viernes, 7 de febrero de 2014

Le va en el sueldo.

Señor Wert, tenemos que hablar. Podríamos hablar de muchas cosas usted y yo, pero hoy tenemos que hablar del plantón programado a la gala de los Goya. No es que esté yo desilusionada por que vaya a echar de menos su presencia, qué va. No formo parte de la élite cinematográfica del país, no estoy invitada. Pero si lo estuviese, sí me habría desilusionado. Para que se haga una idea: voy a maldecir mucho tiempo esas menos de cuatro décimas que me privaron de la posibilidad de negarle a usted el saludo. 

Supongo que ya se ha dado cuenta de que usted no es santo de mi devoción, ni siquiera cuando me lo imagino tirando la toalla al salir de la ducha. Pero eso no es lo importante y asumo que no le importa. Espero que ese pequeño detalle no le desvíe de lo que tengo que decirle, que sí es importante. Créame si le digo que se lo exigiría a cualquier otro representante, independientemente de la devoción que me inspirase. De verdad. 

No es necesario que nos mienta, señor Wert. Los problemas de agenda se los ha generado usted mismo. Qué bonito debe ser eso de tener una agenda apretada que usar como excusa... Lo que ocurre es que no somos tontos. Sabemos que no le gusta escuchar críticas, abucheos y descalificaciones, y la gala de los Goya iba a ser un chorreo: desde el público que se agolpa en la puerta y sus pitidos hasta los discursos de los premiados y los chistes del maestro/a de ceremonias. Eso me confirma que usted es humano y eso está bien, porque tenía mis dudas. Sepa usted que a nadie le gustan los abucheos, ni que le increpen. Imagínese lo que pasa una mujer embarazada que va a una clínica a abortar, cuando los grupos anti-aborto se concentran en la puerta a abuchearla, increparla y presionarla. La diferencia, señor Wert, es que ella no es una representante pública, no tiene ningún cargo ni cobra por ello. Y usted sí. ¿O es que no sabía dónde se metía? La señora Esperanza Aguirre, miembro destacado del partido con el cual usted gobierna dijo, hace algún tiempo, cuando el público abucheaba al presidente Rodríguez Zapatero, que a los políticos eso "les va en el sueldo". Debería quedar con ella, recordárselo, y de paso, explicárselo juntitos al resto del gobierno y del partido. Tampoco vendría mal, ya que usted es el encargado del Ministerio de Educación y lleva tan mal eso de los abucheos y demás, que se lo explicase y educase un poco a alguno de los excachorros del PP

No se lo va a creer, pero es que yo le entiendo. A todos nos gusta más recibir aplausos y palmaditas en la espalda que pullas. Pero usted se describía como un hombre valiente. Si cree que está haciendo lo correcto, ¿por qué no da la cara? Si cree que sus medidas son las adecuadas, ¿por qué no aguanta estoicamente el chaparrón hasta que todos nos demos cuenta de lo equivocados que estábamos? A lo mejor es que no tiene esa motivación. A lo mejor es que sabe que le van a seguir abucheando mucho tiempo y que, aunque deje el cargo, la cruz que se ha cargado usted -no sé si solo o con ayuda- le va a acompañar (porque de empezar a hacer las cosas bien, ni hablamos, ¿no?). Se ha cansado. Es comprensible. 

Sí, comprensible. Todo el mundo se cansa alguna vez. Pero, ¿por qué no hace un esfuerzo? Lo digo porque usted no para de pedirnos esfuerzos a todos. A los profesores, para que se comprometan con la LOMCE (por cierto, yo no podría demasiadas esperanzas en eso...). A los alumnos, para que trabajen más duro si quieren conseguir una beca o, simplemente, un título. A las familias, para que se quiten gastos superfluos como, no sé, comer, pagar el alquiler o la luz, e inviertan en la educación de sus hijos en vez de quejarse por los recortes en becas. Usted pide mucho, señor Wert, pero...¿dónde está esa cultura del esfuerzo en lo que a usted respecta? ¿No puede hacer el esfuerzo de aguantar la gala de marras? ¡Si es un ratito! Además, no le van a poner nota, no le van a quitar el sueldo si no está a la altura. ¡Solo tiene que ir!  ¿No? ¿No se anima? Pues entonces quizá debería irse replanteando sus posturas. Por no hablar de lo de la excelencia. ¿En qué punto del camino hacia la excelencia como ministro está usted, señor Wert?

Pero para que vea que soy buena en esto del aprendizaje, le diré que con su actitud me ha enseñado algo. Mire que yo pensaba que los políticos no podían oír la voz de la gente y por eso pasaban olímpicamente del tema. Qué cosas, ¿verdad? Ahora voy y gracias a usted descubro que sí, que nos oyen, lo que ocurre es que hacen el ímprobo esfuerzo de ignorarnos totalmente. Pero todo tiene su límite. Fíjese, usted ya está cansado de oír lo que la gente tiene que decirle. ¡Quién lo iba a decir del ministro-Miura! Solo una preguntita más...¿cuánto más tenemos que gritarle para que dimita? Es por curiosidad... 




Hoy estoy... orgullosa de mí misma
Y estoy escuchando... Incandescente - Marea

20 comentarios :

  1. Yo solo añadiré una cosa:

    http://www.youtube.com/watch?v=0NL4goBlRfg

    ResponderEliminar
  2. Y yo me voy a dormir bien augusto después de leer esto. Que bien dicho Bettie!!!!!!! Te apoyo al 1000x1000.
    Y por supuesto esto se lo paso a Wert por twitter.
    Un beso/abrazo y aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, creo que lo va a leer tanto como Rajoy leyó nuestras cartas XD

      Eliminar
  3. Ay qué grima me da ese señor... digo... digo... ¿ése?

    ResponderEliminar
  4. Yo cada vez que veo a este hombre me pregunto cómo aguanta la presión social sin dimitir... Bueno, al menos me consuelo pensando en la pasta que se debe de dejar en psicólogos xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya no quiere ir más, y prefiere pasar de ir a los actos :S

      Eliminar
  5. Ay, ojalá estas cosas las leyeran l@s aludid@s... pero claro, están muy ocupad@s celebrando fiestas en sus yates ¬_¬.
    Un aplauso Bettie, ere una crá :P
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  6. Vaya si tenemos cosas que decirle a estos políticos que son iguales vivas donde vivas.
    Amo a Marea, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marea mola. Y eso es triste, que los políticos sean igual de....... impresentables en todas partes.

      Eliminar
  7. Es un escombro humano, no se podía esperar mucho de él

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ese calificativo creo que no se lo había oído atribuir nunca.

      Eliminar
    2. Escombro humano es el mejor adjetivo que he escuchado/leído en mi vida!!!!!

      Eliminar
  8. O igual que la Susana leyó mi entrada de los trabajos de mierda. No lo va a leer pero bien a gusto que te quedas. Que no nos quite nadie el derecho a quejarnos al menos en nuestra parcelita.
    Este señor me da ASCO, hoy estoy poco asertiva. Pero que no se lo vaya a tomar a mal, que el asco es una emoción primaria y como tal es universal, yo creo que no sólo a mí me pasa. Tengo la misma curiosidad que tú, quiero saber cómo tenemos que gritar para lograr que dimita, que soy "maestra" en las tres mil viviendas y tengo bien entrenada la voz y un par de ovarios bien puestos. Y me consta que todas los de arriba también!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lee esto se acojona, fijo. Sobre todo si ha visto algún programa de estos de "Equipo de Investigación" en las tres mil... jajajajaja

      Muá.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...