domingo, 6 de julio de 2014

De concierto.

Hoy me he puesto guapa. Tengo un montón de maquillaje que no uso demasiado porque no voy a ningún sitio -me estoy haciendo perezosa-, así que para una vez que salgo hay que darle uso. He sacado del armario unos pantalones pitillos rojos y me he decidido a disfrutar de la tarde. 

Al fin y al cabo, casi nada se oponía a ello. Tenía una entrada para disfrutar de un concierto coral en un marco incomparable. Sí, ya sé que es una expresión muy tópica, pero es que lo es. Así que estaba dispuesta a regalarme los sentidos. Por lo menos el de la vista y el del oído. Y también, estaba segura, ese sexto sentido que es una mezcla de todos, ese que se activa cuando disfrutas de las cosas. 

El concierto ha empezado a capella, con habaneras. Entre ellas, "Con sabor tropical".



Ha seguido una canción popular -tengo entendido que asturiana-: El baile. La cosa se iba animando.



Después se ha incorporado una pequeña banda para acompañar al coro. Seguía un recital de canciones gospel. No han faltado las más clásicas...

Oh, happy day


Joshua fit the battle of Jericho


Canciones que me han recordado a mis tiempos de "chica del coro", porque ya no era una niña. Ha sido bonito. Después ha llegado el momento "friki" de la tarde. Me he acordado de Jack y de "El príncipe de Bel Air", gracias a "Let my people go". Sé que si hubiese estado conmigo, en ese momento le habría entrado la risa floja.


El momento estrella de la tarde ha sido, para mí, la versión que han hecho del "Hallelujah" de Leonard Cohen. Los pelacos de punta, todos ellos, y ojitos brillantes. Que yo soy así, muy de emocionarme.



El coro se ha sentido bien acogido, en un escenario maravilloso con un público que tenía ganas de escucharles. Vamos, si te aplauden antes de empezar es porque hay predisposición, ¿no? Y se ha notado que se sentían bien porque lo han dado todo. Y hemos correspondido. Delante de mí había una señora en silla de ruedas que no paraba de "dirigir", dar saltitos en su silla, dar palmas,... Vamos, que no ha atropellado a cantantes y músicos porque tenía los frenos puestos. Ha sido agradable ver a la gente disfrutando tanto. No todos, pero había gente que sí, y se notaba. Éramos unos cuantos los que no podíamos reprimir el movimiento del cuerpo. Ya sabéis: que si marco el ritmo con el pie, que si la cabeza se mueve por voluntad propia, ... Esas cosas. 

En resumen, un momento -una hora y media, más o menos- que me gustaría poder plegar muchas veces,  hacerlo pequeñito y ponerlo en el monedero para poder llevarlo siempre conmigo. Qué suerte he tenido de poder estar ahí. 

En fin, ahí queda mi retal colorido de hoy. 

¡Muá!



Hoy estoy... sonriente
Y estoy escuchando... Hallelujah - Leonard Cohen

6 comentarios :

  1. Yo escucho así el Hallelujah y lloro de principio a fin, pero como una enana, vaya.
    Jajajajajajjaja me encanta el vídeo del Príncipe de Bel Air xDDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he llorao. Pero casi. Casi casi. xDD

      Qué frikilondrias somos XD

      Eliminar
  2. Ea... ya lo creo que me hubiera gustado estar... :S

    Pero me alegro a topes de que te lo pasaras bien, Amor mío :)

    Te quiero, B <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo también me alegro de no haberme puesto mala ayer XD

      Eliminar
  3. La primera la hubiera disfrutado mucho yo, porque me encantan las habaneras. En las fiestas de mi barrio siempre tocaba un grupo y era genial :D
    Mola porque fue de canciones distintas y de estilos diferentes. No me extraña que lo hayas disfrutado tanto ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, fue muy chulo :) Mira, qué cosas, no me habría imaginado que te gustasen las habaneras...:)

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...