lunes, 28 de julio de 2014

Libro: The Midwife. A memoir of birth, joy and hard times, de Jennifer Worth.



¡Bien! Otro de los retos de 2014 cumplido. He empezado la trilogía en la que se basa la serie de televisión de la BBC "Call the Midwife!".  Serie, por cierto, que ha pasado el Lia-test de calidad. Supongo que el libro ya está en castellano, pero bueno, yo lo he leído en inglés, que me hacía ilusión.

¿De qué va el libro?

Pues el libro consiste en las memorias de Jennifer Worth, Jennifer Lee cuando era soltera, concretamente en sus primeras experiencias como comadrona en el East End londinense, la zona de los muelles, una zona muy pobre. Se trata de capítulos que narran episodios aislados, prácticamente independientes unos de otros.

Hablando del libro...

Pues... no sé. Acabo el libro con una sensación agridulce, y eso no me gusta. 

Empezaré por la parte dulce, y es que el libro me ha parecido muy interesante. Tengo cierta debilidad por la primera mitad del siglo XX, supongo que porque fue una época muy dramática. Bueno, esa debilidad se extiende hasta los años 60. Y el contexto histórico de este libro son los años 50, poco después del fin de la Segunda Guerra Mundial, en un Londres todavía muy afectado -estructural, económica, física y emocionalmente- por los bombardeos. Además, me resulta muy curioso que una época tan cercana en el tiempo parezca tan lejana cuando nos ponemos a investigar sobre ella. La manera de vivir, de afrontar problemas cotidianos (ser madre soltera, la infidelidad, el maltrato,...), de enfrentarse a las adversidades,... pues es interesante. También me ha gustado mucho leer sobre las costumbres pediátricas y de crianza de la época.  Vamos, como "anecdotario" está muy bien, para aprender curiosidades y eso. 

Pero ahora viene la parte amarga... y es el enfoque. Y claro, cada uno enfoca sus memorias como quiere, faltaría más. Pero supongo que eso es lo que tienen las memorias, los recuerdos: que una no puede ser objetiva. ¿Qué hay más subjetivo que un recuerdo? Dicen que cada quien cuenta la fiesta según le ha ido en el baile, y es una gran verdad a la que Jennifer Worth no escapa, o eso me parece. 

No es que yo estuviese allí para verlo, claro, pero me parece que en ocasiones Jennifer Worth oscila entre dos extremos: la idealización y el menosprecio. Hay pasajes en los que la autora habla de la época como si fuese una maravilla. Cualquier tiempo pasado fue mejor, que se dice. Están más concentrados al principio del libro, pero también pueden encontrarse dispersos a lo largo de la narración. Hay un ejemplo que me ha llamado mucho la atención. En un pasaje habla de que, bueno, sí, en aquella época era común que un marido le soltase dos guantazos a su mujer, pero que la gente era decente, que nunca había oído hablar de un caso de maltrato infantil o a los ancianos. Que se respetaba a los débiles. Bueno, vale. Aceptemos barco. O no. Porque unos capítulos adelante habla de un padre que tiene aterrorizados a madre e hijos y del que se dice que maltrata tanto a su mujer como a sus criaturas. Y así en más ocasiones. A medida que vas leyendo te das cuenta de que esa imagen ideal del East End como un lugar en el que la gente era pobre, pero honrada y noble y donde no se cerraban las puertas... pues no es un reflejo del todo fiel. Creo que Jennifer Worth cae en su propia trampa: generaliza para idealizar y los casos concretos acaban desmintiéndola. En otros casos simplemente se trata de un deje muy propio de las personas mayores: "en mi época las cosas se hacían mejor".

Y luego está el menosprecio, que es lo que menos me ha gustado del libro. A lo mejor ha sido un problema de comprensión, no lo sé, pero me ha parecido que en más de una ocasión la autora se situaba por encima de la gente para la que trabajaba. Tan pronto habla de las gentes del East End como gente trabajadora y maravillosa como trata a las mujeres de estúpidas y a los hombres de brutos. Hay un pasaje en el que se habla de la alimentación con leche materna o con biberón. Pues en ese pasaje mantiene que las comadronas del East End fueron contra la tendencia general -recomendar el biberón- y con buen criterio, pues las mujeres con las que trabajaban eran poco menos que incapaces de preparar y esterilizar un biberón. Tontas, vaya.  Esta superioridad en la que se sitúa a menudo la autora es lo que más me ha disgustado del libro. Sobre todo cuando habla, de tanto en tanto, de la cura de humildad que trabajar allí supuso para ella. ¡Pues menos mal!

