jueves, 8 de mayo de 2014

(Auto) Help.

En un comentario en la entrada "Barreras o espejismos" mi querido Letraherido me habla de la autoayuda. Un poco por encima, pero saca el tema. Y a mí cuando se me saca un tema... especialmente si no tengo otra idea mejor... Pues eso, que vamos a hablar de autoayuda. O a divagar.

Vaya por delante que quien lea libros de autoayuda, o los escuche, o lo que sea, porque le gustan, porque le van bien o porque le hacen gracia, ¡pues estupendo! No tengo nada contra ellos. Para gustos colores y aquí cada quien se droga con lo que quiere, ¿no? No voy a ir yo juzgando. Lo que os voy a contar es por qué no me gusta a mí la autoayuda, al menos lo que yo he leído que, he de reconocer, no ha sido mucho. Pero también tengo que decir que me ha quitado las ganas de seguir intentándolo.

Mis obras de referencia en este caso han sido El Alquimista, de Paulo Coelho y Cuentos para pensar, de Jorge Bucay. También eché un ojo a Alegría, de Osho, pero lo dejé con cierta indignación porque encontré entre líneas bastante filosofía -algo maltratada- y me cabreé: lo dicen los filósofos y ni puñetero caso, lo dice un tío con turbante y todos como borreguetes. En fin. Que hablaré de mi experiencia con los dos libros que nombraba al principio.

Cuentos para pensar lo leí con 16 años, más o menos. Lo pedí a Círculo de Lectores. El Alquimista lo saqué de la biblioteca por esa época, quizá un año más tarde. Lo de la edad es importante: si en aquel momento me dejaron con cara de gilipollas, no sé qué me pasaría ahora. Bueno, sí. Por suerte o por desgracia Jorge Bucay me persigue por donde voy -sus cuentos, al menos- y os puedo decir lo que siento cada vez que sale a relucir: hastío y agotamiento. 

Estos libros son los responsables de que yo no quiera tratos con la autoayuda. Recuerdo el cuento de "El buscador", de Bucay. Me sé el inicio de memoria. Y el final. Buscadlo por Internet si no lo conocéis, es breve. Yo es que, por principios, paso de enlazarlo. Cuando acabé el cuento me quedé alucinada. ¿Se puede decir una simpleza mayor? Al año siguiente la profesora de Filosofía lo llevó a clase para trabajarlo. Le jodí la actividad, porque cuando preguntó qué nos había parecido la moraleja yo contesté: "Pues una mierda". Y toda la estrategia que ella tenía para mostrarnos por qué el cuento no era todo lo profundo que debería se fue al garete.

Con El Alquimista la cara de idiota fue doble porque, además, era una novela entera. Breve, pero entera. Así que vas tú ahí, siguiendo al protagonista, que va persiguiendo un sueño, buscando la fortuna, bla-bla, para, al final encontrarte... eso. Pues mirad, yo me sé un cuento que dura 10 minutos y que tiene una moraleja parecida, quizá hasta más profunda. Diez minutos. 

Voy a ser sincera: creo que la autoayuda -a la luz de lo que yo he leído, que repito, no es mucho- tiene menos fondo que un charco. Se dedica a poner en palabras bonitas frases tópicas que no hacen más que simplificar las situaciones, los sentimientos, las angustias,... 

Os lo digo desde ya: la vida no es simple. Nuestros problemas a veces serán un naufragio en un vaso de agua, pero otras veces no. Otras veces serán una herida derivada de una situación compleja, que hunde sus raíces en circunstancias particulares y que no pueden recogerse en una sola frase de cartel. No digo que la inspiración siente mal, de vez en cuando es necesaria. Pero creo que hay que ir más allá. 

