viernes, 4 de julio de 2014

Sin derecho a...

Llevamos bastante tiempo quejándonos de el recorte de derechos. Menos derecho de manifestarnos, menos derecho a que nos asistan cuando estamos enfermos, menos derecho a la igualdad de oportunidades en educación, menos derecho a trabajar, a una vivienda digna, ... Derechos grandes, de esos con mayúsculas. Derechos por los que la gente ha dado puesto en juego su tiempo, su esfuerzo y, a veces, su vida. Pero hay otros derechos más pequeñitos, con menos peso, más sutiles, que también están desapareciendo. Aunque no están al nivel de los que he citado, su merma también repercute en nuestra vida y nos hace caminar un poco más hacia el camino de la esclavitud oel vasallaje. Nos aleja de la autonomía, del gobierno de nosotros mismos. Nos convierte, un poco más, en hojas al viento.

Todo esto viene porque llevo una rachita en la que monto un circo y me crecen los enanos. Si mi plan estrella de la semana pasada era comerme un crêpe y me pillé un virus estomacal, mi plan estrella de este finde era Jack. Ver películas con Jack, pasear con Jack, contarnos cosas, dormir abrazadicos y, además, ir a un concierto de música coral súper baratuno y con un fin benéfico -cosas de los pueblos- y disfrutar al máximo. Y sí, estoy hablando en pasado. Eran mis planes. Eran.

Jack llegaba hoy a medio día, sobre las 13.00. Yo no salgo de con los #niñoslocos2.0  hasta las 14.00, pero no importaba: él me esperaría en casa, jugando con Gato, aguantando a BettieMadre, contándole cosas del viaje. Un buen plan. Pero no ha podido ser. A las 13.15 he recibido una llamada. Me escabullo para cogerlo, porque es Jack. Su voz suena un poco agitada.

- ¿A que no sabes qué ha pasado?

Me muero de miedo. Algo malo, seguro.

- No. ¿Qué? 

- Pues que estaba llegando ya -"un accidente", pienso- a comprar la entrada cuando me han llamado de EMPRESA-X para decirme que esta tarde a las 16.00 tengo que estar firmando un contrato. 

- ¿Sí? ¿Para cuánto tiempo? -pregunto.

- No lo saben, no me han dicho nada. Pero tengo que cogerlo.

- Claro, claro -digo. 

La conversación se ha acabado poco después. He esperado a que fuesen quedando menos pitufos para pedirles permiso a mis "jefas" para salir 15 minutos antes y poder despedirme de Jack. Despedirme, ¡si todavía no le había visto! Pero sí, así ha sido. Poco después nos despedíamos. Después de dos meses sin vernos, no hemos estado juntos ni una hora. 

Bueno, ha sido por una buena causa, sí. Jack ha firmado el contrato y tiene un trabajo precario que roza la esclavitud -como viene siendo costumbre- por un tiempo que no tenemos muy claro cuánto será.  ¡pero es trabajo! Podría haberse torcido mi plan por una causa menos positiva. Así que me alegro. Hacía falta. 

Pero también me cabrea. Me fastidia mucho que, después de casi 2 años esperando una llamada, llegue justo hoy. No ayer. Hoy, justo cuando acababa de poner los pies en mi pueblo. Me da rabia... Y eso me hace sentir culpable porque...¡no tenemos derecho a quejarnos! ¡Es trabajo! Y tal como está el patio... Hay que coger lo que sea. No importa que te lo ofrezcan con una antelación de 3 horas y que tú estés a casi 200 km del sitio en cuestión. Sonríe y no pongas pegas, que no está el patio para quejarse, ni siquiera en privado. Dentro de nada la sodomía formará parte de la firma del contrato y tendremos que hacerlo también con una sonrisa. 

Creo que no me he explicado bien. Sí, hay que cogerlo, porque estamos fatal. Pero de ahí a que tenga que parecernos bien... Sin embargo, así es. Parece que nos están recortando también el derecho a renegar, a disentir, a patalear en silencio o en privado. Hablando en plata: el derecho a quejarnos. Como si el hecho de no tener la opción real de elegir no fuese suficiente.



En fin, tal y como están las cosas me conformaría con no pillar una otitis que me impidiese ir al concierto y disfrutarlo, porque yo ya tengo la entrada...



