocidad, que envidia!! A mi con Dickens me pasa que me atrae mucho leerlo, pero que luego cuando me pongo con él me da pereza tremenda. Y no he logrado acabar ningún libro suyo....Grandes esperanzas ahí la tengo, pendiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este se me hizo largo. A mí me costó acabarlo, la verdad. Pero bueno, lo conseguí.

      Y no creas, mis días duran exactamente lo mismo, incluso menos, porque me distraigo con las moscas XD Al final acabo restando horas de sueño, y con lo dormilona que soy, no sé cómo lo hago, la verdad XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...