Por eso hay otra cosa que me da mucha rabia de la autoayuda: que no deja ir más allá. Te lo dan hecho todo. Los cuentos de Jorge Bucay -muchos de ellos, al menos- pueden interpretarse, pero las posibles interpretaciones están tan conducidas que no dejan mucho espacio a la disidencia. Si no te dan la moraleja hecha y escrita, casi. Yo creo en el potencial de la narrativa (y del arte en general) para sanar, para inspirar, para hacer pensar,... Pero para eso hay que dejar que la historia toque y emocione. ¿O es que emociona igual una obra de arte que su comentario? Yo creo que no, vaya. Además, el comentario, condiciona nuestra propia experiencia. 

Sé que hay relatos que sí cumplen esta función, que nos hacen poner en perspectiva nuestras circunstancias y examinarlas desde otro punto de vista. Y eso me parece fenomenal. Pero para conseguir eso no hace falta que esas historias estén catalogadas bajo la etiqueta "autoayuda". A mí me ha pasado con muchísimos cuentos o novelas. No sé, a mí me gusta auto-ayudarme. Por eso no quiero que me lo den todo hecho.


Para acabar, un tuit que vi anoche y que viene que ni pintao.

 
Hoy estoy... inquieta
Y estoy escuchando... All of me - John Legend

30 comentarios :

  1. UFFF! XP

    Por un momento me acojonaste de verdad, bandida XD

    Un gran post! ;)


    Lofiu darlin! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, ¿qué creías? ¿Que me había lanzado a los brazos del coelhismo? Please, darling... XD

      Eliminar
  2. Me encanta este post. Sobra que te diga que estoy totalmente de acuerdo con lo que dices porque creo que alguna vez has leído lo que pienso sobre el tema. Sustituir lo que te da el cine, la literatura, las series, la cultura en general (lo que tú acoges y aprendes de eso), la vida... por estos pseudo-libros que encima tienen la pretensión de querer "ayudarte" y enseñarte el camino como si fueras lerdo, puaj... qué grima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grimillaaaaaaaaaaaaaa! xD

      Sí, la verdad. Creo que esbueno interpretar relatos desde un diálogo con alguien y tal, pero es que eso es unidireccional totalmente :S

      Eliminar
  3. No podrías haberlo explicado mejor, sí señor! No sé si conoces a la Sra. Louise Hay ( o algo así porque ya ni me interesa buscarla en google). Pue s tuve la misma impresión que relatas con ella, vaya dinero más mal gastado con su dichoso calendario de propósitos, bfffff, salí doblemente deprimida y encima frustrada. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, no tengo el placer. Y por lo que me dices no quiero tenerlo. En casa hay más libros de autoayuda que le han regalado a mi madre o eso, "Recuerda tu esencia", "100 claves para ser feliz" y alguno más, pero es que no me da ni por mirarlos XD


      Y sí, es frustrante, porque además es como que si no eres feliz y super genial y exitoso es porque no lo haces bien, la culpa es tuya, y bla-bla-bla. Mal.

      Eliminar
  4. A mi me gustan otro tipo de libros de autoayuda que no tienen nada que ver con estos, que también los he leído. A mi las moralejas esas no me sirven de nada, me gustan más los consejos prácticos que puedes aplicar a tu vida cotidiana y con esos si que he conseguido algo, autores como Bernabé Tierno por ejemplo, que es de mis favoritos.
    A ver si puedes leer algo de él y nos cuentas que te parece.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría que echarle un vistazo. Pero también he leído libros de ese estilo -no de ese escritor- y acaban pareciéndome una receta genérica que no siempre sirve. A ver si un día me da la locura y leo algo, aunque tengo un poquito de alergia adquirida, jajaja.

      Pero te agradezco la recomendación :) Por lo menos esos libros parecen más psicología de divulgación que charlatanería.

