miércoles, 5 de noviembre de 2014

El bolígrafo de gel verde, de Eloy Moreno.


Después de leer Lo que encontré bajo el sofá por recomendación de mi querida Runa de mi vida, y después de enamorarme de él por completo, supe que tenía que intentar provocar otro flechazo con el primer libro de Eloy Moreno. Y eso hice. Me brindó la oportunidad una oferta de gastos de envío gratuitos en su tienda, por lo que mi ejemplar está dedicado, ¿adivináis con qué? Sí, con un bolígrafo de gel verde. :P

¿De qué va el libro? 

El protagonista (acabo de darme cuenta de que, si se le nombra en la novela no me he dado cuenta O_o) de nuestra historia ha pasado demasiado tiempo en un espacio demasiado reducido y, a consecuencia de ello, no se le ha atrofiado el cuerpo, sino la vida. Pero tiene un plan: cambiarlo todo. Lo que le falta es la valentía para hacerlo. Pero es curioso como algo insignificante, un simple bolígrafo de gel, verde, consigue precipitar los acontecimientos. 

Hablando del libro...

Este libro va a ser siempre, siempre, especial para mí, por los "reconocimientos". El primero de ellos me ha hecho mucha gracia. Ha sido un reconocimiento subjetivo, eso sí. Hacia el final de la novela me he encontrado con una muchacha pelirroja, con coletas, un cascabel cosido a la ropa, felicidad perpetua y un pequeño perro que le mordía unos calcetines de arcoiris. No he podido evitar ponerle la cara y el cuerpo de mi querida PequeCol (y añadirle sus pecas). Ha sido muy curioso. Pero ha habido, también, otro reconocimiento, este objetivo. ¿Os acordáis que decía que España existe también en la ficción? Cuando escribía pensaba que tenía que ser fantástico encontrarse en un libro un lugar familiar, conocido. También creía que no iba a ser fácil que eso me ocurriese a mí. Bueno, quizás con Valencia, podría ser. Eloy Moreno ambienta su segunda novela en Toledo. Esta, la primera, también está ambientada en España, pero no esperaba yo reconocer uno de los escenarios. Ha sido una sensación fantástica. De hecho esa noche, la noche que lo leí, me costó un montón dormir, por la excitación. ¡Ale! ¡Ya sé lo que se siente! Solo por eso este libro va a tener un lugar especial en mi corazón y en mi estantería. 

Pero hablando ya de cosas menos mías, he de decir que me gustó más Lo que encontré bajo el sofá. En todos los aspectos. Las historias me llegaron más, me gustó más el estilo, el ritmo,... Todo. No quiero decir que esta novela esté mal, para nada, pero la otra, ya digo, me gustó más. Supongo que se nota, o al menos yo lo noto, que este es el primer libro del autor. 

Sin embargo y a pesar de eso, el libro no tiene prácticamente desperdicio. Quizá el estilo de Eloy Moreno está un poco menos pulido que en su segunda novela y hay puntos en los que la búsqueda de lirismo (o algo) es demasiado evidente. Pero eso no quita que, de vez en cuando, te encuentres con una frase, o un par de frases, o un párrafo que te da una bofetada, que te deja sin aliento, que te hace detener la lectura y asimilarlo. No sé cómo lo hace, pero me encanta.

También hay que destacar la complejidad de la trama que, aunque no llega al nivel de Lo que encontré bajo el sofá, tiene lo suyo. Eloy hace de pequeños detalles, que pasan desapercibidos, la clave de algunas situaciones. Eso también me gusta mucho, porque te hace darte cuenta de cómo solemos juzgar categóricamente algunas circunstancias o a algunas personas por un aspecto concreto, cuando multitud de detalles que podrían cambiar nuestra opinión nos han pasado desapercibidos o han sido interpretados erróneamente. 