Hoy estoy... cabreada
Y estoy escuchando... Thank you for loving me - Bon Jovi

14 comentarios :

  1. Tu estas cabreada y me alegro, porque la otra opción es la mía, que entre el cansancio del viaje y del maldormir de esta noche, la tensión de ver si llegaría a firmar (me he sentido "wilifog" XS) y yoquesequemas, cualquiera diría que me estoy hormonando... se me saltan las lágrimas a dos por tres XS

    Bueno, al menos si esto dura un mes ya no estaremos TAN en la miseria


    XD


    PD: Te quiero, coquito! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, aquí estamos, rezando para que el contrato dure un mes... u.u

      En fin. ¡Ánimo cielo! :D

      Eliminar
  2. Pfffff... por un lado enhorabuena a Jack, aunque sea por un trabajo precario... y aunque me sienta mal por decirlo (no por dar la enhorabuena... no me malinterpretes, sino porque es un contrato mierdero seguro... bueno, que me meto en un jardín...).
    ¿Que da rabia que apenas os hayáis podido ver? Sí. ¿Que da pena que ni siquiera podéis tener un ratito para "celebrarlo"? Sí. ¿Que hay que cogerlo? Pues parece que también. Pero... ¿que no podemos quejarnos? ¡Por ahí sí que no paso!
    No nos pueden quitar el derecho al "pataleo". La situación es una mierda, Millones de personas en paro. Contratos precarios, de mierda, sin futuro... gente joven que no nos podemos plantear nuestras vidas a más de 5-6 meses-vista...
    ¡Pues yo me quejo!
    Tengo trabajo (contrato de sustitución temporal por una baja laboral de un compañero), no sé lo que va a durar, estoy feliz porque trabajo de "lo mío" y lo estoy disfrutando pero... ¡sigue siendo una mierda! ¡Da asco poner los informativos! ¡Y tenemos derecho a quejarnos! (Ya que nos han quitado los demás).

    ¡Un besote gordo a los dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si manifiesto mi cabreo porque le hayan llamado con 3 horas de antelación y demás avatares dicen que es que me quejo de vicio, que qué desagradecida, que aún ha tenido suerte... etc. etc. etc.

      Hay que ver cómo se devalúa la suerte, ¿no?

      No sé, a lo mejor tu entorno es más comprensivo y si te quejas no te miran mal... Pero lo que es nuestro entorno... Pocos hay que lo entiendan.

      En fin, ¡besote!

      Eliminar
  3. Te entorno, aunque mi situación sea totalmente diferente, por el hecho de que, como están muy mal las cosas, no se puede uno quejar de nada. Yo me he hartado de eso. Vivo bien, es cierto, tal y como está el país, pero eso no me quita el derecho a quejarme de lo que quiera, mío o de los demás.

    Siento mucho el mal momento del contrato, y me alegro por el contrato...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenoooo... qué te voy a contar. ¿De qué se quejarán los profesores? Si no trabajan casi horas, y cobran bien de sueldo, viven como quieren, tienen muchísimas vacaciones... bla.bla.bla. Privilegiados y demás. Y así.

      En fin, gracias ro.

      Eliminar
  4. He perdido mi anterior comentario... nada, que estoy de acuerdo con vosotr@s y yo también estoy cansado del "no te quejes como están las cosas". ¡Pero si es lo único que nos queda! Que menos que quejarse...

    En fin, enhorabuena a Jack por el curro y espero que pronto, que ya toca, encontréis algo mejor. Si sirve de algo, me uno a tus quejas y me voy a ir solidariamente renegando a la cama.

    Disfruta al menos del concierto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no me asalta una otitis... que yo no lo descartaría, ya digo xd

      Gracias por la solidaridad :)

      Eliminar
  5. Han conseguido lo que querían, que un trabajador en condiciones precarias se tenga que sentir un privilegiado... aunque ahora el tener un trabajo no te garantiza ya salir de la pobreza:
    http://www.diarioinformacion.com/economia/2014/01/21/trabajo-espana-garantiza-salir-pobreza/1460185.html
    Así que tu queja tiene mucho sentido.
    Por cierto, como le pasa a Geralt, últimamente a mí se me pierde siempre el primer mensaje que dejo.
    Ánimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está el patio para poner farolillos, vaya tela.

      Lo de los comentarios, a mí también me pasa en otros blogs. No sé si tendrá algo que ver con el captcha, pero es que si lo quito se me llena el blog de spam u.u Probablemente tenga que ver con que blogger nos odia :(

      Muá!.

      Eliminar
  6. Acabo de leer esto.... Lo primero, enhorabuena o, más bien, aleluya que por fin se hace algo de justicia... Y lo segundo, quejaos todo lo que queráis, que no nos pueden quitar eso encima... Yo tengo curro y me quejo, me quejo, aunque es cierto que da cosica hacerlo en alto, no sea que el karma se vaya a mosquear conmigo por desagradecida y me deje peor de lo que estoy.... brrr....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, el karma... como si no nos diesen ya bastante por saco. Ains. Pero sí, da cosica.

      Eliminar
  7. (Lo de los comentarios, me pasa que al comentar luego me dice error, pero es actualizar y sale xD)

    Pues joder menuda putada :( con la emoción ahí contenida. Menos mal que ahora estáis ya os habéis podido ver más ♥

    Por la parte del curro, enhorabuena :D a ver si consigue algo de dinerillo y así podéis estar más tiempo juntos, aunque sea una puta porquería de curro T_T
    Me parece fatal que haya gente que no te deje quejarte, porque avisar así de esas maneras y para luego estar mal y no cobrar una mierda...
    Ains Bettie! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la cosa está muy malita y todo eso... Esperemos que dure, porque más vale regular/malo conocido que nada XDDD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...