      Eliminar
  5. Tengo uno de Bucay que me regalaron alguna vez hace tiempo porque "te va a gustar, ya que estudias psicología". Sé que iba con buena intención pero le eché tan poca cuenta después de leer un par de cuentos que ni los recuerdo.
    Estos libros son un arma de doble filo.Son de divulgación, para que lleguen al mayor público posible pero... evidentemente no es para todo el mundo por igual. Estos libros hay que cogerlos como todo lo demás, por probar si quieres, pero tampoco para tomarlo al pie de la letra. Habrá gente a la que le valga y gente a la que no.
    Por experiencia diré que no todo el mundo entiende este tipo de cuentos, y yo creo que es por eso que explican la "moraleja" porque si no, hay gente que se queda ahí sin más. Tampoco me parece buena opción porque si no ha llegado, no ha llegado (no sé si me explico) pero creo que lo hacen por eso (es mi opinión). Y evidentemente, no todas las personas entienden lo mismo al leer/ver/escuchar algo.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Psicóloga, eh? xDDD Pues tienes que explicarme bien-bien qué piensas tú de la autoayuda.

      Yo es que no creo que explicar la moraleja sea la salida. Si no te ha llegado un relato, pues no te llega, y chimpón. Pero es que si encima la moraleja es: "El único tiempo vivido es el que eres feliz" pueeeeesssss... Porque el cuento sin moraleja tiene un pase, puede interpretarse de modo más abierto, pero si ya me dices eso, pues no.

      Hay cuentos y cuentos, algunos tienen menos delito que otros, pero es que el de El buscador lo detesto y es además de los que más gustan a la gente, y es que no. xDDDD Soy un poco maniática.

      Gracias por tu opinión de profesional :P :)

      Eliminar
  6. Claro: libros de autoayuda a una filósofa es como pistoletes d'aigua a un sheriff, como dicen por aquí. Hay cuentos que me han ayudado mucho, sobretodo los tristes (negativo por negativo igual a positivo). Monterroso y Barabara Jacobs juntaron una Antología del cuento triste, Alfaguara, que lo reconcilia a uno con la vida... Ay, porfa, a alguno de tus lectores influyentes: ¿no sería encantador llevar esto a papel?

    Santi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Antología del cuento triste dices? Y yo sin saber nada de esto. Qué fuerte me parece.

      Llevar a papel ¿qué? ¿No te referirás al blog? xDDD No hay lector suficientemente influyente xDDDDD

      Pues mira, se lo dije en el curso, ¿eh? Si queréis yo os cuento alguna historieta filosófica, algún cuento, que váis a flipar. xDD Pero no me dejan XD

      Eliminar
  7. No puedo con Bucay. Y lo he intentado una vez, pero me mata...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, me halaga que un comentario mío te diera pie a una entrada :)
    Estoy de acuerdo contigo. Como dije en el comentario, vale, en cierto modo me vino bien en un momento dado, más que nada (y sin entrar en detalles de mi vida privada) porque me hicieron moverme (que es lo que necesitaba), pero nada más... y reitero lo que ya dije: hacen más mal que bien.
    Y pasa lo que tú dices: simplifican demasiado.
    Yo añado algo más: socialmente, acaban llevando a la pasividad, al conformismo frente al poder. Por ejemplo:
    " En Estados Unidos, que es la cultura de la autoayuda por excelencia, hay un grupo de gente muy crítica porque hay libros de autoayuda que casi acaban convenciendo a la persona a la que han despedido de que en realidad es culpa suya que se haya quedado sin trabajo. Algunos de los principios básicos de la autoayuda te pueden acabar convenciendo de que eres tú el inútil que no ha sabido cambiar su vida. Y que acabes tú sintiéndote culpable de no ser feliz es muy jodido."
    http://www.lavanguardia.com/vida/20120213/54252476422/entrevista-david-vinas-autoayuda-erotica.html

    Por cierto, un libro que ha salido a la venta hace poco, lleva por título "Los libros de autoayuda ¡Vaya timo!" (quizás conozcas toda la colección de "vaya timo"). No lo he leído, pero cualquier libro de esa colección me parece recomendable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribí en los inicios de este blog una entrada que se llamaba "Tú eres la causa de tus miserias", una crítica un poco a eso del pensamiento positivo y todo lo demás, que se está derivando de las nuevas corrientes de autoayuda. Una pena, porque más que ayudarte, te deprime.

      Y sí, conozco la colección "Vaya timo", pero no he leído ninguno :P A alguno le hincaré el diente algún día.