Luego está el tema. Los títulos de los libros de Eloy Moreno, como sus sinopsis, son parte de la novela. No te destripan nada, más bien, te invitan a desvelar un misterio. El bolígrafo de gel verde tiene una importancia relativamente pequeña en la trama, pero es el detonante de varias situaciones centrales en la trama. Qué cosas, ¿verdad? ¡¡¡El material de papelería es poderoso!!! :P

Pero si tuviese que destriparos un poco de la novela para contaros de qué va, os diré que va de la vida de cualquier persona: una vida que empezó, seguramente, llena de ilusiones, que supuso renunciar a cosas que importaban para conseguir otros sueños, y que, con el paso del tiempo, acabó encorsetada, menguada, casi irreconocible. ¿Cuándo dejamos de trabajar para vivir y empezamos a vivir para trabajar? ¿Cuándo dejamos de reclamar besos largos y apasionados y empezamos a conformarnos con roces rituales? ¿Cuándo empezamos a dar más importancia al dinero que al tiempo? ¿Cuándo dos amantes se convierten en extraños?  Y, sobre todo, ¿se puede hacer algo para recobrar la vida, la ilusión, el tiempo?

Pues de eso va esta novela que, creo, merece la pena leer. 

Os dejo un trocito...

Y pienso ahora -desde un tren sin paradas, porque así lo he querido, porque tenía miedo a bajarme en la primera y volver- qué clase de sociedad permite que un padre vea a su hijo sólo veinticinco minutos por la mañana, y otros tantos por la noche. Qué clase de sociedad permite que un niño de dos años se levante a las siete para, diariamente, mudarse a otra casa.

En resumen, este libro...

4/5

Ahora pensaba coger alguno de los libros que tengo pendientes de releer, todos interesantísimos: Comunidades imaginadas, sobre el fenómeno del nacionalismo; Ciencia y feminismo, de Sandra Harding, sobre el sesgo de género en la ciencia; El trampolín faústico, sobre el mito del desarrollo sostenible... Como digo, todos ellos muy interesantes pero, como ya los he leído, acabo lanzándome a por otras cosas. Hace poco Rosa me habló de El amante de Lady Chatterley, y hace aún menos me dijo que lo iba a releer. Pues nada, me apunto. Voy a leerlo yo también. A ver qué tal.

Hoy estoy... blandita
Y estoy escuchando... Ahora - Ismael Serrano

16 comentarios :

  1. :)
    ¿Sabes que estaba actualizando tu blog porque sabía que hoy era el día de la reseña? jajaja

    Me alegro de que te gustase y sobre todo de que te lo dedicase!! Qué suerte!
    A mí me gustó mucho más éste, de aquí a Pekín. Creo que precisamente por estar como "en bruto" y tener a veces desniveles entre lo "lírico", como tú dices, y lo brutalmente cotidiano.
    "Pero eso no quita que, de vez en cuando, te encuentres con una frase, o un par de frases, o un párrafo que te da una bofetada, que te deja sin aliento, que te hace detener la lectura y asimilarlo." Eloy es genial con eso. Tengo que volver a leerlo sólo para apuntar todas las frases que me marcaron.
    Quizá también influye que me sintiese tan identificada con la realidad interna del protagonista para que le tenga tanto aprecio. Y sí, no se menciona su nombre. Es cualquiera. Eres tú!!
    Yo también me quedé pensándolo cuando lo leí jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que tiene también que ver con la sorpresa inicial, con la empatía con los personajes, con muchas cosas. También el clima de la segunda es...acorde al momento. Cosas.

      Pero sí, es cualquiera. Cómo ha conseguido, el tío, pasarse la novela sin decir el nombre XDDDD

      Si pides los libros en su web, los manda dedicados siempre :) Es guachi :D

      Eliminar
  2. Ea, pues parece que este Eloy Moreno se nos está convirtiendo en un "Fan Favourite" :) Me alegro de que el libro te haya gustado.

    Ahora a erotizarse con DH Lawrence

    "Nunca vi a un animal salvaje sentir autocompasión, un ave caerá muerta, congelada de la copa de un árbol, sin nunca haber sentido autocompasión.”

