miércoles, 28 de mayo de 2014

Otra fase.


Hay gente a la que le gusta dividirlo todo en fases. Supongo que trocear los procesos ayuda a comprenderlos, no sé. Nunca me han gustado las divisiones por fases, aunque he de reconocer que a veces son útiles. Por ejemplo, para este post. Si no, ¿cómo os explico que me siento diferente y tengo otra actitud respecto al hecho de estar de nuevo viviendo en el pueblo y en casa de mis padres? Porque eso queda muy largo. Mejor decir que estoy en otra fase, ¿a que sí?

Supongo que podéis entenderlo:  después de ser independiente volver a la casa paterna y materna, sobre todo si es con el rabo entre las piernas y el sabor a derrota en la boca, pues no es fácil ni agradable. Una pasa tiempo -quizá demasiado- echando de menos cosas que tenía y ya no tiene por el mero hecho de haber cambiado de circunstancias. "Es que yo en mi casa hacía...", "Es que me cocinaba esto", "Es que podía pasar el día en pijama", "Es que me vestía como quería y nadie me decía nada",... Esas cosas.

Aunque eso no se me ha pasado del todo -este es el problema de las fases, que los cortes no son limpios-, siento que estoy en otro punto, que mi actitud es diferente. De repente me interesa conocer a fondo los pueblos de mi comarca, su gente, las tradiciones,... También me apetece muchísimo conocer anécdotas y "secretos" de mi familia. No sé si será lo normal, pero en la mía, en cuanto me he puesto a rascar un poco me he encontrado cosas de esas de España profunda, de soga, silencio y rencores. Cosas de esas que dan para una película. Y también están los familiares. Porque me encuentro familiares hasta debajo de las piedras. Cuando tienes una familia tan extensa te encuentras parientes medios y lejanos por todas partes. 

Supongo que podría llamar a este momento "Fase de tomar notas". A veces tengo la tentación - y me cuesta resistirla- de coger una libreta y apuntarlo todo para no perder detalle y recoger cuanta más riqueza posible de la gente que hay a mi alrededor. Ya sabéis, para que no se acabe diluyendo en el olvido. Y porque en el fondo soy una contadora de historias y me da terror quedarme sin cuentos que contar. 




Hoy estoy... inquieta y llena de inquietudes
Y estoy escuchando... Salamanca la blanca - Nuevo Mester de Juglaría

21 comentarios :

  1. "No hay mal que por bien no venga"... al final tendrá algo de razón el dicho, sobretodo si tienes la oportunidad de conocer a parientes desconocidos y con nombres ultra-molones, ¿verdad? :)

    Te quiero mucho, amor mío <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SAH!!!!!!! Nombres molongosos. Mis parientes lejanos molan más que los tuyos, jorl-jorl-jorl xD

      Eliminar
    2. U__U

      Tampoco hace falta humillar...

      Eliminar
    3. ;) era gromita!

      Menudas ramas tiene mi arbol! PA FLIPAR!!! XS XS XS

      Eliminar
  2. A mí sí me gusta lo de dividir las cosas por fases. O más que gustarme (o disgustarme), tengo la manía de hacerlo, porque siento que tengo que hacerlo. Me sale solo.
    Sobre lo que cuentas, ya que vuelves a vivir en un pueblo, intenta quedarte con lo mejor. Por desgracia no podemos decidir en qué situación jugar la partida, no nos queda otra que coger lo mejor de cada situación.
    ¡Así que ánimo! Toma tantas notas como tengas ganas :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento, notas mentales :) :P

      Bueno, es difícil no categorizar, pero desde siempre me han dado rabia las fases, los períodos, esas cosas XD

      Eliminar
  3. Yo siempre y más ultimamente, he estado atenta a esas historias. De verdad, que de enredos hay escondidos cuando rebuscas en el legado familiar. España profunda preciosa, más original que los enredos de esas películas americanas, que por otra parte, me encantan jajajaja :)

    Lo de la libreta para apuntar, me lo voy a pensar. Me has dado una idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi bolso no está completo si no llevo una libreta. O la agenda, algo donde apuntar cosas. :)

      Y sí, mucho mejores que las películas americnas. Y a veces más truculentos.

      Eliminar
  4. Me ha encantado lo de conocer secretos familiares. El otro día hablábamos mi hermana, mi madre y yo de eso mismo ¡es que se entera una de cada cosa...!
    Yo lo de las fases lo veo más a posteriori que mientras las vivo. Aunque será que yo no he tenido ningún cambio importante en mi vida, no sé.
    Está bien quedarse con lo bueno (o lo interesante) de cada una.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una opción menos dañina, claro :)

      En todas las casas cuecen habas, así que... jajaja

      Eliminar
  5. Saca la libreta Bettie; no te arrepentirás. Yo todavía me doy cabezazos contra las paredes porque no apunté ciertas cosas que hoy no tengo forma de recordar. Detalles importantes, de esos que te enseñan cosas importantes y que, por pura perrería, no apunté en su momento y hoy son humo. En serio, no dejes pasar la oportunidad de poner sobre el papel esas historias/secretos/costumbres.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Yo tomaría notas, a veces tengo esos ramalazos, y cuando estoy fuera de mi pueblo lo pienso mucho más, pero luego llego allí y me doy cuenta de que aunque lo adoro, de que aunque mis raíces son aquellas, de que lo pondré siempre por delante de todo, mi necesidad es la de irme...Me da rabia no tener hijos porque yo les hablaría mucho de mis padres y de mi infancia, cosa que mis padres, no se por qué no han hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no, si a mí me pasa lo mismo, echaría a correr y....lo echaría de menos. Pero echaría a correr XD

      Eliminar
  7. Yo también me entero de cosas de vez en cuando y la mayoría de las veces me sorprendo y me alegro por ellas.

    Si vais a hablar de nombres molones lo siento pero mi tía se llama Potenciana, creo que es difícil de superar.

    Y mi tía Paqui se llamó Francisca porque nació el 4 de octubre, que querían ponerle Filomena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supero lo de Potenciana. En mi opinión, al menos XD

      Eliminar
  8. Bettie, saca papel y pluma ¡sin falta! Luego te arrepentirás de aquello que no apuntaste y sabes que "algo era".

    Yo tuve ese periodo de querer saber de mi familia, pero en mi caso es muy complicado y no pudimos ir muy atrás. Coincide que mi padre era huérfano de la guerra civil, su hermana falleció y con mi tío no tengo contacto... Y de la familia de mi madre que se conocían con la suya "desde siempre", pues no quedan muchos de los que recuerden tiempo atrás. Teniendo en cuenta que mi madre era la pequeña y tiene 70 años, hija única y sus familiares son todos más mayores y muchos en poca situación de "recordar", pues... Me quedé con las ganas. ¡¡Aprovecha tú!!

    ¡¡¡Muá!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí está el problema que ni mis padres conoen bien a su familia. De hecho, nos ha salido recientemente un familiar con el que teníamos contacto sin saber que éramos familia, así que... xDDD

      Eliminar
  9. Jajaajaja qué fuerte lo que dices del familiar descubierto xD

    Pues me alegro que estés en una fase un poco más agradable para ti ♥ aprovecha y apunta, que igual luego haces un libro :P

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...