      Eliminar
  9. Mierdaaaa... ¿tengo que leer esta entrada en el móvil y a la una de la mañana? ¿Y ahora cómo te comento?
    Creo que comparto punto a punto tu opinión.
    Soy incapaz de leer libros de "autohelp". De hecho, cuando leí El Alquimista (allá por la adolescencia), pensé que era una novela... un poco tonta, pero novela. Luego descubrí que la gente se flipaba con Pablo Conejo (por cierto, se lee "Coello" y no "Coelo" gggrrrrññññ)... ¿se fumarían sus libros? Por supuesto, con Bucay ni lo intenté.
    Me encanta tu reflexión: "Os lo digo desde ya: la vida no es simple..." (no consigo cortar-pegar el texto con mi samsunguito). Igual una frase te inspira, pero muchas veces las cosas son más complejas y se necesita "rascar" mucho, muchísimo más.
    Y, sí, a mí también me han ayudado mucho más Dumas, Auster, Austen, Highsmith, Vargas Llosa o Mendoza que Paulo Coelho, Bucay o Antoine Saint-Exupéry.

    (Y ahora, que no se me borre todo).

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah... y pelis, en Semana Santa vi "Revolutionary Road" y me sigue rondando la cabeza...

      Eliminar
    2. Anoto Revolutionary Road. Y anoto como se pronuncia Coelho, yo no lo sabía -perdón,perdón.

      Me alegro de que te haya gustado y de que hayas comentado TANTO con tu móvil, ¡gallifante para ti! :D

      Eliminar
  10. Yo tampoco soporto los libros de auto-ayuda. La mayoría son pretenciosos. Pareciera que contienen la verdad absoluta, cuando no. Como dices, nada es blanco o negro, hay muchos matices. Lo que le sirve a una persona no le sirve a otra. Yo me suele alejar bastante de este tipo de libros, de hecho, no he leído ninguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por lo que yo creo, no te has perdido nada importante, :P jaja

      Eliminar
  11. Plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas....

    Estoy aplaudiendo, y puedo seguir, eh? Plas, plas, plas, plas, plas....

    Cuando leí El Alquimista, al cerrarlo solo dije una frase: "es todo mentira". Y de ahí no me bajo.

    Plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha sobrevalorado El Alquimista por encima de nuestras posibilidades...

      Eliminar
    2. Pero mucho. Mucho. Mogollón.

      Os aplaudo yo también: plasplasplasplasplas. ;p

      Eliminar
  12. Nunca he leído a Bucay ni Coelho. Algún libro de autoayuda he ojeado, algunos con mucha ilusión y con el afán de que me resolvieran la vida y los problemas...¡¡¡pero qué va!! Mucho mejor ponerse a correr, escribir un blog o tomarse unas cañas en buena compañía. Eso sí es autoayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente. Autoayudarse uno mismo, y autoquererse uno mucho, jajajajaja.

      Eliminar
  13. Yo alguno he leído y desde luego no todos me han dejado buen sabor de boca, supongo que es una lotería y no sabes si va a ser mojón o no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues he topado yo con todos los mojones, se ve.

      Eliminar
  14. Yo no he leído libros de autoayuda, pero sí alguna cosa parecida rollo blog.
    Lo que sí te puedo decir que no me gusta nada es la invasión de frases positivas por tazas, agendas, etc.
    No entiendo el boom T_T

    He leído lo de "El buscador" y menuda patraña sí xDDD mientras iba leyendo caía en como sería el final, pero es cierto que la moraleja directa queda como el culo.
    Haberlo dejado abierto hubiera quedado mejor, aunque tampoco compartiría la idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no. Pero bueno, si la dejas más abierta es que hay que llenar la vida de momentos "que cuenten", aunque no solo sean felices. Por ejemplo, estudiar a veces no es feliz, pero puede tener significado, o luchar contra una enfermedad,... hay que hacer que la vida cuente. Pero te lo dejan así, tan ñordo.... XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...