    (No es muy erótico, pero es lo que me viene a la cabeza siempre que me mentan a ese señor XP)


    Te amo, Cachito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ea, no todo van a ser erotismos en la vida, ¿no? XD

      Eliminar
  3. Ay, Bettie, que anoche leí un libro, uno pequeñito, que ha sido todo un descubrimiento. Y me acordé de ti. Ya te contaré.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Mmm... que no te ofenda, pero cuando he leído esto: "¿Cuándo dejamos de trabajar para vivir y empezamos a vivir para trabajar? ¿Cuándo dejamos de reclamar besos largos y apasionados y empezamos a conformarnos con roces rituales? ¿Cuándo empezamos a dar más importancia al dinero que al tiempo? ¿Cuándo dos amantes se convierten en extraños? Y, sobre todo, ¿se puede hacer algo para recobrar la vida, la ilusión, el tiempo?" he pensado en Albert Espinosa XD Porque parece (parece) que de esas cosas teoriza siempre Espinosa... aunque después ya sabemos en qué se queda. Ya veo que Eloy Moreno es muy distinto, me fío de tu criterio :)
    Por cierto, esas relecturas tuyas me han llamado muuuucho la atención. El de "comunidades imaginadas" ya sabía de su existencia (estoy harto de nacionalismos, la verdad), pero nunca lo he leído.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeeno, es que creo que no vas tan desencaminado. Lo que encontré bajo el sofá, no. Pero este libro sí que se da un aire a Espinosa (Albert, no el filósofo xD). Sin embargo los libros de Espinosa no tienen más que eso, al final, y este... pues tiene algo más. Aunque ya digo, tiene un aire en el mensaje. En este libro,sí, al menos.

      Comunidades imaginadas lo leí en... ¿cuarto de carrera? Creo. Y me pareció muy curioso, lo que pasa es que queda un poco "lejano" (casos a partir de la desmembración de la URSS, relacionados con el colonialismo, etc.), pero no deja de ser interesante. :) Tengo que releerlo, sip, sip, pero aún no llega el momento :)

      Eliminar
  5. Pues yo no he leído nada de Eloy Moreno. Pero lo voy a anotar también como pendiente... ¿algún otro título recomiendas (aparte de "lo que encontré bajo el sofá")?
    Espero empezar "El amante de Lady Chatterley" este fin de semana. Estoy terminando "El día de mañana", un libro un tanto raro que me regalaron y en un par de días empezaré el de Lawrence. Claro que me va a llevar mucho más tiempo que a ti, porque últimamente llego tan cansada que apenas me quedan ganas de leer. Igual me llevo un gran chasco, porque, como ya te comenté, lo leí hace 20 años ya, y apenas lo recuerdo (sólo lo más básico); entonces me gustó, pero hoy en día no sé...
    Ya nos contarás (y ya te contaré).
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eloy moreno hasta hoy solo tiene dos novelas. Esta y la del sofá. Te recomiendo más la del sofá :D

      A mí "El amante de Lady Chatterley" me ha dado muy buena primera impresión. El primer capítulo me ha parecido una genialidad :P

      Un besote.

      Eliminar
  6. No se, "Lo que encontré bajo el sofá" no creas que me encantó, veo que hablas entusiasmada de este otro libro. A ver si me animo, y me gusta mas... un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PUes no sé qué decirte, porque me gustó más "Lo que encontré bajo el sofá"... :/

      Eliminar
  7. Yo aún no he tenido esa sensación de leer alguna historia ubicada en un lugar que conozco -solo una vez en un libro se nombró mi barrio, pero no cuenta porque no se adentró, ni nada-. En cuanto al libro, lo conozco hace bastante, y del autor sí que me interesaba su segundo libro; con este tengo dudas, pero no me importaría leerlo. Prefiero leerme este y luego el otro, así voy a "mejor". Por cierto, lo que dices sobre " Comunidades imaginadas" me interesa: indagaré un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Indaga indaga, tal vez encuentres algo que te interese:D

      Creo quee si yo hubiese leído este libro primero, me habría gustado más.

      Eliminar
  8. A mi me encantó Lo que encontré bajo el sofá, Bettie. Lo más curioso es que cuando empecé a leerlo la primera vez, lo dejé tras un par de páginas. Se ve que no era el momento para leerlo. Meses más tarde le di una segunda oportunidad y me enganché, lo leí del tirón y no dejaba de pensar cómo podía haberlo dejado de lado... (Los caminos de la pipol, son inescrutables, supongo :) ) así que apunto a mi lista el boli verde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás qué te parece. A mí Lo que encontré bajo el sofá me absorbió totalmente :) Este... no tanto, pero bueno, no está mal.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...