En cuanto a la relación con la serie... Pues me quedo con la serie. Es cierto que en el libro se narran casos vistos en la serie. Aunque el orden no sea el mismo, sí lo son los hechos. Sin embargo el libro carece de ese toque que tiene la serie, de ese encanto y de esa ternura. De esa sensibilidad. Lo he notado sobre todo en los capítulos de Conchita Warren. En la serie se habla de la relación con su marido de una manera muy romántica: no necesitaban hablar porque se lo decían todo sin necesidad de palabras. En el libro, aunque se habla de la ternura que se demuestran, poco menos que se dice que si seguían casados era porque no podían hablar el uno con el otro. Es lo mismo, pero el enfoque es diferente, ¿no?

Por último, no puedo dejar pasar la interpretación que la autora hace de la Guerra Civil como una batalla entre republicanos y monárquicos que tiene su origen en el afán de los republicanos de derrocar la monarquía y acabar con la nobleza. La mención es breve, pero vaya, me ha llamado la atención. 

No sé si seguiré leyendo los otros libros de la autora, aunque el de Shadows of the Workhouse me causa bastante curiosidad... Ya veremos. 

Os dejo un trocito...

Es un extracto de la historia de Conchita en el que se ve lo que digo antes.

"I was fascinated. This was the stuff of high romance. A peasant girl! She certainly didn't look like a peasant. She looked like a princess of the Spanish court, whom the Republicans had dispossessed. Had the brave Englishman rescued her and carried her off? What a story! Everything about it was unusual, and I looked forward to meeting Mr. Warren that evening."
En resumen, este libro...

3.5/5

Lo dejo así porque me ha resultado interesante y curioso, aunque no ha sido lo que esperaba. 

A continuación, por fin, empezaré la relectura de El Señor de los Anillos. A ver qué tal... :) Jó, menudo tocho me ha quedado xD



Hoy estoy... acalorada
Y estoy escuchando... Blue Velvet  - Bobby Vinton

12 comentarios :

  1. Bueeeeeeeno, pues uno que me salto, que ya tocaba XD

    A disfrutar del viaje por la Tierra Media ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedes saltar el libro, pero si tienes la oportunidad, te recomiendo que veas la serie ;). No sé si Tele5 seguirá emitiéndola o qué... :S

      Eliminar
  2. No había oído hablar ni del libro ni de la serie y el tema parece interesante. Pero con el libro no creo que me anime. La serie me la apunto.

    Dos capítulos para terminar My Mad Fat Diary y me está dando una pena que se acabe...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No? Pues la serie se emitió en Tele5, al menos un par de temporadas. De aquella manera, pero se emitió xD

      Es bonita, bonita. Te la recomiendo. Mejor que el libro, en mi opinión, y que yo diga eso...

      Yo estoy viendo My Mad Fat Diary OTRA VEZ XD Estoy a punto de acabarla por segunda vez, y también me da una pena que no veas... :P

      Eliminar
  3. A mí es que la serie me parece tan preciosa que no creo que el libro pueda superarla...Ni quiero tampoco que el libro 'contamine' lo que siento cuando veo la serie. Me pasa un poco lo mismo con los libros de Rae Earl, que me da apuro meterme con ellos...

    En fin, manías. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en este caso puedes ahorrarte el trago. Con los de Rae Earl ya te contaré, porque yo sí creo que los leeré, al menos el primero. ¿Quién dijo miedo? xD

      Eliminar
  4. Yo he visto la serie a ratos... vamos, capítulos sueltos en Divinity (Tele5 me da alergia y, aunque sé que Cuatro y Divinity son de Mediaset también, los síntomas son más leves).
    A lo que iba... la serie me gusta. No conocía las novelas en que se basa... pero, la verdad, después de tu entrada no me "llama" nada a leerlas... no sé... o será la montaña que tengo de "pendientes"...

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que yo quiera quitarle a nadie la idea de leer... pero en este caso me quedo con la serie xD

      Yo también soy anti T5... Qué me vas a contar XD

      Eliminar
  5. Jo, pues me ha dado rabia que el libro sea así! Con el cariño que le tienes a la serie.
    Todavía no la he visto por cierto xD Esa será otra para ver yo sola, dudo mucho a que mi marido le guste :D Igual me animo y la voy viendo poco a poco en VOS.
    Venga va me animo, voy a buscarla jajaja

    ResponderEliminar
  6. La serie es la bonicor! XD


    Te amo, B <3

    :*

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...